Aquel día del pasado mes de Julio apareció nuboso pero sin agua, aunque a media mañana cambió la situación y una fuerte tormenta hizo que lloviera a cántaros en Nuits-Saint-Georges, una de las villas más grandes en tamaño de lo que se conoce como la Côte de Nuits de Borgoña, es decir, la parte norte de la Côte D’Or.

Aunque algunos ya lo sabrán, es en toda esta zona de Borgoña que comprende desde Nuits-Saint-Georges a los extrarradios de Dijon donde se concentran un buen número de las mejores y más afamadas bodegas o Domaines de Borgoña y muchas de las parcelas de viñedo más importantes en cuanto al cultivo de la variedad Pinot Noir. Nombres de viñedos como Romanée-Conti, Musigny, Chambertin, Bonnes-Mares, La Tâche, Les Amoureuses, etc. suenan en la boca de cualquier aficionado vínico como lugares en donde grandes mitos vínicos se han producido a partir de esa variedad.

Había madrugado bastante y estuve recorriendo, antes de parar en la ciudad, diferentes parcelas de viñedo de la Apelación para ver “in situ” lo que había probado en botella en muchas ocasiones. Viñedos como Chaignots, Les St. Georges, Vaucrains, Pruliers, etc. son parte de todo el potencial que nos ofrece esta villa, caracterizada posiblemente por producir unos vinos tintos con un toque algo más rústico que lo que suele ser habitual en la Côte de Nuits.

A las 10.00 de la mañana iba a visitar un Domaine del que llevaba probando vinos desde hace bastantes años y que para mi era una satisfacción enorme poderles visitar ya que lo considero uno de los más clásicos y mejores ejemplos de lo que Nuits-Saint-Georges puede dar al aficionado vínico: Domaine Henri Gouges. Luego les hablaré más en profundidad pero el portfolio de viñedos que manejan es impresionante y es una de las mejores direcciones si alguien quiere empaparse de lo que es esta Apelación y sus diferentes vinos (quizá, para mi, junto con Robert Chevillon sean las dos mejores direcciones).

Para escribir esta entrada y la siguiente en el blog debo agradecer a muchas personas la posibilidad que me han dado de probar a lo largo de los últimos meses diferentes botellas de esta casa, y en especial también quería agradecer el trato recibido en la bodega por parte de la familia Gouges. Sin ellos, esto sería imposible.

Decía el escritor y filósofo francés Jean Paul Sartre que quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es. Si aplico esto a este Domaine habría que decir que ellos asumen la dificultad que presentan sus vinos para ser bebidos en el corto plazo. Lo dicen así, sin tapujos, y lo dicen porque son así. Esa rusticidad que aporta la Pinot Noir en esta zona requiere de paciencia para poder sacarle todo lo que lleva dentro. Ténganla porque merece la pena, se lo aseguro.

La visita fue apasionante, larga, densa, llena de contenido. Hablamos de su historia, de su evolución, de sus viñas, de las elaboraciones, de los envejecimientos, del mercado…A la vez íbamos visitando todo y probando diferentes vinos en esa mesita de madera que tienen cercana a las oficinas en donde G. Gouges mostraba mucho interés en explicarnos lo que su familia lleva haciendo desde hace muchos años.

Es un Domaine con una importancia capital dentro de la historia de Borgoña, ya que fue de los primeros que empezó a vender vino embotellado cuando todo el poder recaía en los Négociants allá por los lejanos años 20. Además, su iniciativa de plantar rye-grass en las calles entre viñas para evitar la erosión del suelo fue una medida que pronto fue copiada por otra serie de productores. Y también hay que reconocerle el ser pionero en la elaboración de vino blanco en Nuits-Saint-Georges a partir de una mutación de la Pinot Noir.

Como he dicho antes, elabora vinos en las mejores parcelas de la Apelación y dentro de su catálogo podemos encontrar las siguientes propuestas:

Bourgogne Rouge

Nuits-Saint-Georges Village

Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Perrières” (blanco)

Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Chaignots”

Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Clos-des-Porrets-Saint-Georges” (monopole)

Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Chaines Carteaux”

Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Pruliers”

Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Vaucrains”

Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Saint-Georges”

Tal y como me estuvieron explicando, actualmente disponen de 15 hectáreas de viñedo en donde intentan trabajar con rendimientos bastante bajos. Vinifican los tintos en depósitos de cemento despalillando completamente la uva (el acero inoxidable lo usan para blancos), con unas temperaturas de fermentación que no suelen pasar de 30º C. Tras fermentar, durante 3-4 días hacen “pigeage” en torno a 1-2 veces al día para poder extraer más sustancia polifenólica, color, etc.

 

Las crianzas se hacen en barricas de las cuales en torno a un 20% son de roble nuevo, teniendo los vinos en ellas unos 18-22 meses según la parcela y características de cada cosecha. Realizan un trasiego al introducir el vino en la barrica desde el depósito, otro tras la fermentación malo-láctica y otro antes del embotellado. Generalmente no filtran al embotellar.

El resultado: vinos potentes, duros en su juventud, que expresan muy bien de dónde proceden, necesitados de paciencia para que vayan domándose esos taninos que nos ofrece la Pinot en esta versión un tanto más potente. 

 

 

Hablaremos en la siguiente entrega de una serie de vinos que he podido disfrutar de este Domaine durante los últimos meses. Opciones fantásticas, buenas, regulares y alguna decepción. Como todo.

 Les dejo con algo puramente robusto y que envejece muy bien, como estos vinos.

Un saludo

……………………

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios