Veo últimamente con cierto asombro la evolución de algunos precios de vinos en distribución y el sonrojo que debería producirse en sus responsables creo que debería ser mayúsculo. Claro, estamos en un país poco serio para que eso pasara.

Me sorprende en primer lugar el asunto de “bajada de pantalones” que han realizado grandes cadenas de distribución.
Pueden leer más aquí:

http://www.mercadosdelvino.com/makro-tambien-se-apunta-a-la-bajada-de-precios-en-la-distribucion/

Esto me hace sugerir dos preguntas.

1: ¿Es que antes eran precios abusivos? Si es así, me sentiría estafado si comprase ahí. ¿Por qué no poner de inicio unos precios más razonables?

2: Bajar precios…¿con qué consecuencias? ¿Mismo servicio? ¿Misma calidad? ¿Mismo personal? Muchas dudas tengo al respecto…

Otro asunto que me sorprende es el del lado productivo. Ofertas absurdas, volumen para quitarse de encima, precios que uno no entiende si hace caso de los precios anteriores, etc etc.

¿Cuándo se darán cuenta de que competir vía precio es muy difícil y poco satisfactorio?

Algunas bodegas y demás empresas de alimentación están haciendo políticas tan agresivas que luego va a ser muy difícil rechazarlas a pesar de que la situación gire totalmente hacia oportunidades más favorables. ¡Cuidado!

El tercer punto curioso es cómo algunos hosteleros siguen marginando abusivamente al vino. No logran comprender que si marginaran menos por botella a la larga sacarían más volumen y obtendrían un mayor beneficio. Pero bueno, donde hay patrón no manda marinero y siempre hay alguno que quiere hacerse millonario vendiendo únicamente 75 cl. de vino.

¡Ánimo!

Son meras reflexiones en voz alta de ciertos problemas que acechan hoy en día al mundo vitivinícola-comercial. Si quieren debatirlas, ¡vamos a ello!

Un saludo
……………………….
The Show Must Go ON (Queen)

Anuncios