Terminamos las pistas de este año agradeciendo en primer lugar a todos los buenos amigos con los que hemos compartido muchas botellas que han ido apareciendo por aquí. Sin ellos, todo esto no sería posible.

Compartir experiencias en torno al vino es bonito, divertido, gratificante y siempre supone una lección de aprendizaje que de forma continua va creando en nuestros sentidos unas sensaciones determinadas. Por eso, esperamos que en el 2012 sigamos disfrutando de todos estos momentos. Y si son más, mejor.

Comenzamos con una bodega que suele aparecer aquí bastante: Maison F.E. Trimbach. Esta casa alsaciana hace un montón de vinos diferentes y son sus dos Riesling secos los que firman como estandarte inigualable en sus elaboraciones. En este sentido, disfruté mucho con uno de ellos: Cuvée Frederic Emile 2002. No cabe duda que muestra una juventud envidiable pero esa nariz compleja y camaleónica a medida que el aire va haciendo su trabajo sobre los compuestos volátiles es un verdadero placer (poner aromas). En la boca es seco, muy seco, potente, largo, incluso reconozco que puede resultar demasiado dura para algunas personas pero realmente me gusta. Muy bueno.

No suelo hablar aquí de muchos vinos catalanes ya que, desafortunadamente, no bebo demasiados. Pero creo que es  de justicia mencionar el Les Sorts Vinyes Velles 2007 de Celler Masroig (DO Montsant). Si el 2005 ya estaba bueno, este 2007 creo que tiene un plus de complejidad y a la vez de elegancia en su elaboración. Aún joven, potente pero sin perderse en estridencias, ofrece sensaciones muy agradables en su desarrollo. Veremos cómo evoluciona.

No conocía el Orosz Gábor Tokaj 6 Puttonyos 1999 y la verdad es que me ha gustado. Sin ser la quintaesencia de este tipo de vinos se desarrolla con buen equilibrio entre el dulzor, acidez y amargor. Resulta más maduro en nariz que en la boca ya que tras oler bastante a higos, confitura, miel esperaba algo más de gordura en boca y la verdad es que es bastante vibrante. Rico.

Fantástico el clasicismo de Paternina con el Conde de los Andes 1959 en la DOCa.Rioja. Ya hemos hablado de lo que esta bodega daba de sí en sus añadas anteriores a los periplos comerciales en los que fue envuelta. Sin duda este vino vuelve a dar gran satisfacción, como todo lo de 1959 probado en Rioja

¿Justifica el precio que adquiere el Soldera Intistieti Riserva 1995? Que el vino está bueno es cierto…pero ¿enorme? Para mí no.

Tremendamente cerrado el Vouvray Clos du Bourg 2001 Demi Sec  de Domaine Huet. La nariz inicialmente estaba bastante reducida, escueta, con bastante presencia del sulfuroso. Horas, tiempo, paciencia. La boca en cambio sí mostraba buenas maneras, vibrante, larga, más seca de lo esperado desde mi punto de vista pero con gran longitud. Too much time…

Magnífico el portugués Robustus 1990, haciendo honor a su nombre. Un vino duro, potente, sin concesiones al despiste y que me pareció delicioso aunque también hay que alabar la viveza y rotundidad del Noël Verset Cornas 1985. Aquí hay una joya de vino…que se unió al delicioso, sutil, largo, etéreo Marcel Juge Cornas 1980. Dos momentos mágicos en torno a la historia de esa AOC.

Volviendo a La Rioja nos gustó mucho Marqués de Legarda “Estilo Medoc” 1920 así como otroa botella de CVNE Coronas Semi Dulce 1939 que tuvimos la oportunidad d eprobar y que pienso que superaba a la que hace poco bebimos y que apareció por aquí también.

Para finalizar estas Pistas y el año me gustaría mencionar un vino con el que disfruté como un enano hasta masticando sus posos: Niepoort  Garrafeira 1952. Realmente impresionante. No sé qué decir salvo que me gustaría beber algunas más. 🙂

Deseo a todo el mundo un fantástico 2012 y seguiremos disfrutando si nos dejan.

Un saludo

…………………..

The Show Must Go On (Queen)

 

Anuncios