Habíamos comprado hace muchos años este disco de los Rolling Stones y veíamos con cierto recelo que se sacara una nueva edición remasterizada y que fuera un pastiche sin nada de interés. Pero el asunto conlleva una grata sorpresa.

En primer lugar, el disco en sí suena absolutamente maravilloso. Sonido de rock sucio, de garaje, muy stoniano. Se ha limpiado todo muy bien añadiendo sonidos que recrean el estilo real de la banda. Canciones como Beast of Burden, Some Girls, Lies, etc. se mezclan con otros registros que en su día adquirieron fama más discotequeros como “Miss You”.  Pero el asunto no acaba aquí. Ahora viene lo gordo, el regalo.

En el pack viene además otro cd con canciones inéditas que se grabaron en su momento y que supone algo realmente alucinante para los que nos gusta esta banda. Te abstrae de tonterías musicales actuales y te envuelve desde el inicio con Claudine hasta el final con Petrol Blues en 12 temas deliciosos.

Esto es material explosivo para mí. Por ejemplo es delicioso escuchar a Jagger en Tallahesse Lasse o sentir que Keep Up Blues es un tema que nos recuerda el motivo del por qué no existían blancos que fueran tan rythm and blues como los Stones.

Si Some girls ya era inmenso antes, ahora se amplía y nos deja recuerdos emocionantes. Debemos escucharlo una y otra vez y concentrarnos para reconocer que la historia nos hace no confiar demasiado en las novedades desconocidas y que cuando algún viejo conocido golpea de nuevo, lo dejas todo y vuelves a ello.

Acudan a ello. Me recuerda a un buen Borgoña…una vez que entras es muy difícil escapar de su atracción. Puro placer sensorial.

Un saludo

………………………

The Show Must Go On (Queen)

 

Anuncios