Dice el diccionario de la RAE que la palabra costumbre, en su primera acepción, corresponde al hábito, modo habitual de obrar o proceder establecido por tradición o por la repetición de los mismos actos y que puede llegar a adquirir fuerza de precepto.

Bonita palabra la que da título a esta entrada.

Tenemos costumbre de comprar pan pan para las comidas, de echar aceite a la ensalada, de añadir azúcar a la leche, de echar sal a la carne, y así un largo etc. Pero, ¿tenemos actualmente la costumbre de beber vino en las mesas españolas?

A riesgo de generalizar, que es algo que no me gusta, mi respuesta es que no. Pienso que el vino ha desaparecido en las comidas diarias desde ese punto de vista de hábito o modo habitual de hacer algo. Razones pueden existir muchas (precios, controles, complicaciones con cartas ininteligibles, etc.) pero creo que es un hecho que hoy en día no existe la “costumbre de beber vino”.

A veces se ha reducido este consumo a una prácticamente meramente puntual y social y es algo que debería avergonzar a un país productor como es España.

Educación, cultura, práctica, interés…costumbre. Intentemos que de nuevo el vino lo sea en nuestras comidas por el simple hecho de tomar una copa como un alimento más, al igual que tomamos una rebanada de pan, una pera o una ensalada.

Un saludo
………………..
The Show Must Go On (Queen)

Anuncios