297525_345486995548552_1605630713_nLlega el último mes de este intenso 2012 con una buena tanda de vinos en pleno disfrute. Son épocas de ciertos excesos gastronómicos, comidas o cenas con amigos, y la verdad es que algunas botellas han sido maravillosas.

De burbujas francesas destacaria La Closerie “Les Beguines” de Prevost. Realmente un champagne largo, complejo, con una mezcla entre mineral y cítrico que lo hace atractivo. Me gusta ese ligero amargor final que deja en el paladar. Enorme potencial.

El Dagueneau Silex 2004 era camaleónico. Apareció muy cerrado y fue dando pasos muy pequeños para abrirse. En una cena corta nos hubiéramos perdido mucho del vino pero no fue así y fue mostrando multitud de factores. Igual al día siguiente estaba mejor aún pero a eso…no llegamos. A sus inicios compotados y maduros le siguió un despegue floral y fresco que hicieron al vino muy atractivo.

Curioso y raro el Viña Ardanza blanco 1986. Vino que dejó de hacerse y del que no nos queda más remedio que llorar su pérdida. Al estilo de los Riojas de antaño pero quizá con algo más de frescura que la de alguna casa cercana.

Enorme este tinto: Viña Tondonia Gran Reserva 1968. Sangre, tierra, hojarasca, trufas…boca sedosa, eterna, amplia. Para soñar cuando uno de éstos sale bueno.

Llamamos al Séptimo de Caballería cuando apareció el Juge Cornas 2003 que, pese a ser una añada con calor, el vino no daba síntomas de tener sobremaduración. Eso sí, animal a tope. No me disgusta esa crudeza cuando luego en la boca hay un buen equilibrio y esa elegancia que presentaba este vino.

Imperial Gran Reserva 1959…un viejo amigo. Y los buenos amigos, siempre fieles, no fallan.

El Grans-Fassian Trittenheimer Apotheke Riesling Auslese 1990 apareció pletórico, con ese estilo que tiene la casa de meter cierto “toque” de Eiswein en este tipo de vinos como debió de hacer en esta añada por lo que dijeron los que la conocen bien. Nada agotado, redondo, profundo, delicioso.

Curiosidad el Ganevat Sul Q 2004. Quizá algo pasado de azúcar al ser uvas tremendamente tardías pero el vino se bebe bien dentro de que un poco más de frescura no le vendría mal desde mi punto de vista.

Una fabada con un Artadi Viñas de Gain 2008 riojano fue buena combinación. Cierto toque de madurez y de madera están muy presentes en la botella pero a pesar de eso siempre considero que es un vino que ofrece cosas interesantes. Lo mismo me sucede con el Viña Tondonia rosado Gran Reserva 2000. Fenomenal con unas alcachofas…

Madura y opulenta la nariz del Chidaine Montlouis-sur-Loire” Les Choisilles” 2007. Curiosamente luego en la boca el vino despeglaba otras sensaciones de más juventud…Probaré otra botella en breve a ver si realmente va en este sentido.

Bastante decente y fino el Castillo de Sajazarra Reserva 2005 riojano pese a que la nariz mostraba primeros síntomas oxidativos. Y realmente un cañón el Dona Matilde Douro Reserva 2007. Pese a decantarlo varias horas el vino está metido en una armadura que no se atreve a enseñar grandes cosas. Boca completa, amplia, bastante redonda y gustosa.

Termino con una de mis bodegas favoritas de Burdeos: Château Canon. Creo que es de esos vinos que se ha mantenido con un estilo clásico y elegante a lo largo de los años sin sucumbir a modas y demás. El 1982 es un Saint Emilion poderoso y a la vez elegante, en el que cada copa invita a tomar otra por su finura en el paso final de boca. Una delicia.

Espero que los Reyes Magos os traigan muchas cosas,¡incluso vino!

Un saludo
…………………….
The Show Must Go On (Queen)

Anuncios