Siempre he defendido que al igual que el mercado es similar para todos y la competencia es brutal para poner un vino en un lineal, las legislaciones que regulan el proceso productivo en sus prácticas más básicas también deberían ser iguales para todos. Esa igualdad la extendería a todos los ámbitos que puedan imaginar. Por supuesto que luego pueden existir particularidades, pero creo que los aspectos generales de las reglas del juego deberían ser iguales en todas las zonas.

Saco de nuevo este tema ya trillado porque estaba leyendo la revista Decanter en su formato on-line y me ha llamado la atención una noticia por la cual en Sudáfrica se están planteando la posibilidad de permitir que se añada agua al mosto, práctica no permitida en la Unión Europea ni en la legislación de la OIV. Se han pasado de alcohol y ahora dicen que echar agua es mejor que usar maquinaria. No me parece ni bien ni mal y no voy a valorar la práctica como tal, pero si se admite, que se admita en las regulaciones de todos los sitios. Y si no se admite, que no se admita ni aquí ni s eplantee su uso en la Conchinchina.

Lógicamente se están pensando si esto podría afectar a sus exportaciones a los países europeos. Pues lógicamente, debería ser así. Si usted ha hecho una especie de “práctica desleal enológica”, igual hay que hacer una “práctica desleal comercial” para evitar que los vinos compitan de forma similar en un mercado determinado ya que su igualdad productiva básica no existe.

O jugamos todos igual, o no jugamos…

Pronto empieza la Liga…el juego. Veo todo blanco 🙂

Les dejo con otro tipo de “reglas” más marchosas…disfrútenlo porque me parece delicioso

Un saludo

…………………………

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios