La verdad es que podría contarles demasiadas cosas que me han sucedido estos últimos días respecto al mundo del vino y no sé por cuál empezar. Creo que darían para más de 25 o 30 entradas del blog con cierta longitud ya que algunas hablarían con profundidad de viñas curiosas visitadas, otras de bodegas, o de jornadas gastro-enológicas, e incluso se podrían incluir aquéllas que, en plan cotorra de peluquería, hablarían de chismes y cotilleos sobre lo que se cuece en algunas bodegas. Intentaré ir haciéndolo si la pereza estival deja de ser firme aliada en los ratos libres.

Pero bueno, antes de que llegue ese mes vacacional por excelencia (para algunos) creo que las levaduras formadoras de velo se merecen su final, que acabemos con ellas y citemos algunas. Si se van de vacaciones espero que las disfruten, si se han ido ya espero que lo hayan pasado bien, y si no se van, ánimo y a seguir currando. Al fin y al cabo, siempre se espera que los demás levanten el país 🙂

Por ejemplo, la Hansenula Anomala, feas ellas como cualquier verruga. Ya les hablé de la importancia de tener un microscopio (y de usarlo) como medida de prevención en la bodega ya que si miramos un poco podemos adelantarnos a posibles problemas posteriores. Estas levaduras suelen aparecer de un color bastante blanquecino y con un leve toque azulado, teniendo como verruguitas en su superficie. Así que, aunque no es que produzcan mucho daño, son fácilmente identificables. Otra cosa es que la gente se moleste en hacerlo pero yo creo que sí, que para eso existen esos mega laboratorios tan modernos en esas super-fashion bodegas que tanto se estilan hoy en día.

Lo mismo pasa con la Pichia fermentans, la cual es deseable observar porque son mucho más peligrosas. El motivo de su peligro es que viven a expensan del etanol y de ácidos orgánicos, pero ese etanol no lo convierte en etanal como comenté en el post anterior, si no que a partir de él obtiene dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O) por lo que produce como una dilución en el vino disminuyendo su grado alcohólico de una forma radical. Vamos, aguachirri con color…y ahora no vengan algunos a decir que los Riojas viejos o los Borgoñas ligeros vienen todos atacados con esta levadura. No digo que alguno no la tengan pero oigan, seamos serios…(tómenlo con ironía)

También está, como les comenté, el grupo de las Candida. Es un conjunto muy diverso con bastantes diferencias entre las distintas especies. Las que forman velo son mayoritariamente aeróbicas (Candida famata, Candida rugopelliculosa, etc) así que traten de evitar la presencia de oxígeno para que no se conviertan estos bichos en actores de una obra a la que no han sido invitadas. Suelen producir algo de ácido también.

 

 

 

Como ven, un mundo por descubrir, y que intentaré completar con aquello que en su día llamé “levaduras contaminantes” antes de hablar con las levaduras puramente fermentativas. Pero eso ya será dentro de algún tiempo.  

Les dejo con el Boss, está de gira por aquí…el título de esta canción me encanta. Estamos trabajando para ello…

Un saludo

…………………………………….

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios