Últimamente he estado comprando botellas, muestras, para ir probando diferentes posibilidades de ampliación vitivinícola. Aún me faltan algunas botellas por probar pero el resultado es realmente perezoso y aburrido.

Sigo pidiendo a las bodegas que, por favor, no me ofrezcan vinos gratis para probar. No los quiero.

Por mi mano han pasado vinos que venían alabados por otros medios, foros, blogs, etc. y el resultado ha sido altamente decepcionante. Vinos nacionales, europeos, e incluso de más allá de los límites de la UE. En muchas ocasiones vinos con uvas particulares que deberían tener unas señas de identidad absolutas y claramente identificables. Pues no.

El asunto es que en muchas ocasiones se han buscado vinos frescos, lo cual se agradece, pero en los que no hay nada más. Aguachirri con acidez. Mal. Parece que hoy en día bebemos un caramelito acídico y debe estar bueno. Pues no, debe haber algo más. Al menos bajo mi criterio.

En otros casos seguimos con la carpintería en estado puro. Mal.

Al final, no busco vinos tremendamente complejos: solamente equilibrados, y que detrás haya un proyecto serio de trabajo. A veces, falla todo.

Pereza. Homogeneidad. Aburrimiento. No hay alma.

Seguiremos.

Un saludo

………………………………

The Show Must Go On (Queen)

 

Anuncios