mayo 2011


Mayo se convirtió en un mes más que interesante en cuanto a vinos probados de múltiples regiones.

Empezaré por Burdeos. Región que da que hablar siempre por sus estilos, cambios, precios y demás y que podría ser objeto de un blog único por todo lo que genera. Pero nos reunimos unos amigos en la sesión mensual correspondiente y a ciegas fuimos descorchandodiferentes vinos. Hubo alguno que salió rana (entono el mea culpa con el Figeac 1994 y su tremendo corchazo) pero también hubo otros que se bebieron y se comentaron.

Un poco ajerezado y maduro apareció el Château Lynch Bages Blanc 2002 (Pauillac) del que solamente fui capaz de distinguir aromas como de compota y hongos. Se me hizo algo pesado en la boca y más si se comparaba con el Château Talbot Caillou Blanc 1995 que, pese a ser de más edad, estaba mucho más fresco y alegre aunque tenía ciertos aromas como a alcanfort algo desconcertantes. Muy rico me pareció el Château Lagrange 1995 (St. Julien) en cuanto fue desapareciendo cierto aroma como a berberechos que ensuciaba el asunto. Joven, aún con algo de madera por integrarse pero muy rico en boca y con potencial de mejora. Si es que, en el fondo, somos impacientes…

Sorprendente por sus abundantes tostados la nariz  del  Domaine de Chevalier 2000 (Pessac-Léognan) aunque luego en boca era muy sutil y parecía otro vino…pero era como meter las fosas nasales en un tostadero y ver qué se cocía allí. Una pena. También por ese lado más abrasivo pero en menor intensidad se encontraba el Château Lynch Bages 2004 y demasiado bebible para mi y falto de alma y profundidad el Cos d’Estournel 2001 (St. Estephe)…¡quién te ha visto y quién te ve! Tánico y vegetal el Château Reignac 2001 y algo ya pasado el  Kirwan 1993 (Margaux) pese a ser una añada que a mí me ha dado grandes alegrías en los descorches aunque la gente “experta” la clasificó como muy mala. Terminamos con un Château Angelus 2001 (St. Émilion) que aunque en nariz era ahora mismo como un tomate verde en boca era tremendamente elegante y aterciopelado y me gustó (pero vamos, en otro estilo de lo que fue).

Este mes también hubo burbujas en forma de champagne. Me sorprendió el Franck Pascal Sagesse dentro de los términos en que se mueve y muy curioso esa especie de Meursault con burbujas que me resultó el Georges Laval Cumières Premier Cru Brut Nature…aunque si he de ser sincero, prefiero un buen Meursault tranquilo y seco y no espumoso. Que el L´Apôtre 2004 de David Léclapart esté bueno es algo que se podía presuponer aunque tampoco me puso la emoción al máximo y algo más flojo frente a otras burbujas de su escala me pareció su L´Amateur, así como el Harmonie de Franck Pascal. Pero bueno, se han disfrutado y afortunadamente no ha salido ninguna para el fregadero.

 

Rioja…uffff, dos apabullantes esta vez: Tondonia Gran Reserva 1954 con una boca que crujía entre las encías y te transportaba a otra dimensión, y Viña Real Reserva Especial 1962 con esa estructura y viveza marca de la casa en ese vino y en esa década. Dos vinos para el recuerdo sin ninguna duda y que los hemos disfrutado con grata compañía ambos y con el máximo disfrute. Enormes.

Duro y rocoso como una piedra pero con intensidad y buen paso por nariz y boca estuvo el Domaine Gramenon La Memé Ceps Centenaires 2006 (Côtes-du-Rhone). Ahora que está tan de moda la Garnacha (espero que no pase como lo que sucedió con el Tempranillo cuando se arrancaron otras castas para plantarla…porque aquí somos muy de modas y de ir según calienta el sol) he aquí un ejemplo delicioso de cómo se comporta esta variedad bien tratada con cepas realmente ancianas. Sin excesivo color ni capa, con soberbia acidez, tanino potentito y un final largo y con cierta caballería que invita a subirse al caballo, poner la Marsellesa a todo volumen y…¡vete tú a saber qué más!

 

De nuevo buenos momentos, aunque en menor intensidad que otras veces por una excesiva madurez de botella con el Domaine de Trevallon 1996, así como ese Ribeiro tinto que tanto nos gusta y que hace Antonio Cajide: Sameirás 2009 tinto…aunque recientemente probado el 2010 me hace aún más feliz a pesar de que es un vino que  necesita ensamblarse un poco entre la Caíño, Brencellao y Sousón…para que esos 12 graditos y esa acidez junto al tanino vigoroso que tiene ahora se fundan y lo conviertan en candidato firme al disfrute durante este verano.

La manzanilla pasada Pastrana a mí me gusta bastante y de vez en cuando la tomamos, siendo mayo el último mes en que la hemos bebido acompañada de platos de fusión en el restaurante Baco. No soy experto en maridajes, armonías o como los quieran llamar…pero me encantó.

Seguiremos bebiendo…

Les dejo con algo sabroso

Un saludo

……………………………..

The Show Must Go On (Queen)

No hablo de la excelente película de George Cukor esta vez. Hablo de un cocinero que le ha puesto ilusión y saber hacer a un proyecto personal. Se llama José y es autodidacta. Me gusta su trabajo. Me gusta su humildad, sus explicaciones sinceras y sencillas. La belleza de lo simple es algo que me apasiona.

No viene “viciado” por las Escuelas de Hostelería  y ofrece un recital aventurero en su menú especial para aquellos que se atreven con combinaciones variadas de texturas y de sabores. Es un viaje tan sorprendente como apasionante. Déjense embaucar en él.

Tal y como están las cosas y los tiempos que corren en donde el adaptarse es fundamental ofrece también en su local “Baco” del número 59 de la madrileña calle Doctor Esquerdo un menú diario más común (que no simple por la calidad de la materia prima) que satisface ampliamente las necesidades del comensal.

No esperen un local de lujo. Pero sí esperen una comida de lujo. Así la disfrutamos nosotros.

Platos como la gamba al Oporto, ese pan de tomate de aperitivo, un excelente salmorejo de espárragos, o una jugosa corvina con ese toque picante (no recuerdo el nombre) son solamente algunas de las atractivas sugerencias que Jose nos ofrece y que adorna con su especial acierto. ¿Cómo resistirse a esa presa jugosa con salsa teriyaqui, o a esa combinación de yogourt griego, pepino, y un poquito de ajo junto a, por ejemplo, una Manzanilla Pasada Pastrana o un excelso clarete de Lecea?

Desde aquí solamente podemos desearle suerte, ánimo en su desarrollo y ojalá tenga un futuro prometedor. Creo que los mimbres los tiene. A mí, que soy un simple aficionado, ya me ha ganado para la causa.

 José cocina. Y muy bien. Otros dan menos y parecen más.

Y hoy en día creo que faltan cocineros que de verdad cocinen.

Un saludo

………………………

The Show Must Go On (Queen)

Como decía en la entrada anterior se ha celebrado Fenavin, una feria centrada en el vino español y en donde múltiples bodegas se dan cita para intentar ofrecer sus productos a los visitantes que acuden con diferentes intenciones a Ciudad Real. No me extenderé mucho en todo nuestro recorrido por la Feria. Les recomiendo que vayan y saquen sus conclusiones que serán mucho más válidas que las que uno les pueda decir.

No cabe duda que la oferta es amplia y variada aunque al final en nuestra visita encontramos que esa variación no lo era tal porque la homogeneidad ha sido la nota imperante en los vinos que hemos podido probar. Salvo gratas excepciones que comentaré más adelante.

Llegamos a Fenavin el primer día de Feria y era sorprendente ver cómo muchos expositores no estaban con sus diferentes vinos preparados, sus stands acondicionados e incluso algunos estuvieron ausentes durante un buen rato. Pero bueno, esto debe funcionar así.

Por otro lado, nos chocó la poca aglomeración existente. No sé los datos oficiales pero parecía que en esta edición el número de visitantes había disminuido frente a ediciones anteriores. No sé si la Diputación de Ciudad Real sigue subvencionando las visitas de extranjeros que, en muchos casos como me han comentado amigos importadores, solamente vienen a pasar unos días de vacaciones con gastos pagados. Las intenciones de compra pueden andar muy alejadas de lo aparente.

Tuvimos algún tropezón que otro en algún stand en donde no nos convencieron los vinos y que omitiré ante la actitud de las personas que estaban representando a los vinos. Absolutamente vergonzoso.

Pero vayamos a lo positivo. Sí, realmente dos aspectos para mi muy interesantes. Uno, el nuevo proyecto de Rafa Bernabé y sus Viñedos Culturales. ¡Disfruté como un enano con los nuevos vinos tintos que nos ofrece este genio y figura! Gracias Rafa porque la visita a tu mesa fue de largo lo que más disfrutamos de la feria, con esas explicaciones que nos diste, con ese “sentirse cómodo”, …y además, con muy buenos vinos.

Otro momento que me gustó fue al probar algunos tintos de Godelia. Unas mencías bien resueltos en la zona leonesa del Bierzo y que van apuntando más hacia el lado de la frescura y ligereza (que no simpleza) que al de los vinos pesados, sobreextraídos, hipermacerados, etc.

Alguna que otra opción interesante por la Ribera del Duero y luego mucha uniformidad: alcohol, madera, blancos jóvenes pero carentes de frescura y de alegría, etc.

En fin, interesante ir, interesante probar, interesante debatir, interesante aprender e interesante seguir viendo cositas. Pues seguiremos.

Un saludo

………………..

The Show Must Go On (Queen)

Esta semana se celebra la que es, posiblemente, la mejor feria vínica de este país: Fenavin. En Ciudad Real se darán cita entre los próximos días 10 y 12 un buen número de bodegas, comerciantes, medios de comunicación, etc. con el propósito de desarrollar unos días intensos en torno al vino.

Esperemos que la organización sea perfecta y que los resultados sean óptimos para todas las partes implicadas. Nos deberíamos olvidar de dar a la feria ese carácter festivo que muchas veces ha sido perjudicial y centrarnos más en la profesionalidad.

Los expositores deben ir a servir vino, a explicar sus proyectos, a atender con ganas a las personas que se acercan a su stand. Si no, que no vayan, que no se sientan obligados.

Por otra parte, los visitantes “profesionales” no deberían ir únicamente a echarse unos vinitos si no a descubrir cosas nuevas, a investigar y probar diferentes opciones para luego ofrecérselas a sus clientes.

Para ello, no hacen falta azafatas, jamones en los stands, mentiras en las exposiciones, ni demás parafernalia circense. Solamente se necesita interés real.

Me acercaré el martes 10 y, a la vuelta, les contaré mis impresiones.

Un saludo

……………………………

The Show Must Go On (Queen)