Empezábamos el segundo día temprano visitando esta bodega (realmente en su propiedad de Schloss Marienlay en el valle del Ruwer) que fue comprada en 1978 por Günther Reh, padre de la actual propietaria Annegret aunque hay que decir que es una bodega con más de 600 años de historia ya que nos comentaron que hay documentos de compra de viñedos que datan de 1349 cuando la familia von Kesselstatt se estableció en Trier allá por el siglo XIV.

Mi experiencia con los vinos de esta casa era y es muy escasa así que tampoco sabía muy bien qué estilo me iba a encontrar y por eso acudía con bastante interés para conocer y profundizar algo más en sus elaboraciones.

Nos recibió Wolfgang Mertes, actual enólogo de la bodega, quien nos hizo un interesante recorrido por las instalaciones de la misma.  Hoy en día manejan unas 36 hectáreas de las que el 30% están en Mosel, 30% en Ruwer y 40% en el Saar. La gama de vinos de que disponen es impresionante ya que tienen viñedo en Scharzhofberger, Josephshöfer, Piesporter Goldtröfpchen, Wehlener Sonnenuhr, entre otros…

Fue una visita algo más acelerada que las anteriores pero no por ello carente de un interés máximo ya que me permitió tomar una mayor y mejor perspectiva de los vinos frente  a lo que habíamos tomado y lo que nos faltaba por tomar en Zilliken.

Empezamos la descarga con el Riesling Wiltinger 2010 del Saar. Un vino que me pareció algo ligero en su concepción y en donde solamente la acidez desbocada destacaba. Estaba limpio, joven pero algo falto de “chicha”. No era un mal comienzo aunque me gustó más en esta vertiente seca el Riesling Kaseler 2010 ya que lo vi algo más equilibrado e intenso en sus matices. No muy largo, pero igualmente disfrutable desde mi punto de vista.

Interesante me pareció el Scharzhofberger Riesling GG 2009 elaborado 50% en madera y 50% en acero inoxidable y muy típico de esas parcelas con suelos más rojizos. Un pelín opulento en su forma frutal por las características de la añada pero rico. Comparándolo con el otro GG que tomamos (Josephshöfer Riesling GG 2009) el salto era importante ya que este segundo vino era bastante más carnoso, todavía más opulento en su definición frutal y bastante más cálido que el anterior. La comaprativa y el descorche, es lo que tienen…

Muy rico me pareció el Josepshöfer Riesling Kabinett 2010 aunque van ahora en un estilo más seco y afrutado, quizá menos racial que otras elaboraciones como el Piesporter Goldtröfpchen Riesling Kabinett 2010 que era de un estilo para mi más clásico y conservando más azúcar residual, con una nariz aún muy sulfitada pero luego realmente bien equilibrado en la boca y con buena longitud.

Equilibrado y rico pero algo falto de profundidad en la boca me pareció el Scharzhofberger Riesling Kabinett 2007, aunque siempre en un estilo menos opulento que las parcelas anteriores. ¿Será que el viñedo importa?

Mineral (ya que algunos lo dudan) pero algo opulento también en boca (¿añada?) me pareció el Scharzhofberger Riesling Spätlese 2009 en donde no le vendría mal un poco más de punch acídico para compararlo con otras sugerencias de la zona y añada. Aún así me gustó más que el Josephshöfer Riesling Spätlese 2009 que lo encontré tremendamente aburrido y fofo, todo lo contrario que el Josephshöfer Riesling Spätlese 2005 en donde la nariz era un espectáculo de lima, melón, peras en almíbar acompañando a un buen paso de boca no excesivamente largo pero sí muy gustoso. Sin duda para mí fue el Spätlese de la tanda.

Me sorprendió la escasez de recorrido que tenía el Wehlener Sonnenuhr Riesling Auslese Goldkapsel 2003 #8 y lo fácilmente que se venía abajo tras una opulencia inicial. Añada cálida y un vino que me dejó más frío que otra cosa. Me hubiera gustado compararlo con un 2003 del mismo viñedo de mi admirado Prüm y ver qué sucedía.

Pero curiosidades de la vida, volvimos a la misma añada con un Scharzhofberger Riesling Auslese Goldkapsel 2003 y el resultado fue muy distinto ya que, aunque el vino no era la quintaesencia de la Riesling, mostraba una mayor profundidad, más elegancia y complejidad, menos golosidad y aburrimiento…A mí me gustó.

Les dejo aqui algunas fotos de lo que pude ir sacando en la visita:

http://www.flickr.com/photos/iglegorburu/sets/72157627411572999/

Terminamos aquí el recorrido por los vinos de esta bodega y salimos dispuestos a visitar a la que, para mí, fue el momento estelar del viaje: Zilliken. Pero eso se lo contaré tras las Pistas vínicas del mes de Agosto (en donde también habrá algo de Riesling).

Un saludo

……………………

The Show Must Go On (Queen)

 

 

Anuncios