Hoy no vengo a hablarles ni de vinos, ni de uvas, ni de levaduras, ni de cepas, ni de bodegas. Pero sí de algo fundamental si entienden el sector como lo entiendo yo, no alejado de la estructura sociocultural y rural de las regiones y pueblos que lo forman.

Trataré de explicarme (si puedo) 🙂

Entramos en el 2010, que será el punto medio del periodo 2007-2013 en el que se estableció un Programa Estratégico de Desarrollo Rural, apoyado con Planes Comarcales y Planes Locales. ¿Y qué resultados se han producido?

El sector del vino, en cualquier región que se precie, no creo que deba consistir en un conjunto de bodegas aisladas y ajenas a la realidad que les rodea, o en un conjunto de viñedos tratados por viticultores sin ninguna vinculación específica ni arraigo a la zona en la que se sitúen. No.

El vino, viñedo, sector (llámenlo como quieran) pienso que siempre ha sido un vínculo, un nexo entre las gentes que en él han participado; un vehículo indispensable del desarrollo rural y socio-económico de las zonas en donde la tradición vinícola está situada con arraigo y que, a raíz de la “industrialización” o “empresarialización” del mismo, puede que pierda ese sentido indispensable y único que creo que tiene.  Ese tejido que tanto se ha tardado en tejer y confeccionar no puede desaparecer.

No vale disponer de capital para montar una bodega en el territorio X y obviar todo lo intrínseco al patrimonio socio-cultural de esa región. Conozco bodegas creadas en, por ejemplo, Galicia y que se gestionan desde despachos de Promotoras Inmobiliarias en Barcelona estando los directivos muy separados de la realidad en que se deberían mover. Me parece pan para hoy y hambre para mañana.

No solamente valen las cuentas de explotación, ni los resultados numéricos. Aquí hay algo más.

Por eso, ahora que nos situamos en este punto medio del Plan de Desarrollo Rural, creo que sería bueno que se establecieran amenazas,  debilidades, objetivos, fortalezas y oportunidades que acechan al sector, para que el desarrollo del mismo vaya ligado al de sus pueblos y sus gentes. Y en función de ello, actuar.

Pienso que no debemos aislar o separar lo que ha sido la tradición o una forma de vida pasada del momento moderno actual en el que nos encontramos. Estos Planes deben buscar esas convergencias para así promover el desarrollo y modernización de unos modelos que corren el riesgo de desaparecer si no buscamos unas soluciones. Y en ese sentido, pienso que autoridades públicas, trabajadores, empresarios, medios de comunicación, consumidores y demás eslabones de cualquier cadena debemos remar todos en el mismo barco y en la misma dirección.

2013 está cerca…el Desarrollo Rural es indispensable. Luego podemos hablar de una viticultura sostenible, del medio ambiente, de la enología, de prácticas más o menos orgánicas…Todo converge en la sociedad que lo desarrolla y en el futuro de sus pueblos. Pensemos en el legado que quedará en el futuro para generaciones posteriores.

Les dejo con un video de uno de los grupos más grandes que he podido ver en directo. Música para disfrutar.

 Un saludo

…………………..

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios