Mes intenso ha sido este de Julio, pero que muy intenso en cuanto a botellas descorchadas. Hay cosas que sucedieron y que no vamos a reportar en este espacio porque quedan para el interior de las experiencias vínicas (a base de Riesling, Chardonnay  y Pinot Noir básicamente en algún lugar de la geografía europea). Además, ha sido un mes en donde una escapada a Borgoña como comentaba en alguna entrada anterior ha dado bastante de sí…bebiendo más cosas además de botellas de esa región.

Pero separando estos capítulos específicos, uno en Borgoña y el otro por ahí, Julio ha dado de sí otra serie de experiencias realmente gratificantes. Recuerdo por ejemplo, en el restaurante El Padre de la C/Serrano madrileña, cómo se comportó bastante bien un Simon Bize Savigny-lès-Beaune “Les Bourgeots” 2005. Había tomado también hace poco un Potel que me pareció menos definido pero los vinos de Bize siempre me parecen entre las mejores opciones de Savigny. Hay otras…pero esas igual se las dejo para un futuro no excesivamente lejano.

Por otro lado, y acompañando a las andanzas de la Selección española de fútbol, se volvió a disfrutar de este Mencía de la Ribeira Sacra que tanto nos gusta: Viña Regueiral 2008. Tuvo compañeros de viaje que salieron bastante buenos como una última botella de Imperial 1959 (¡qué grandes ratos han dado estas botellas!), un Granite de Clisson de Marc Oliviere del que ya les hablé y un Mugneret-Gibourg Bourgogne 2007 que volvió a salir tan sutil y fragante como suele ser habitual.

Qué decir de Viña Real 1962 que no se haya dicho ya. Bueno, quizá esta botella salió un poco más guarrindonga de lo que suele ser habitual pero cuando uno se metía el vino en la boca…el encuentro “sexual” era realmente ardiente. ¿Dónde? Con buenos amigos en la sidrería San Gregorio de Logroño, junto a un fino, elegante y soberbio Clos Habert 2008 de ese fantástico productor de Montlouis que es François Chidaine y un Foradori 2006 que quedó posiblemente en un segundo plano pero que a mi me sigue pareciendo un vino sumamente interesante.

Genium Celler 2006 fue un vino del Priorat descorchado que fue de menos a más a lo largo de las horas e incluso de los días, ya que fui guardando vino y disfrutándolo poco a poco. Empezó fofo, cansino, con muchos aromas a barnices pero aún así en la boca era austero, agradable, sin demasiada opulencia. Poco a poco esa nariz fue variando hacia abundantea aromas de fruta negra, toques terrosos, especias suaves, no sé, se puso bonita y abierta…manteniendo el vino en la boca un gusto rico. ¡Bravo Ricard! Hacía tiempo que no probaba un Priorat que me gustase tanto.

Volví con unos amigos a pasar por el restaurant Mina de Bilbao. ¡Espectacular de nuevo el menú sin repetir platos! Quizá sea la esperanza bilbaína para situar un restaurante del propio Botxo en el centro del panorama gastronómico, o quizá no…pero se come de maravilla. Y como siempre, Lara en la sala, Álvaro en la cocina…sublimes.

En esta ocasión, y aportamos nosotros las botellas, dimos finiquito a un Paul Pernot Bienvenue-Bâtard-Montrachet 2007 por probar algo de Chardonnay bien hecho. Un vino que para mi fue de menos a más, mostrando todo lo que un buen Grand Cru de Borgoña puede ofrecer en esta etapa aún de extrema juventud.

Seguimos con Dr. Bürklin Wolf Kirchenstuck 2001, para mi un vino muy rico pero que quizá siguió la evolución contraria al Borgoña. De más a menos…y se escapó vivo.

El Prieuré Roch Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Clos des Corvées” 1999 era una delicia en la boca sobre todo y me sorprendió el Paolo Scavino Barbera D´Alba 1999 ya que en nariz y aspecto visual iba a parecer un vino muy opulento y pesado pero luego el paso por boca era extremadamente fino. Me gustaron…así como Foreau Vouvray Moelleux 1989 y el Oremus Tokaj 3 puttonyos 2000.

Fantástica velada con vinos que en general nos gustaron mucho y que siempre es apoteósico compartirlos con buenos amigos.

También en la Taberno Laredo de la madrileña C/Menorca se ha tenido ocasión de degustar algunos vinos interesantes. Me acuerdo un Roulot Meursault “Les Luchets” 2007 que sentenció mi hermana: “Está bueno”

Liquidamos este mes con un apunte musical ya que estuve viendo a Roger Hodgson en Madrid y siempre es realmente apetecible volver a encontrarte con el que fue alma máter de Supertramp. Les dejo con algo que sonó en esa espléndida noche veraniega:

Pasen buen mes de agosto. Intentaremos beber algo y si merece la pena, habrá la pista adecuada para seguirlo.

Un saludo

………………………..

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios