Terminamos Septiembre con una buena colección de vinos degustados y la verdad es que muchos de ellos han sido magníficos, cosa que no siempre sucede en estos descorches mensuales.

El mes comenzó con un excelente Barbaresco 2006 de esa magnífica cooperativa que es Produttori del Barbaresco, controlando esas casi más de 100 hectáreas de esta zona italiana. Un vino contundente de inicio a fin pero tremendamente accesible y con un perfil aromático muy elegante, fino, sutil dando paso a una boca potente, larga, con buena carga tánica y acídica. No excesivamente largo pero invita a echar unos cuantos tragos más.

Deliciosos dos albariños de Altos de Cristimil (DO. Rias Baixas): Etiqueta Blanca 2010 y Etiqueta Negra 2010. Nada de encuentros aburridos con formas tropicales y cansinas tan fácilmente aparentes en muchos de estos vinos hoy en día. Sutiles, bien hechos, directos, no excesivamente largos (más el Etiqueta Negra) pero bien armados y para disfrutar botellas y botellas. Gracias un buen amigo manchego y a la Vinoteca La Fisna descubrí estos vinos gallegos de la zona de Meaño.

Dentro del Loira hemos encontrado dos disfrutes que año tras año no suelen fallar. Por un lado el François Chidaine Vouvray “Les Argiles” 2009 en una versión seca de Chenin Blanc realmente deliciosa, algo más contundente que el mítico Clos Baudoin en donde su menor contenido arcilloso quizá produce un vino más sutil y fino, pero este Argiles es una gran opción para conocer los vinos de la zona. Y por otro lado un “vino piedra” como suele ser el Granite de Clisson 2007 de Marc Ollivier para La Pépière que muestra un estilo de Muscadet directo, impactante dándole algo de aire y tiempo ya que suele ser para mí un vino que está todavía más expresivo el segundo día que el primero (si sobra) en la nariz, aunque el machaque mineral y cítrico en la boca es disfrutable desde el primer momento. Muy ricos ambos.

Intensamente frutal y algo maduro el Wittmann Riesling Trocken 2009 que acompaño a unos excelentes tomates (no sé si la combinación es la más apropiada, que me digan algo los puristas) pero perfectamente bebible. A los toques de melón, lima, manzana verde había que añadir una sensación levemente golosa más tropical pero que no empañaba ni hacía aburrido el descorche.

Interesante La Movida 2009 de la zona de Cebreros a base de Garnacha. Vino bien armado de alcohol pero que con una buena acidez detrás no resulta pesado. La 2010 también me parece que apunta a líneas aún más frescas (todo lo contrario que 2008, que no me gustó nada) por lo que entran en perfiles muy agradables. Ahora que parece que esta zona tiene su resurgir esperemos que no se la carguen…veremos.

Les dejo con una canción de este mes…A seguir

Un saludo

………………………….

The Show Must Go On (Queen)

 

Anuncios