Como les dije en la entrega anterior sobre Domaine Henri Gouges, durante los últimos meses he tenido posibilidad de beber unos cuantos vinos tintos de dicha casa y aquí les dejo mis impresiones tras breves notas tomadas cuando los iba probando.  Respecto a los blancos, no he probado más allá de tres o cuatro vinos y no tengo una opinión medianamente formada. Alguno me pareció demasiado alcohólico y ligeramente cargado de madera frente a otra añada que me sugirió todo lo contrario. Por eso me reservo de realizar comentarios en uno o en otro sentido. Entono el mea culpa y ya sé lo que debo hacer: probar más.

Tampoco me hagan mucho caso de los comentarios, aunque ya  supongo que no lo harán, porque la subjetividad es evidente y las percepciones son muy distintas de unas narices o bocas determinadas a otras:

  • Nuits-Saint-Georges 2007: Un vino con 16 meses en barrica y que se vendimió bastante pronto la uva de la que procede (a primeros de Septiembre cuando lo normal era hacerlo en torno al 20-25 de dicho mes). Proviene de uvas que se encuentran en viñedos al sur de la Apelación (7 parcelas que en total suman 4 hectáreas). Un vino ácido, fresco, no muy largo, con bastante estructura y una nariz especiada, con frutillos rojos.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Clos-des-Porrets-Saint-Georges” 2007: Pienso que han dado un pequeño giro a este vino en los últimos años frente a otras añadas más antiguas. Lo veo algo más accesible pero tampoco para echar cohetes, más para vender rápido a hostelería sin necesidad de esperar 20 años a que alcance su agradable madurez. Más suave que de costumbre, pero no ligero. Interesante.
  • Nuits-Saint Georges Premier Cru “Les Pruliers” 2007: Un vino demasiado cerrado por el momento, muy tánico, duro, del sur de la Apelación. Robusto y rústico, para mi demasiado en este momento.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Chaignots” 2006: Muy intenso en nariz, afrutado y notas como de café y tabaco algo excesivas. En boca aún está demasiado joven aún. De mediana longitud y no excesivamente profundo.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Vaucrains” 2006: Muy tímido en sus comienzos, necesitado d euna Buena aireación. Abundante fruta negra, aromas de barbacoa, carne, tabaco, tierra mojada. Muy profundo. En boca es tremendo, largo, intenso, tánico pero con una frescura magnífica. Muy rico.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Saint-Georges” 2006: Menos accessible aún que el Vaucrains, con aromas reducidos, un tanto sucios. Tampoco supimos esperarle demasiado. En boca es potente, completo, largo, menos hecho aún que el anterior. Habrá que ver próximas botellas.
  • Nuits-Saint-Georges 2005: Brillante Village de excelente factura, con acidez y tanicidad en sintonía con el alcohol, buena nariz, algo más abierta que de costumbre, aromas de ciruelas, ahumados, como pimentón, chocolate. Boca agradable, de mediana longitud.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Clos-des-Porrets-Saint-Georges” 2005: No me convence este vino en este año, lo noto pasado de madera en sus aromas, mucho torrefacto, tostado potente. En boca le falta mayor integración de sus componentes. Parece que tiene mucho de todo pero cada cual a su aire.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Saint-Georges” 2005. Un espectáculo en nariz y en boca. Color no demasiado profundo pero al meter la nariz es un conjunto apabullante de aromas. Fruta negra, mermelada, tabaco, pimienta, chocolate fundido. Boca amplia, mucho cuerpo, pero no pesado, frescura y tanicidad a tope. Hecho para guardar muuuuchos años. Una maravilla.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Chaignots” 2002: Sí pero no, demasiado evidente, podría pasar por muchas cosas en su homogeneidad. Demasiado fofo y sin atisbos de despegue en su momento. Incluso más parado en nariz y un tanto monótono en esa fruta negra.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Vaucrains” 2002: Un vaucrains menos animal que otras veces. Incluso parece fácil, lo cual tampoco me parece que un vino de este tipo tenga que ser así. ¿Añada fofa en Gouges? Por lo que he probado, parece…
  • Nuits-Saint-Georges 2000: No se encuentra mal este Village para beber con una carne no demasiado potente. Menos primario que otras veces, con bastantes especias y chocolate en sus aromas. Boca fresca, agradable, de mediana persistencia.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Clos des Porrets-Saint Georges” 1999: Soberbio en su robustez. Sabroso, complete e intenso. Cierta opulencia en la futa inicial pero luego en boca no es cansino, sostenido por una gran acidez. Taninos aún por calmarse. Muy rico.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Pruliers” 1999: tremendamente oscuro, cerrado, impenetrable. Necesita de mucha aireación para mostrarse. Más fruta roja que negra, intenso aroma como a hongos. Buena acidez, tanino muy vivo. Largo e intenso. Para tomarlo con calma y sin prisas.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Saint Georges” 1993: Delicioso estado en el que se va encontrando este vino. Profundo, con buen cuerpo, muy sabroso en la boca, nariz con mucha fruta negra, aromas de humo, cacao, trufa. Boca amplia, con viveza, taninos muy vivos, largo, compeljo. Muy bueno.
  • Nuits-Saint-Geoges Premier Cru “Les Vaucrains” 1990: No ha envejecido bien en este caso esta botella. Corcho algo tocado, demasiado deslabazado el vino, sin intensidad, apagado. Nada que decirnos.
  • Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Saint Georges” 1985: No se encuentra mal este vino, dominado por aromas secundarios en sus fases iniciales. Aparecen tambien aromas de confitura de ciruela, moras, aromas de hojas secas y barro. Boca redonda, bastante pulida y elegante, larga, profunda. Parece que la potencia se doma y da paso a la elegancia.
  • Nuits-Saint-Georges 1979: Pasadillo ya, muy liviano y ligero. Quizá en otro tiempo pasado fue mejor.
  • Nuits Saint-Georges Premier Cru “Les Pruliers” 1973: Tomado con algún otro vino destrozado de ese mismo año, se mantiene más firme y vigoroso que los otros. Sin gran capa de color, nariz que va convergiendo con otras zonas en vinos de cierta edad. Boca viva, larga, sedosa, suave, de buena persistencia.
  • Nuits-Saint-Georges 1969: Procedente de uvas de Les Saint-Georges según indicaron, el vino mantiene una nobleza y una garra alucinantes. Me disgusta algo en la nariz, con toques guarretes pero que tras tantos años bajo el corcho se despereza muy lentamente. En cambio en boca es una delicia, un vino escalofriante por lo que ofrece. Largo, profundo, complejo, se mastica aún la primariedad de lo evidente. Acojona.

Algunas botellas salieron de aquíDebo decir que algún caso más se ha dado de vinos longevos, pero con mucha inexactitud acerca de la añada concreta. Se apuntaba por parte de la bodega a los años 50, pero no a un año exacto. El resultado fue satisfactorio y me viene a confirmar que no envejecen mal estos vinos dentro de mi poca experiencia con Borgoñas realmente muy viejos de esas décadas.

 

Ahí la reflexión, que muchas veces hemos hablado con gente más experta que yo, sobre la convergencia. Cuando se caen los componentes primarios, cuando sobrevive el esqueleto del vino basado, cuando una botella se mantiene viva tras muchos años encorchada y entran en juego aromas más viejos, incluso si quieren oxidados…¿encuentran luego similitudes entre los viejísimos Burdeos, Borgoñas, Riojas, Barolos? Yo pienso que sí…Hay gente que opina que no, y gente que discute la capacidad de envejecimiento de unos frente a otros por la propia estructura de las uvas que componen los vinos y formas de elaboración pertinentes. Vamos, conjeturas varias…y pocas botellas para poder comprobarlo. Alguna habrá que abrir en jornada comparativa…

En cualquier caso, y como comentaba en la otra entrada, vinos difíciles en su juventud, duros, tánicos, complicados…pero si se encuentran con algún ejemplar, guárdenlo un poco y en buenas condiciones, y luego descorchen. Seguro que disfrutan de unos vinos de Borgoña honestos con su lugar de procedencia. Y no se crean que eso es tan fácil hoy en día.

 Un saludo

……………………….

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios