Hoy es un día histórico.

Ya sé que el aspecto futbolero va a imperar en los pensamientos  ya que España juega por primera vez una final de un Mundial de fútbol. Lo veremos con pasión, interés, emoción y tomando algo de vino y esperamos que esta generación de enormes jugadores se vengan por aquí con la Copa debajo del brazo tras ganar a los tulipanes holandeses.

Además, para mi es otro momentito personal “histórico” porque en estos últimos días he podido disfrutar de una colección de vinos que no creo que sea capaz de volver a encontrarme con ellos nunca más.

Quizá degustar los mejores Riesling secos que me he encontrado y encima hacerlo desde una perspectiva que abarcó veinte añadas diferentes me ha hecho emocionarme  hasta límites insospechados, a pesar de que la traca final vino con un Auslese.

Que el nivel de blancos el disfrute fue máximo (ya saben que futbolísticamente también es el color más puro y seguramente más interesante:-))  la parte tinta nos llevó a eso que se suele decir de que se pone la carne de gallina y la emoción fluye por las venas.

Juntarte ante 3 parcelas maravillosas para los que amamos la Pinot Noir en una colección de 25 botellas de muy diversas añadas es una oportunidad que, al menos a mi, creo que no se volverá a producir.

Además, otras cuatro botellas blancas de Chardonnay maravillosas se unieron a las anteriores para formar una mesa de contertulios realmente interesante. Y los íbamos a escuchar con ganas para ver qué decían si es que tenían algo que decir.

Siendo objetivo y más allá de las emociones varias, pienso que hubo de todo. Vinos emocionantes, vinos que me gustaron mucho, otros algo menos, aunque ninguno me pareció aburrido ni prescindible. Por ejemplo, en el caso de los blancos, sí encontré más emoción en la jornada anterior Rieslingniana aunque no pretendo ni comparar ni buscar ningún tipo de competición absurda.

Y en los tintos…hubo para mi cinco monstruos superiores a todo. Pero da igual. Hoy se juega una final en 90 años.

Lo principal de esto para mi es que pienso que he parendido algo además de pasármelo pipa. Luego podemos conversar si un vino tal, otro cual o el de más allá mostraba más profundidad que el de más acá pero bueno, disfrutar de todo lo que pasaba por allí era y debe ser siempre el objetivo final que me planteo en cualquier tema.

Y una cosa importante: ¡Qué gane hoy España su primer Mundial!

No puedo si no dejarles con algo que me pone la carne de gallina…como los vinos, o un buen partido de fútbol. Un homenaje a ese gran “duque” blanco que vitícolamente podría ser alguno de los vinos disfrutados.

Un saludo

………………………….

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios