Hacía tiempo que los amigos de la Peña El Sarmiento no nos juntábamos como tal a hacer las sesiones mensuales con alguna temática determinada. Esto había que solucionarlo y volver a las andadas con esa especie de “rutina” deliciosa de juntarse y pasarlo bien.

Decidimos iniciar este retorno con una sesión de Riojas cuyo vino más joven fuera 1970. ¡Pues al tajo! Buscamos algunos ejemplares que fueran diferentes y nos juntamos en Entrevinos (C/Ferraz, 36) para ver cómo salían estos ejemplares:

AGE (Sin añada)

Federico Paternina Reserva Especial 1959

Bodegas Bilbaínas Gran Reserva 1962

Marqués de Riscal reserva 1962

Bodegas Riojanas Viña Albina Gran Reserva 1964

La Rioja Alta Viña Arana 6º Año 1970

El tema principal es que lo pasamos bien y dentro de un ambiente delicioso frente a unos vinos que resultaron de lo más interesante y con disparidad de sensaciones. Algunas sensaciones totalmente subjetivas:

El AGE estaba tremendamente asqueroso en la nariz, casi invitaba al rechazo perpetuo pero sí es cierto que luego al echar un trago la historia era diferente. Se podía beber, suavecito, buen final, agradable. Aún así, me resultó el vino más normalito de la noche.

Justo lo contrario que el Paternina. Sin turbidez, limpio, brillante en su temática visual. La verdad es que esta añada riojana me ha dado grandes sensaciones (Imperial, Viña Real, Paternina, etc) y ofrece vinos de un disfrute incalculable. Este Reserva Especial apareció franco en la nariz, con esos toques como trufados, setas, flores secas, fino y elegante en la boca y de mediana persistencia. Me gusta esa finura de estos vinos, esa facilidad para beberte las copas en buena compañía. La “Capilla Sixtina” del vino en Ollauri tiene estas cosas…

En sintonía aunque algo más plano resultó el Bilbainas Gran Reserva 1962. Sigue la estela de la elegancia y sutileza pero para mi se queda algo apagado frente al Paternina…ya saben, las comparaciones…

¡¡¡Pero qué color!!! Negro como el carbón y de una capa impenetrable apareció el Riscal 1962. Más potente, más tanino, más cuerpo, más de todo…quizá menos elegante para mí que el anterior pero también más vivo. ¿Más carácter tipo bordelés? No sé…piensen ustedes, pillen botellas y a ver qué les sale.

Apoteósico el Albina. Quizá para mí el vino más completo de la noche que juntaba elegancia viveza, finura y estructura, nariz y boca. Un gran Rioja que nos salió en esta botella. ¿Hay más?

Más corto de miras estaba el Arana…o era que la vista mía no iba más allá. Equilibrado pero todo en su punto medio…como una sinfonía a medio gas.

Como ven, retomamos el asunto junto a unos embutidos, quesos, buenos vinos, risas, buen ambiente y buena gente. ¿Se puede pedir más?

Ya tenemos temática para el mes de Noviembre. Aquí seguiremos.

Un saludo

……………………

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios