Un buen amigo me mandaba hace unos días un tremendo, intenso y esclarecedor informe que publicaba este organismo del Reino Unido en el que se comparaba la composición en nutrientes entre productos de la agricultura y la ganadería orgánica y la convencional.

 

 

Para que sepan de qué hablo:

http://www.food.gov.uk/news/newsarchive/2009/jul/organic

http://www.food.gov.uk/multimedia/pdfs/organicreviewappendices.pdf

El trabajo tiene su aquél ya que viene dirigido por Alan Dangour, uno de los nutricionistas más importantes que hay en toda la Unión Europea. La verdad es que es un informe extenso, incluso pesado de leer y posiblemente no lo hagan pero se lo recomiendo porque parte de 162 artículos publicados entre 1958 y 2008 que recogen 3558 comparaciones de composiciones nutricionales de distintos productos agrícolas y ganaderos.

Así mismo, Ramón Vidal, profesor del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) realizó un artículo referente al informe en donde mostraba unas opiniones que me parecen interesantes y por ello se las transmito para ver si podemos debatir un poco sobre estos temas.

Apunta el profesor Vidal que del texto se pueden sacar dos conclusiones bastante claras. La primera de ellas es la rigurosidad del trabajo realizado por el panel de expertos. La segunda apunta a que del análisis de todos los datos se deduce que no existen diferencias significativas entre la composición nutricional de los alimentos convencionales y los orgánicos. Todo esto confirma bastante lo que los técnicos en Tecnología de Alimentos vienen diciendo desde hace varios años en diferentes publicaciones científicas. Apunta Vidal que lo que puede resultar más atractivo ahora es ver cómo reaccionan los defensores o detractores de la agricultura orgánica.

Se supone que los primeros dirán que los autores del informe ignoran datos, aunque si apuntan por ahí habrá que recordarles que los datos que se omiten son datos faltos de control publicados en revistas de divulgación o en trípticos publicitarios.

Suponemos que los segundos afirmarán que la agricultura orgánica no tiene sentido.

Pues como todo en la vida, ni blanco ni negro, no creo que haya que compartir ninguna de estas dos posturas antagónicas. 

La agricultura orgánica debe existir porque hay un sector que ha hecho del ecologismo una especie de religión y medio de vida y digamos que es un grupo de gente que siente verdadera preocupación por ello y que parecen muy interesados en esa supuesta preservación de la salud y del medio ambiente (aunque la contribución de la agricultura orgánica al respeto por el medio ambiente que tanto se promulga es más que dudosa como demuestran muchos informes y estudios verdaderamente técnicos, no demagógicos o publicitarios, existentes).

Cada uno, que tenga fe en lo que quiera mientras no interfiera en la vida de los demás pero, y tal como afirma el profesor Vidal, tras este informe sí podría quedar una cosa más clara. Aquellos que nos venden productos orgánicos y esas clases del poder que lo defienden no deberían seguir publicitando bondades para la salud humana. Si hacen lo contrario, estarían intentando engañar al consumidor.

 Un saludo

……………………….

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios