Intensas las pistas de este pasado mes de Octubre con mucho vino Jurásico, entendido este término como referido a la región del Jura, no por antigüedad . Volvió Ganevat a gustar por aquí con su Cuvée Prestige y Les Grands Teppes Vieilles Vignes 2007 (nada nuevo), así como Macle y sus Côtes de Jura 2006 y 2007 aunque en este caso sí hubo bastante diferencia entre uno y otro, estando bastante mejor el 2006 que el 2007 para mi gusto. Puffeney Arbois 2007 mostraba un buen momento dentro de su mayor ligereza frente a los anteriores.

Algo madurete el Tissot Vin Jaune 2003 y más agradable el Puffeney Vin Jaune 2003 pero ambos sucumbieron ante un Château Chalon 1976 de Macle absolutamente estelar. Y es que este hombre es un genio para mí. Ganevat, Overnoy (lamento el corchazo que salió), Puffeney, Brignot, Tissot, D´Arlay…me quedo con Macle. Creo que la potencia de sus vinos unida al equilibrio que suelen tener lo hacen la opción que más disfrute me produce.

Estoy abierto a más. 🙂

Curioso el riojano “Quel Supurao” a partir de uvas pasificadas con esa nariz de confitura aderezada con caramelo tostado pero arropada con una boca que tiene frescura y cierta presencia. No tengo ni idea cómo hacen el vino pero es curioso al menos.

Sin sorpresas, afortunadamente, el Rioja Alta Gran Reserva 904 de 1989. Magnífico vino. Poco más que decir del disfrute que estas cosas producen por aquí…

Algo plano el Maximin Grünhäuser Herrenberg Auslese 1970. Me sorprendió el color, parecía un vino del 2010, la nariz algo tímida pero bien…en cambio, en la boca el vino había dicho adiós. Muy bueno en cambio el Keller Westhofener Kirchspiel Riesling Spätlese 2007 con un buen equilibrio dentro de su aún patente juventud, tremendamente floral y con el azúcar bien mantenido con esa acidez sin descabellarse el circo.

Y luego algo más hecho y maduro el Zilliken Saarburger Rausch Auslese 1999 pero que al tomarlo con alguien que ya lleva ingerido mucho vino es una bendición porque te lo deja todo para ti y es fantástico para una sobremesa larga.

Dejaré otro Riesling para el final de las pistas…Para mí una OBRA MAESTRA

Muy rico, potente, goloso y a la vez mineral, complejo y cambiante el Pascal Cotat Sancerre Les Monts Damnés 2004. Los aromas iban cambiando entre recuerdos a infusiones, hierbas tipo romero, retama, lavanda, con toques minerales acompañado todo de una envolvente frutosidad. En la boca predominaba cierto amargor (a mí particularmente me gusta) sobre la acidez y tenía un puntito más de alcohol pero me resultó delicioso. Si ya hubiera sido más largo…

Cada copa mejoraba en el Biondi Santi Brunello di Montalcino 1988…lo malo es que la mejor fue la última. Bebemos rápido…

Niepoort Porto 30 Years Old Tawny: Siempre apetece…con un poco de chocolate cuanto más negro mejor…Delicioso.

Tenía un gran recuerdo de la última botella que tomé del Hacienda Monasterio Reserva Especial 1994 (DO. Ribera del Duero). En cambio, ésta descorchada estaba bien pero parecía que había pasado una década más por ella…¿conservación? ¿No da más de sí?

Monolítico en la boca estaba el Artadi Pagos Viejos 1997 (DOCa.Rioja) y esplendoroso el Viña Tondonia Gran Reserva 1994 de esa misma DOCa.  Siguiendo con esto, Corona Blanco Semidulce 1939 de CVNE…claro, eterno, lo que venga después da igual

El bordelés Château le Puy Blanc 2009 raro de narices, interesante en la boca (nariz muy madura) por una juventud que no correspondía a lo que, a ciegas, parecía. Largo, vivo, potente…luego resultó ser 2009. La nariz lo perjudicaba.

Un misil de juventud resultó ser el californiano Dunn Vineyards Cabernet Sauvignon 1987. Como no se haga un poco más amable nos entierra a todos. Colorazo, estructura, chicha, pero me resulta apetecible

 

 

Joh. Jos Prüm Wehlener Sonnenuhr Auslese 1971. No debo decir nada porque sería obsceno. Maravilloso.

 

 

Les dejo con algo de música:

Un saludo

……………………..

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios