Imaginen que cogen un vuelo temprano y disponen de pocas horas para estar en la capital parisina. Aquellos que me conocen saben de mi debilidad por esta ciudad junto a la que surca las dos orillas del Támesis, y quería proponer un plan para pasar un día delicioso en torno a la ciudad de la luz sin que tuviera la típica vista a la maravillosa Notre-Dame o al inabarcable Museo del Louvre.

Supongamos que el avión llega a las 9.30 de la mañana sin retraso (uffff, igual es una utopía). Acudan en primer lugar a la planta quinta del Museo D´Orsay. Directos, sin dudar. No hay tiempo para las otras plantas.

Les espera en ese último piso una galería de pintura impresionista que podría dejar a nuestros ojos horas y horas admirando cuadros de Monet, Manet, Van Gogh, Sisley, Pissarro, Renoir, Cézanne, etc…Un gran despliegue sensorial para las primeras horas del día.

Cerca de allí, y tras admirar esas maravillas, acudan a disfrutar de otro gran placer: una trufa de chocolate. En Debauve & Gallois (30, rue de Saints-Pères) llevan más de 200 años trabajando el chocolate y siempre es un placer picar alguna de sus genialidades. Tómensela sentados en algún banco junto a la Iglesia de St. Germain-des-Près.

Posiblemente se acerque la hora de comer o picar algo y no queda excesivamente lejos (por evitar el Metro) el cruzar hacia la zona de Les Halles y acabar en la estrecha rue du Nil tomando unos vinos en Frenchie. Tiene ahora cierta fama y eso hay que pagarlo de varias maneras (mucha cámara nipona, posibilidad de no encontrar sitio, etc)…

Si no, cojan una botella y túmbense en el Campo de Marte admirando la Torre Eiffel o en la diminuta cascada del jardín que queda en uno de sus laterales y que es un rincón muy apetecible para alejarse del turisteo.

Para la media tarde paseen un ratito por la Place des Vosges y, antes de coger el avión de vuelta, lleven a su pareja a la Place Vendôme para que elija la joya apropiada para el momento. Seguro que tras elegirla, paga el taxi de vuelta al aeropuerto con mucho gusto.

Podríamos hacer muchos más planes…uno nunca se aburre en París.

Un saludo
……………………..
The Show Must Go On (Queen)

Anuncios