Acabamos 2010 inmersos en descorches varios y hay que decir que este último mes ha sido muy intenso en cuanto a número de botellas bebidas pero no así en cuanto a disfrute proporcionalmente hablando. Aquí les hablaré de algunas que no me han gustado esta vez (además de comentarles lo que sí me gustó) porque creo que son claros ejemplos de lo que no me convence. Pero ya saben, para gustos…colores (afortunadamente).

Por empezar con Rioja, curiosa prueba de Viñedos del Contino 2007 y 2008 en su versión de vino blanco. Podríamos hacer una equivalencia acerca de que lo que la nariz de uno nos daba, la boca del otro también nos proporcionaba. Es decir, me gustó más la boca del 2007 y la nariz del 2008. ¿Mezclamos? No sé muy bien cuál es la idea a la hora de hacer estos vinos pero creo que un menor trabajo con el batonnage puede ayudarles a no ser que lo buscado sea algo en ese punto de cierta grasa y madera que pueda satisfacer a determinados mercados más o menos dirigidos. Aún así, habrá que ir viendo hacia dónde se dirigen en un futuro evolutivo…

Blanco pero de otra dimensión resultó el Tondonia Gran Reserva 1973 que compartimos con buenos amigos. No voy a decir que sea la mejor botella del 73 que he probado pero andaba muy cerca. Con ese carácter oxidativo pero sin excesos, manteniéndose fresco, agradable, complejo y profundo. Delicioso con una mortadela.

Remírez de Ganuza Gran Reserva tinto 2001 nos muestra un vino demasiado joven y que aún muestra un cierto desengranaje entre sus diferentes componentes. Sí es cierto que un buen tiempo de aireación ayuda a disipar ciertas reducciones iniciales algo potentes pero por lo demás es pronto para valorar este vino de una forma justa (o no). Dejemos que el tiempo actúe a pesar de que algunos prefieran las prisas.

Vivo y aún con chicha por delante apareció un Martínez Lacuesta Reserva Especial 1958. Si los vinos del 59 han dado grandes placeres a este espacio, los del 58 tampoco andan mal en este aspecto. Lo definiría como situado en un punto medio entre la estructura de algunos Riojas (caso de Viña Real) y la finura de otros (Imperial por ejemplo). Pero vamos, chorradas…Se bebió con amigos y eso era lo importante, y porque no había más…¿o sí?

Apabullante y delicioso el Verset Cornas 1986. Un vino bien cargado de viveza acídica, potencia y a la vez elegancia que hizo de combinación perfecta con un zampone. Lástima que ya no trabaje el señor Verset…Una delicia de vino.

Otro concepto fue el Domaine de la Graveirette Châteauneuf-du-Pape 2007. Julien Mus nos brinda una cuvée de Syrah, Mourvedre y Grenache que muestra un perfil más moderno en la nariz que en la boca. Al oler el vino uno encuentra cierta densidad y opulencia que luego no se reproduce en la boca ya que firma un paso bastante sutil, equilibrado y elegante. Habría que volver a probarlo más adelante para conocer hacia dónde tira…

Delicioso el Gonzalez Byass Apóstoles Oloroso Abocado Viejo tanto de aperitivo como de postre con ese pequeño dulzor bien integrado que acompañaba a un buen equilibrio sin marcarse el tema oxidativo en exceso.

Rico aunque algo goloso el Selbach-Oster Bernkasteler Badstube Riesling Eiswein 2004. No sé si estaré equivocado pero soy de la opinión de que los Eiswein no son vinos especialmente hechos para guardar muchos años. Este 2004 estaba bien pero tampoco mostraba una viveza especialmente destacable frente a por ejemplo algunos Spätlese, BA o TBA alemanes. Sé que puede resultar una generalización absurda y que es otra zona pero un Inniskillin 1998 ya mostraba síntomas de cansancio bastante evidentes y alguna experiencia con Eiswein más entrados en años me lleva a formular esta especie de cuestión que seguro que algún entendido en la materia puede responderme. Tampoco el Peter Jakob Kühn Oestrich Lenchen  Eiswein 2004 se terminaba de arrancar por bulerías o fandangos.

Bürklin-Wolf Riesling Pechstein Auslese ‘R’ 1989 muestra tanto una nariz sumamente deliciosa como una boca sumamente plana para mi. Pues olamos…albaricoques, mieles y jaleas, almíbar, toque graso mantequilloso…

2006 Colet Navazos Reserva Extra Brut me parece un vino correcto para un aperitivo corto. No le saco más que un simple interés manzanillero que puede pasar muy desapercibido según lo que esté al lado o venga después. Pero curiosidad no le falta, sin duda. Sí, puedo entender que intentar comparar estos vinos con otros tipos de burbujas es, o puede resultar, un ejercicio de idiotez inmensa. Por eso, es el bolsillo y el gusto quien decide.

Francamente delicioso me pareció Diel Riesling Dorsheimer Burgberg 2004. Un seco potente pero a la vez elegante, equilibrado, largo y que hizo dudar a varios comensales. No tengo gran recorrido en secos de Nahe así que poco puedo opinar ante voces más autorizadas como las que compartían esta botella…Pero me encantó el vino

Alta Pavina Citius Pinot Noir 2005 lo traigo a colación (no sé si debería) como claro ejemplo de lo que no debe ser una Pinot Noir. Sin más.

Georg Breuer Riesling Berg Schlossberg 2007 muestra una juventud que me pareció algo rara. Un aspecto algo golosinero hacía que el vino mostrara demasiada uniformidad. ¿Fase primaria tal vez? Es posible…El tema de la etiqueta daría para un debate largo entre diferentes gustos y opiniones. Esto del diseño del papel es así…

Julien Courtois Esquis 2005 era de un color cervecero con cierto toque de tostado interesante. Más allá de las acetonas cabría preguntarse…¿por qué vinos tan “naturales” dan registros tan artificiales y homogéneos de unos vinos a otros? Desde aquí, defendemos el uso racional del sulfuroso como claro conservante del terroir. El que me tilde de chalao no le faltará razón, pero se lo intentaré explicar.

Casa Castillo Pie Franco 1998…bajando ya el pico jumillano esta botella.

Luddite Shiraz 2004…delicioso con tostadas.

Reichsgraf von Kesselstat Scharzhofberger Spätlese 2005 va hacia el punto en el que más me gusta la Riesling. Creo que es en estos niveles de azúcar donde mejor existe el equilibrio expresado por esta uva tan terpénica ya que, y de nuevo generalizando de forma absurda, con mayores niveles de polisacáridos hay otras vinos que creo que muestran un mejor equilibrio, profundidad y complejidad. Un ejemplo puede ser un buen Oremus Tokaji Aszu 6 Puttonyos 2000 que descorchamos o un François Pinon Vouvray Cuvée Botrytis 2005 a base de una excelente Chenin Blanc en esa tremenda añada por esa zona. En cualquier caso tres ejemplos bien disfrutables y que muestran tres estilos en tres zonas mágicas de vinos con azúcar residual. Supongo que me dirán algunos que si el Auslese, BA, TBA…tranquilos, hay material para disfrutar, ¡claro que sí!…pero creo que a niveles de Spätlese es donde esta uva me resulta imbatible.

Claro, cuando pillas un Sauternes como el Chateau Haut-Peyraguey 1996 y lo ves tan fofo pues vuelves a lo de antes.

No podía despedirme el año sin algún video musical de esos grupos que nos gustan por aquí. Les dejo con algo…

Sean felices y que el 2011 traiga salud y buenas cosas para tod@s.

Un saludo

…………………………..

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios