enero 2011


El próximo 27 de Febrero, y coincidiendo con los Oscar de Hollywood, se celebrará la Gran Gala de entrega de los III Premios Baba del vino. Cannes, Berlín, Los Ángeles, Venecia…grandes festivales. Pues uno más. En el 2009 y 2010 fueron exitazos.

Esperamos que todo el mundo acuda luciendo sus mejores galas y he aquí las nominaciones, entre todos los participantes, por categorías correspondientes a lo acontecido en el periodo de tiempo que comprende desde el 1 de Febrero del 2010 hasta el momento. La verdad es que en algunas categorías ha sido francamente complicado:

1. Categoría mejor vino blanco seco nacional:

Carlos Serres Gran Reserva Blanco Rioja 1964

B de Basilio Blanco Rioja 2008

Marqués de Murrieta Castillo de Ygay Blanco Reserva Especial Rioja 1946

Rubicón Malvasía Seco 2009 de Lanzarote

2. Categoría mejor vino rosado

Desierta. Ninguno de los participantes merecía estar nominado.

3. Categoría mejor vino espumoso:

Jacques Selosse Contraste

Gatinois Rosé

Camille Savès Millésime 2002

Pierre Peters Les Chétillons Cuvée Spéciale 2000

4. Categoría mejor vino generoso

Gonzalez Byass Apóstoles Oloroso Abocado Viejo

Fino La Ina Viejo

5. Categoría mejor vino blanco seco internacional.

Ganevat Vin Jaune Côtes de Jura 2002

Etienne Sauzet Bienvenues-Bâtard-Montrachet Grand Cru 1988

Edmon Vatan Sancerre Clos La Néore 2006

Bairrada Branco 1994, Quinta da Bágeiras

Raveneau Chablis Premier Cru “Chapelot” 1995

6. Mejor vino blanco no seco

Huet Vouvray Le Haut Lieu Moelleux 1er Trie 1989

Fritz Haag Juffer Sonnenuhr Auslese GK #12 del 2001

Dr. Bürklin-Wolf Forster Kirchenstück Riesling Auslese 1971

Dönnhoff Niederhäuser Hermannshöhle Spätlese-Trocken 2001

Oremus Tokaji Aszu 6 Puttonyos 2000

7.     Mejor vino tinto nacional 

CVNE Imperial Gran Reserva 1959 (DOCa.Rioja)

CVNE Viña Real Reserva Especial 1959 (DOCa.Rioja

CVNE Viña Real Gran Reserva 1970

Bodegas Bilbainas Vieja Reserva 1928 (DOCa.Rioja)

 8.     Mejor vino tinto extranjero

Henri Gouges Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Saint Georges” 1999.

Domaine Dr. Georges Mugneret-Gibourg Echézeaux Grand Cru 1996

Giacomo Conterno Barolo Monfortino Riserva 1996

Château Brane Cantenac AOC.Margaux 1955

Noël Verset Cornas 1986.

Armand Rousseau Chambertin 2001

Giuseppe Mascarello Barolo Monprivato 1996

Joseph Drouhin Musigny 1998

La sintonía del evento ha cambiado este año. Hay bastante vino que merece una buena canción de rock clásico. Así que el próximo día 27 lo que amenizará la velada será lo siguiente:

Un saludo

…………………….

The Show Must Go On (Queen)

Hagan juego señores, preséntense a estos concursos. Hay oportunidad de ganar algo.

http://www.agrodigital.com/PlArtStd.asp?CodArt=75307

Supongo que como alguno se presente a todos igual hasta agota su producción.

¿Sirven de algo?

¿Otra forma de facturar?

¿Con tantas medallas algún vino puede parecerse a un uniforme de un General del ejército?

Aquí ya estamos preparando las Nominaciones a los Premios Baba anuales…

Un saludo

………………………..

The Show Must Go On (Queen)

Una de las últimas reuniones que tuve con algunos amigos apasionados en esto del descorche nos llevó a probar diferentes botellas del año 1996 de Barolos. Venían comentando los grandes prescriptores y conocedores de la región la grandeza de la añada con sus excelentes vinos cuyo resultado había dado un buen extracto y un más que aceptable contenido fenólico. Desafortunadamente no había tenido la ocasión de probar muchos vinos de esa región del Piamonte en esa añada como para sacar una mera conclusión personal  y ahora sí se presentaba la ocasión de probar algunos de estos Barolos y ver cómo van evolucionando unos vinos hechos, en teoría, para guardar mucho tiempo y cuyas cotas más altas las alcanzan bajo años de guarda en botella.

Tras la cata mis impresiones van a definir la añada como clásica si comparamos frente a algunos descorches que se han hecho de 1997. Aquellos que prefieran más el Barolo modernete vayan más a por 1997 que a por 1996. Esta añada probada muestra para mi menos extremos en elaboraciones, algo más de regularidad desde el punto de vista clásico, e incluso un mayor desarrollo futuro porque me parece que va más cargada polifenólicamente. Tampoco me hagan mucho caso en mis apreciaciones porque son totalmente subjetivas tras el momento de probar varios vinos.

La jornada se dividió en 13 vinos, de los cuales 7 fueron probados por la mañana antes de comer y los otros 6 restantes se degustaron por la tarde.

El orden e impresiones de los siete primeros fueron las siguientes:

Michele Chiarlo Cerequio 1996: Tras una nariz deplorable inundada de porquería la boca mostraba bastante buen equilibrio aunque para mi sobresalía algo el tanino proporcionado por la madera. No me pareció algo sumamente complejo pero sí el más bebible en este momento en la primera tanda. Alguno dijo que era una expresión bastante clásica de un buen Barolo. Debía ser ebanista.

Enzo Boglieti Brunate 1996: Tan marcado por la madera que me pareció una sopa de roble realmente asquerosa. Sin frescura, sin desviaciones en sus registros. Para eso, un helado de vainilla con café me da más placer.

Marcarini Brunate 1996: Estupendo en sus inicios con una nariz compleja y muy intensa. Trufas, flores secas, fruta negra, café, ceniza…En boca es como una piedra porque viene cargado de acidez y tanino hasta las trancas, pero es realmente profundo, largo, complejo y con mucho que dar aún. Muy bueno. Al supuesto “ebanista” del primer vino le estampamos éste como un mejor ejemplo de un buen Barolo clásico. Cuestión de gustos, sin duda. Respetables todos.

Aldo Conterno Bussia Soprana 1996: Al estilo Motorhead…potente, abrumador, pero a mí me resulta aburrido. Tendrá éxito seguro entre mucha gente pero si busca algo de delicadeza vayan por otros derroteros. Tanto roble amarga a una buena materia prima…

Giuseppe Mascarello Monprivato 1996: He aquí otra delicia tánica, acídica, compleja y profunda. Madera bien trabajada, con nariz deambulando entre múltiples registros a medida que el aire actúa. La gente decía que demandaba más paciencia en botella…no lo dudo, pero tras varios tragos me di cuenta que no tenía nada en la copa. No me apetecía esperar. Estaba delicioso a pesar de que como dicen los que saben no estuviera en tan buen momento de consumo. Bueno, perdonen entonces por beberlo.

Fratello Cavallotto Riserva Vignolo 1996: Otro magnífico ejemplo de un Barolo profundo. Con concentración pero sin saturación, con longitud pero disfrutando paso a paso de cada elemento bien puesto en buena sintonía orquestal. Delicioso.

Elio Grasso Gavarini Vigna Chiniera 1996: Cuando uno había probado los dos anteriores…¿por qué sufrir probando éste? Me pregunto si ese toque dulzón es siempre así…Aburrido, monótono y perfectamente olvidable salvo para aquellos que quieran hacerse un poco caramelo con él. Como regalo a la ex-pareja tras un divorcio también puede servir.

La segunda tanda empezó realmente deliciosa:

Mosconi Bussia Soprana 1996: No me pareció un Barolo elegante pero sí de aquellos muy rústicos pero bien resueltos. Era masticar uva en un estado algo brutal pero realmente interesante. Un buen ejemplo para ver cómo sabe la Nebbiolo en estado puro y sin afinar. Abstenerse aquellos que el componente acído no lo toleren bien.

Paolo Scavino Bric del Fiasc 1996: La gente lo alabó mucho como perfecto ejemplo de un buen Barolo moderno. La verdad es que dudé si era del Piamonte o de Australia…Pedí agua para salir de dudas, limpiarme la boca y algunas copas.

Giacomo Conterno Monfortino Riserva 1996: Un vino tímido en nariz, no especialmente intenso, pero sí muy complejo y sutil. La boca fue la más impresionante de ambas sesiones. Equilibrio, pureza, complejidad, con una profundidad y longitud alucinantes. Si la nariz me pareció tonta, la boca era lista…Delicioso.

Vietti Rocche 1996: Me gustó dentro de ese camino intermedio que me daba a entender ese vino. Estaba todo muy buen puesto en su sitio sin desentonar nada en su desarrollo. No era ni el más intenso, ni el más profundo, ni el más complejo, pero tampoco era el más estridente. La nariz era un buen amalgama de sensaciones y aunque en la boca la juventud era patente, creo que hay buena materia para un mayor desarrollo posterior. Me gustó mucho.

Gianfranco Bovio Vigna Gattera 1996: Volvemos al sufrimiento. Muy marcado por la parte tánica del equilibrio. Podría ser usado como un buen anestésico bucal. No pude con él…

Aldo Conterno Cicala 1996: Bastante mejor que el otro vino de este elaborador que probamos. Mucho más comedido y equilibrado, con una potente nariz atrufada que podría hacer presagiar una boca también contundente pero es una buena armonía a pesar de marcarse algo todavía ese brutal tanino. Aún así, me gustó mucho más que el BS

En general, buenas sensaciones ante lo probado de esta añada sobre todo en aquellos elaboradores con un estilo más clásico. Habrá que probar más para poder ver si seguimos opinando igual o no.

Creo que esta buena añada se merece algo de buena música…tarde lluviosa, un buen Barolo y de fondo algo así:

 Un saludo

………………………..

The Show Must Go On (Queen)

A finales del pasado año se llevó a cabo un Taller de Debate en el que varios expertos del sector analizaron los principales problemas y las posibles soluciones acerca de “la cadena de valor del vino”

El programa era el siguiente:

http://www.foroagrario.com/SA/oboesa/10prg.pdf

Como ven, los tiempos de intervención eran un poco ridículos ya que daría para mucho más cada punto pero sí hubo una serie de conclusiones que analizadas una a una podrían dar lugar a interesantes debates:

Se las detallo: 

1. El sector vitivinícola español tiene una tradición y arraigo en la sociedad española, con un gran impacto político económico, lo que condiciona muchas de las medidas a adoptar, dentro del marco regulatorio de la UE.

 2. La cadena del sector vínico es de las más complejas y dinámicas del sistema alimentario, lo que obliga a una coordinación continua de sus agentes socioeconómicos.

3. La tendencia de los últimos años muestra un desajuste del mercado, con una fuerte caída en el consumo nacional, lo que fuerza la búsqueda de mercados exteriores, alargando la cadena comercial y con ello una mayor complejidad en las estrategias a seguir.

4. Entre las estrategias aplicables para estimular la demanda se encuentran las campañas de promoción y publicidad. Aquí el sector de vinos se enfrenta a barreras administrativas. A pesar de estar dentro de la dieta mediterránea, está sometido a las limitaciones de las bebidas alcohólicas. Habría que llegar a ciertos acuerdos que permitiesen hacer promoción con las precauciones y prudencia oportunas.

5. La propia OCM permite hacer campañas de promoción en terceros países, con subvenciones de hasta el 50% del total. Sin embargo, no puede destinarse dinero público para la promoción de vinos comunitarios en la propia UE, donde se destinan el 70% de nuestras exportaciones. Como contrapartida, las empresas de los países emergentes destinan cantidades significativas a la promoción de sus vinos, compitiendo ventajosamente con los comunitarios.

6. Hay una tendencia en la PAC, en el horizonte 2013-2020, de ir eliminando el intervencionismo de los mercados agrarios, estimulando la competencia. En casos como el de vinos, que han tenido un fuerte intervencionismo y un componente socioeconómico importante, esta tendencia será positiva en el medio plazo pero puede suponer problemas importantes hasta que se vayan consolidando sus infraestructuras y funciones en el nuevo modelo de cadena de valor.

7. Otra de las estrategias a seguir en la cadena de valor, con situaciones excedentarias, es el control y reducción de la oferta. En este sentido, se han encaminado las políticas de arranque de viñedo, muy controvertidas. La propuesta inicial de 400.000 hectáreas parecía excesiva, y el acuerdo de las 175.000 puede haber quedado corto. En todo caso, no es ya una solución realista, en momentos de crisis económica como la actual, puesto que podría tener efectos muy negativos e irreversibles en la viabilidad de ciertas regiones que cultivan la vid como única alternativa agraria, sin contar efectos de erosión y paisaje, entre otros.

8. Dentro de la cadena de valor hay que destacar en el caso de España los efectos negativos que vienen produciéndose en el sector transformador bodeguero al no aceptarse que una parte de la prima de arranque (15%) quedase como fondo para la asociación o cooperativa, que, después de haber realizado inversiones en equipamiento e instalaciones, contempla cómo algunos socios abandonan su compromiso quedando un exceso de capacidad.

9. En un mercado de fuerte competencia, es obligado conocer los segmentos de mercado más dinámicos y para los que existen más ventajas comparativas. El estudio y seguimiento continuo de los hábitos de consumo debe estar dentro de la agenda de los actores de la cadena.

10. El sector debería dar importancia a la sostenibilidad tanto económica como social y de los recursos naturales. Al igual que en otros sectores alimentarios se considera que es un área de gran sensibilidad en la población y con unas perspectivas de desarrollo favorables.

11. Se necesitan debates y un Consejo Español de Vitivinicultura, que ya estaba previsto en la Ley del Vino del 2003. Es el único alimento que tiene una ley y es necesario abordar el problema de la cadena de valor. Hay que buscar un consenso entre todos. Todo lo que contribuya a crear unas líneas y permita unificar esfuerzos y capacidades es lo que va a dar una solución al sector.

12. El sector vitininícola español debe mirar al consumidor: Crear Cultura del Vino, situar por encima de todo la calidad, estudiar sus preferencias y adaptarse a las mismas, tanto en el mercado nacional como en el internacional.

13. Debe existir un adecuado reconocimiento de la calidad, tanto del vino como de la uva, para los agricultores. En la situación actual, no se remunera adecuadamente los esfuerzos realizados en este campo.

14. Hay que utilizar los instrumentos de marketing dependiendo del mercado al que nos dirigimos. Respecto a la calidad, es un término muy amplio y cada segmento de productos tienen su calidad de acuerdo con el precio. No obstante, debe existir una exigencia mínima para todos los vinos.

15. En los mercados internacionales y siguiendo el ejemplo de otros países competidores hay que centrar los esfuerzos bajo la promoción de “Vinos de España”, como denominador común, debiéndose encontrar la fórmula en la que una mención tipo “Vinos de España” pueda ser aceptada por todo el sector.

16. Internamente, se deben revisar las actuaciones, desarrollando la “Estrategia del mercado del vino” que ya existe y se considera la hoja de ruta adecuada.

17. La cadena de valor vitivinícola está experimentando una volatilidad creciente en los precios de mercado, lo que se agrava al no existir un umbral mínimo de intervención. Dicha inestabilidad se debe, en parte, al hecho de que la comercialización de vinos se planifica cada vez más a corto plazo. Las empresas comercializadoras delegan cada vez más en el sector cooperativo los eslabones de la cadena producción y transformación, lo que conlleva esfuerzos inversores significativos y riesgos económicos.

18. El número de operadores en la cadena de valor vitivinícola española está disminuyendo. Hay una tendencia hacia una concentración y mayor profesionalización de sus operarios.

19. La crisis económica actual está provocando una caída en las ventas del canal HORECA, con un aumento de la importancia relativa de las cadenas de distribución comercial. Existe el problema de que en muchas ocasiones los operadores comerciales “deben aprender a vender vino”, cuidando los precios, el servicio, etc., para lo cual necesitan expertos en la materia.

 Creo que hay bastante jugo para sacar en cada punto…¿Qué opinan ustedes al respecto?

Les dejo mientras con algo en honor a alguien recientemente fallecido:

Un saludo

…………

The Show Must Go On (Queen)