septiembre 2010


El otoño ya está aquí. La estación del año que a mí me resulta más bonita por, entre otras cosas, los colores que la naturaleza toma se nos presenta de una forma interesante y seguro que depara descorches deliciosos (o no) pero mientras esto llega hay que ir liquidando el mes de Septiembre. Un mes en el que la rutina del trabajo cotidiano vuelve a acomodarse en la mayoría de los hogares y todo parece que vuelve a la normalidad tras la vuelta vacacional (afortunados).

Septiembre ha llegado a su fin con no demasiado vino ingerido aunque sí con algunas cosas que pienso que son interesantes y que sí hay que seguirles las pista en este espacio de disfrute. Como saben los que siguen habitualmente este blog, a primeros de mes apareció su hermanito dedicado exclusivamente a hablar de Borgoña y es por ello que aquí no encontrarán vinos de esa región ya que irán apareciendo en el otro espacio. Decirles solamente que sí se han bebido algunos siendo muy disfrutables en varios casos y no tanto en otros. Pero bueno, eso es otro tema.

Curiosamente, este mes vuelve a empezar con un vino con burbujas. Champagne…esa región en donde hay grandes volúmenes y luego pequeñas casas con producciones tan ridículas que se asemejan a alguna zona más del sur que ya conocemos. Debería beber más champagne, lo reconozco, pero es que no llego a todo. Rico apareció el Egly-Ouriet Vieillisiment Prolongé (V.P.) Grand Cru, con su mayoría de Pinot Noir frente a la Chardonnay. Me gustó no porque fuera un champagne no demasiado intenso, si no porque era sutil y elegante, quizá no demasiado evidente ni apto para quien busca la inmediatez en la copa pero con una complejidad y profundidad que hizo las delicias de todos los que lo disfrutamos. Les digo que lo acompañamos con un tomate…

Curiosidad también me pareció el San Pedro de Yacochuya 2009. Un delicioso Torrontés argentino de altura. Esos metros a los que se sitúa el viñedo hace que el vino no caiga hacia la gordura y el aspecto fofo que podrían dar esos pequeños azúcares residuales que se mantienen en la botella. Como apertura de mente me parece divertido. Lástima que no tenga más acceso a probar algunas cosas del Nuevo Mundo para hacerme una idea más clara de lo que se cuece por allí.

El Oloroso Viejo V.O.R.S de El Maestro Sierra fue otro vino de esos para tomar con calma. Siempre recordaré mis escapadas a ese vetusto local que se llama La Venencia (C/Echegaray) en Madrid junto a mi abuelo a tomar algún oloroso y/o palo cortado junto a una tapita de mojama. Este vino me transportó a esas sensaciones. No es el mejor oloroso que he probado pero la sensación de armonía sobre todo en la boca agradeció el haber descorchado la botella.

Más cosas en torno a Rioja y una excelente jornada en el Restaurante El Candil de Salamanca. Nos juntamos allí unos cuantos amigos e hicimos algo en torno a Monte Real de Bodegas Riojanas:

Reserva 1964

Reserva 1966

Cosecha 1968

Gran Reserva 1970

Reserva 2003

Cuatro apuntes rápidos. 1964 y 1970 puramente deliciosos, especialmente el primero. Viveza, finura, equilibrio, amplitud…eran vocablos que se oían a los amigos presentes en la jornada preparada. Los otros dos de la década de los 60’s pienso que pierden en la comparativa. Tenían menos “chicha”, más acuosos, deslabazados y quizá ya en su fase más declinatoria. ¡Cosas de las comparaciones!…y ya con estos años detrás cada botella es un mundo en sí mismo.

Respecto al 2003, que quieren que les diga…un Reserva correcto para ponerlo en un lineal, en un estilo diferente que seguro que gusta a muchas personas pero que creo que pierde la esencia de lo que fueron y de su concepción en la elaboración.

Debo ser justo y decir que pedí información a la bodega y el caso que me hicieron fue nulo a pesar de que inicialmente me dijeron que me darían información. En fin, se ve que no les interesa lo que puedan deparar vinos que forman parte de su historia pero que ya son incapaces de reproducirlos por motivos varios. Da igual. Yo no soy cliente de ellos.

Rico, cambiante y complejo fue el Pur Sang 1994 de Didier Dagueneau en el Valle del Loira. Color algo evolucionado y una nariz tan melosa como el plato de pasta que lo acompañó en una noche bonita en Bilbao. ¡Miren que ha cambiado esta ciudad! El día que preste algo más de atención al tema vínico más allá del chateo el resultado puede ser espectacular. No he tenido muchas oportunidades de probar vinos con años detrás del difunto e “imberbe” Didier pero las ocasiones que han aparecido…ninguna ha defraudado. Por mi corta experiencia personal creo que son vinos que expresan más en el gusto que en el olfato, que mantienen un nervio poderoso en el paso por boca y que dejan un gusto tremendamente agradable y elegante. No digo que no huelan…(que luego hay quien toma mis palabras con sentidos erróneos). Una delicia.

Por ahora no les cuento más…igual en Octubre salen más botellas interesantes. O no.

Un saludo

……………………….

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios

 No entiendo los papeles que elaboran algunos pero está claro que el papel lo aguanta todo (incluso pilares que no aguantarían una estructura). La realidad ahí fuera es otra. Papeles, papelitos y demás historias pero que la ejecución no da lugar a tanta palabrería.

Los plazos son divertidos. Suenan a esquelas, me recuerdan a momentos que pasan, etapas.

Me hacen gracias los manuales. Me recuerda cuando alguien cuida a sus hijos siguiendo libros o tratados de Educación, y no se dan cuenta que la realidad de cada caso tiene sus particularidades.

Recuerdo una vez un pescador que me acompañaba y que era lento con el sedal en sus movimientos. Puso la rapala (pececillo artificial lleno de anzuelos y que en este caso era de la casa comercial con ese nombre)  para pesca más profunda. Pensaba el que les escribe que se equivocaba y sentía algo de desesperación ante la lentitud de aquel pescador al acecho de su presa. Pero pescó. Supo estar en el lugar y momento adecuado sin necesidad de alterarse, lanzó ese pececito de plástico lleno de anzuelos entre los juncos y la presa picó. La pelea con el animal no fue corta, ni rápida. Todos los movimientos del pescador estaban estudiados y obtuvo el éxito por agotamiento del rival.

Y es que hay gente que corre mucho y se estrella. Hay golpes frontales, laterales, traseros pero siempre dejan alguna señal de uno u otro tipo. Y las señales siempre son indicativas de algo. Los anzuelos están ahí, y si picas…la muerte  puede llegar tras una lucha agónica. Como el pez.

Todo esto viene a colación ante la avalancha que estoy viendo en cuanto a políticas determinadas de algunas empresas vitivinícolas que, ante la situación de saturación del mercado, han empezado a correr y a ofrecer productos ajenos a su filosofía anterior. No creo en ello me lo vendan como me lo vendan.

Este afán de vender considerando igual al vino que a los tornillos de la ferretería o a los pepinos de la frutería pienso que es erróneo. Cada mercado tiene sus particularidades e igual lo que vale para uno no sirve para otro, y no cabe duda que en este sector todo un abanico de relaciones personales adquiere un cariz importante a la hora de “colocar” un vino en algún determinado lugar.

Corran, que las maratones no las gana el más rápido en los 100 metros, si no el que más fondo tiene. Y esta carrera, es de fondo.

Un saludo

…………………………

The Show Must Go On (Queen)

One Wine, One World: ¡Toma ya!

Ahí va el tema: uvas Mourvedre, Cinsault y Grenache de Rousillon; Zinfandel, Grenache y Petit Syrah de México; y Cabernet Franc de California.

Esto respecto al tinto. El blanco lleva Ribolla Gialla de Eslovenia, Friulano y Pinot Grigio de Italia, y como no…Chardonnay y Sauvignon Blanc pero de Hungría.

Claro, dicen que es un vino global. Se llama así: One Wine, One World.Y se lo dieron al Papa en su reciente visita a Inglaterra.

Se me ocurren unas cuantas preguntas que hacer ante semejante noticia pero no sé si dirigirme al ideólogo del proyecto con cierto carácter benéfico (la Fundación Maimonides  dirigida por el multimillonario Nasser D Khalili como apuntan en Decanter), al responsable de hacerlo (el Sr. Suckling) o a la Santa Sede.

Me inquieta lo que se etiqueta como “benéfico”.

Me pica la curiosidad de si se han mezclado vinos elaborados en las distintas zonas por separado y luego se ha hecho una mezcla final, o cómo se ha realizado el asunto.

Me gustaría saber también los efectos causados en la Santa Sede. ¿Lo bendijo el Papa?

Me extraña la no presencia de uvas españolas…¡por favor, qué somos parte del Universo y tenemos Airenes, Tempranillos o incluso Mencías! Debe ser tema Opusiano, que no ha hecho fuerza suficiente ante los muros del Vaticano. Venga Monseñor Escribá, levántese y proteste (siempre fui más fiel al Escribá de Barcelona y a sus chocolates y pastelitos…) ante semejante atropello vitícola.

Me pica también el gusanillo de si se bebió en cáliz o en vaso. Simple morbo.

Por ahora nada más…parece ser que el servicio de espionaje no me ha funcionado bien  esta vez… y como se suele decir: ¡Con la Iglesia hemos topado!

Perdonen tanta ironía.

Les dejo con un tema de U2…me toca verlos en breve. Quizá sea la unión de estas dos canciones lo que más me gusta de los irlandeses. Aquí pienso que lo bordan…disfruten del vídeo (o no)

Un saludo

………………………

The Show Must Go On (Queen)

Me encanta el servicio que da un buen camarero. Sin duda es una profesión que se ha perdido y que en los últimos años se ha visto bastante denostada ante la incipiente avalancha de personal en la hostelería falto de formación suficiente y sin muchos ánimos de agradar al cliente ni poner interés en su labor.

Parece que hoy en día la gente no quiere formarse en este oficio ampliamente respetable y que siempre ha desempeñado una labor fundamental. Hoy, mucha gente, prefiere ser sumiller. Me parece muy bien.

Pero, no siendo yo sumiller, ¿qué labores debería emplear? Desde mi punto de vista hay excelentes sumilleres en España y otros que, aún dándoselas de eso, no ejercen como tal si no que son camareros y además en muchos casos malos.

Me explico.

Para mí un sumiller es aquella persona que, aparte de manejar en sala todo el asunto bebestible y cigarrero, también se debe preocupar por organizar su carta de vinos dentro de las posibilidades de que disponga, preocuparse por viajar, conocer, probar, tener criterio propio e imprimir cierta personalidad en qué ofrecer en el lugar donde trabaje, además de proponer armonías, combinaciones, etc.

Ahí empieza a fallar el asunto.

Me encuentro algunos casos realmente sorprendentes. Si un restaurante apuesta por tener esta figura que ha estudiado sumillería…realmente dejen que haga su trabajo pero resulta que hay veces que determinados locales te presentan a un sumiller cuya única función es abrir botellas y servirlas ya que luego hay otras personas que les hacen las cartas de vino.

Bueno, pues volvemos a esa opción tan deliciosa que se llama ser atendido por un buen o mal camarero. Ya, ya sé que algunos van con los títulos por delante y te dicen que son sumilleres…pero rascas un poco y no hay premio detrás.

Ante esto me planteo dos cosas:

1) Si reamente uno es camarero ¿qué problema hay en decirlo y no aparentar algo que no se es?

2) Si realmente oficia de sumiller ¿por qué no hacen completo su trabajo?

No sé si los problemas son formativos, si los problemas son de falta de interés y de asentarse en la comodidad, o si hay motivos económicos detrás pero desde aquí abogamos por que exista una sumillería seria de verdad y si no que venga un excelente camarero con una formación profesional adecuada detrás y nos haga ser felices en una mesa. El ser una cosa y aparentar otra siempre lleva a situaciones no aptas y los problemas de ego de algunos son fácilmente solucionables: una ducha fría, los pies en el suelo, menos tonterías, más criterio personal si se tiene… y a currar. Al final, el público se lo agradeceremos.

A ver si con este video se animan…y abogamos por esa revolución en la sumilleria necesaria, así como en el servicio de hostelería, volviendo a esos grandes profesionales que ofician en las salas, en las barras y en cualquier ámbito hostelero.

Un saludo

………………………….

The Show Must Go On (Queen)

Calle Serrano en Madrid, número 45.

Sí, pleno centro de la zona lujosa de la capital que es el Barrio de Salamanca, lugar donde se concentran locales de alta joyería, las firmas internacionales de moda, oficinas de diversas índole y muchos comercios que ofrecen diferentes artículos en sus escaparates.

Podrían pensar que comer y beber en esta zona de alto capital y hacerlo de una manera muy satisfactoria puede llegar a ser tarea imposible para la cartera pero afortunadamente no siempre es así.

Les sitúo en la dirección arriba indicada y eso nos lleva a bajar unas escaleritas hasta que nos topamos con la puerta de un local que reza así: Restaurante El Padre: http://www.elpadrerestaurante.es/

Allí ofician ahora los hijos del padre (y de la madre): David y Mario.

Local amplio en el que puedes comer a diario un menú tremendamente digno a buen precio para donde nos encontramos, un menú degustación, o darle un poco a la carta…aunque yo prefiero dejarle a David que me conduzca por dónde él quiera. Él se encarga de la sala, los vinos…y Mario colabora también aunque su espectáculo comienza en la coctelería. Sí, a El Padre hay que ir también si se puede y quiere a tomarse unas copas deliciosas porque merece la pena. Puro espectáculo y selecciones soberbias.

Dentro de todos los platos que pueden ir apareciendo, les recomiendo que siempre escojan uno y que lo hagan imprescindible en sus visitas a este local. Se llaman: “Huevos del Padre (con perdón)”

No sé si los huevos son del padre, de la madre (difícil) o de las gallinas…pero rotos como los ponen con esas patatas en ese gran punto de elaboración hacen que me parezca un plato delicioso.

Además, hay grandísima selección de vinos de muy diversas regiones españolas y del resto del mundo por lo que la velada puede salir realmente agradable y siempre con buen ajuste presupuestario…lo que hace que sea un sitio con buena clientela y en donde gusta repetir porque se disfruta.

Pues para mi…un par de huevos tiene el montar algo así en ese emplazamiento que les decía. Y luego además, hay huevos en el plato…Vamos, que la cosa tiene huevos…

No digan que no se lo advertí…

Disfruten mientras van de musiquilla de la que suena por Baba O´Wines

Un saludo

………………………………..

The Show Must Go On (Queen)

Estoy de celebraciones. Me perdonarán si les robo un momento de ese valor tan preciado que se llama tiempo y me dejan compartir con todos ustedes, lectores y amigos de este blog, el nacimiento de un “hermano”. Sí, Baba O´ Wines ha tenido un hermanito.

Aquí  se lo presento:

http://borgovinsl.wordpress.com

Es muy tierno y pequeñito aún pero seguro que va creciendo con el tiempo.

Desde ahora, este nuevo miembro familiar será el encargado de contar cosas que tienen relación con ese paraíso vínico y gastronómico que se llama Borgoña. Seguro que salen botellas, viñas, bodegas, pueblecitos, o incluso abadías o tiendas de vino, pero liberará en parte a Baba O´Wines de su actividad borgoñona.

Como siempre, espero que disfruten, critiquen, aporten,…y en definitiva enriquezcan a los dos hermanos como vienen haciendo ya que, sin esta comunicación, esto es mucho más aburrido.

Les espero, como siempre, copa en mano…y en este caso, con vino de Borgoña dentro de ella.

Un saludo

……………………

The Show Must Go On (Queen)