Dice la Real Academia Española de la Lengua que un cacique es aquella persona que en una colectividad o grupo ejerce un poder abusivo.

Algo verdaderamente impensable que se diera en los tiempos en que vivimos pero no tan lejano en el tiempo histórico español, en donde algunos caciques han dominado determinado pueblos y/o regiones. El asunto que me lleva a hablar de ello es que no creo que esta forma de actuar haya desaparecido en el ámbito de la sociedad.

Caciques quedan. Unos cuantos.

Y sicarios, palmeros, pelotas, aduladores, y necios.

Estamos a una semanita del evento famoso llamado Wine Future Rioja. Ya saben todo lo que ha acontecido en el tema las personas que siguen el blog y los blogs amigos y por ello no me voy a repetir aquí.

Ya se vaticina el éxito del mismo. Sólo entiendo que pueda existir un resultado exitoso y es si dentro de unos meses se habla más y mejor del vino de Rioja (ya que es ahí donde se celebra) en el mundo y por ello aumentan las ventas. Si no es así (lo que ocurre es que poco de Rioja se hablará en esta especie de club que se han montado unos cuantos), este negocio de montar chiringos habrá sido un fracaso rotundo, a pesar del maquillaje que lo quieran poner. Eso sí, los cobros pactados se habrán hecho y alguien se irá contento a casa.

Pero volvamos a esos cotos en donde gobiernan caciques y hay palmeros del jijiji-jajaja para satisfacer el ego determinado. Pero oigan ¿tanto necesitan algunos ver su ego reflejado en el filo de las tijeras amputadoras? El problema es que estos patios de verduleras dominados por caciques se están convirtiendo en puntos de encuentros de alargamiento de penes, es decir, a ver quién la tiene más larga. Y en eso, yo firmo la retirada porque no me interesa.

Chulescas actitudes, movimientos internos buscando la autopublicidad, tiradas de piedras y demás son algunas de las actitudes que en estos patios vecinales o de colegio se están viendo. Pero ya saben que Oscar Wilde decía que lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.

Y qué me dicen de los cotos provinciales de algunos políticos y autoridades públicas…uf, se deben creer que la Edad Media aún perdura y son señores feudales.

Veo nerviosismo por todos los lados. Y gente que asoma su orgullo cacique de una forma entre garza, flamenco y pato mareado.

Si bebieran más…

Les dejo con algo de blues versioneando a Muddy Waters y me despido durante unos días (muy pocos) de ustedes.

Un saludo

…………………..

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios