Esta entrada no tiene nada que ver con el mundo del vino pero si buscan similitudes las van a encontrar. Vayan por el lado del entusiasmo, de la pasión, del sentimiento.

Hoy juega el Real Madrid, mi equipo, en Bilbao ante el Athletic (mi segundo equipo) y será la última vez que lo haga en el campo de San Mamés porque el equipo vasco está construyendo un nuevo estadio.

San Mamés, conocido como La Catedral, es pasión. He podido acudir algunas veces a este estadio de estilo inglés y me lo he pasado de maravilla. Cuando la hinchada grita, la sensación es abrumadora.

Siento cierta pena por su desaparición porque se respira fútbol dentro de sus muros. Es lo más parecido a Anfield que conozco (estadio del Liverpool) y ojalá que hoy se vea un gran espectáculo.

La afición del Athletic anima con orgullo a su equipo (mucho fútbol se ha vivido allí), y dentro de ese estadio tan cerrado el sentimiento es increíble pero también he visto cómo ha reconocido y aplaudido los méritos de sus rivales cuando éstos lo han merecido. Y ver aplaudir a San Mamés es emocionante porque entiende de fútbol y la pasión es incontestable. Como en el vino.

Hasta siempre, Catedral.

Vean, emocionante:

Un saludo
……………………..
The Show Must Go On (Queen)

Anuncios