Como decía en la entrada anterior se ha celebrado Fenavin, una feria centrada en el vino español y en donde múltiples bodegas se dan cita para intentar ofrecer sus productos a los visitantes que acuden con diferentes intenciones a Ciudad Real. No me extenderé mucho en todo nuestro recorrido por la Feria. Les recomiendo que vayan y saquen sus conclusiones que serán mucho más válidas que las que uno les pueda decir.

No cabe duda que la oferta es amplia y variada aunque al final en nuestra visita encontramos que esa variación no lo era tal porque la homogeneidad ha sido la nota imperante en los vinos que hemos podido probar. Salvo gratas excepciones que comentaré más adelante.

Llegamos a Fenavin el primer día de Feria y era sorprendente ver cómo muchos expositores no estaban con sus diferentes vinos preparados, sus stands acondicionados e incluso algunos estuvieron ausentes durante un buen rato. Pero bueno, esto debe funcionar así.

Por otro lado, nos chocó la poca aglomeración existente. No sé los datos oficiales pero parecía que en esta edición el número de visitantes había disminuido frente a ediciones anteriores. No sé si la Diputación de Ciudad Real sigue subvencionando las visitas de extranjeros que, en muchos casos como me han comentado amigos importadores, solamente vienen a pasar unos días de vacaciones con gastos pagados. Las intenciones de compra pueden andar muy alejadas de lo aparente.

Tuvimos algún tropezón que otro en algún stand en donde no nos convencieron los vinos y que omitiré ante la actitud de las personas que estaban representando a los vinos. Absolutamente vergonzoso.

Pero vayamos a lo positivo. Sí, realmente dos aspectos para mi muy interesantes. Uno, el nuevo proyecto de Rafa Bernabé y sus Viñedos Culturales. ¡Disfruté como un enano con los nuevos vinos tintos que nos ofrece este genio y figura! Gracias Rafa porque la visita a tu mesa fue de largo lo que más disfrutamos de la feria, con esas explicaciones que nos diste, con ese “sentirse cómodo”, …y además, con muy buenos vinos.

Otro momento que me gustó fue al probar algunos tintos de Godelia. Unas mencías bien resueltos en la zona leonesa del Bierzo y que van apuntando más hacia el lado de la frescura y ligereza (que no simpleza) que al de los vinos pesados, sobreextraídos, hipermacerados, etc.

Alguna que otra opción interesante por la Ribera del Duero y luego mucha uniformidad: alcohol, madera, blancos jóvenes pero carentes de frescura y de alegría, etc.

En fin, interesante ir, interesante probar, interesante debatir, interesante aprender e interesante seguir viendo cositas. Pues seguiremos.

Un saludo

………………..

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios