Estaba hace poco con un amigo hostelero reconocido por uno de sus platos y me decía que prácticamente el 80% de los clientes que acuden a su “casa” lo pedían porque consideraban que era único, mientras que el resto de la carta suponía más cierta similitud o homogeneidad con otros lugares.

Me parece bien le dije. Si te has especializado en ello, la gente te reconoce por eso y podrás explicarlo mejor y a la larga venderlo mejor.

Me gustan los sitios que destaca por algo, que son especialistas en alguna materia. Ya sea porque tienen unas setas tremendas, un arroz de impresión o unas natillas que resucitan a un muerto.

Les hablaba hace poco de los hojaldres de Pozo, del cocido de Charolés, o de las aves que les pueda vender Higinio en Madrid. A eso me refiero.

Lo mismo me sucede con el comercio vitícola. Creo en la especialización. Estoy seguro que alguien centrado en vender, por ejemplo, Barolos me podrá explicar mejor su producto que no uno que vende 500 referencias, entre ellas un Barolo.

Conocer el producto, trabajarlo, empaparte de él, etc. creo que es un servicio que debería ser más valorado hoy en día por toda la cadena. A veces, cabezas de ratones son más importantes que colas de leones.

Trasladen el ejemplo al ámbito musical también. Creo que es válido.

¿Qué opinan al respecto?

Un saludo

……………………………..

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios