No sé qué opinaran pero pienso que hoy en día vivimos a base de listas que nos las muestran desde bombardeos más o menos continuos.  Algo al respecto leía el otro día y pienso que no falta razón. Uno se puede hasta cansar cuando lee esos papeles que van enseñando ya sean enumeraciones de los más ricos, de los más influyentes, los más glamourosos, los mejor vestidos, los más poderosos, los coches más vendidos…y como ya se podrán imaginar el vino no es ajeno a este afán de listarlo todo. Incluso hasta en el deporte el plus se mide en la lista de medalleros, o en el ámbito musical, o que si arquitectos, autores de best sellers, y demás. Piensen en algo y seguro que algún listado clasificatorio aparece.

 Vamos, que no se salva ni el tato.

 Así, en este mundo que nos ha tocado estar y que pienso que culturalmente aparece resgularizado todas estas listas nos crean diferentes jerarquizaciones, prestigios…y tristemente, niveles de cotización y referencia. Imagínense, por ejemplo, el día en que los Magrez no salgan en la lista de vinos, que estoy seguro que lo buscan,…buf, se tambalea el imperio.

Estar en estos listados pienso que puede llegar a ser obsesión y si no se está presente parece que se cae el mundo. Bueno, que se caiga…Es decir, parece que si no se está en la “capillita” de cada uno, en esa especie de lobby con tus iguales, no existes. ¿Qué pasa entonces? ¿Tú éxito se reduce a una lista? Joder, ¡qué triste! ¿no? Parece que la supervivencia se basa en aparecer, que el poder y éxito se consigue ahí.

 Se podrán imaginar entonces cómo alrededor de todo ello pueden aparecer diferentes mafias con sus intereses en el cotarro. Aplíquenlo a cualquier ámbito, se llame Vanity Fair o Guía Michelín.

 Pero pienso que una vez que apareces y se crea esa obsesión luego llega el más difícil todavía, esa vuelca de tuerca que puede llevar incluso a la más absurda de las desesperaciones: el mantenerse.

 Claro, uno (tonto o necio, como quieran) debe exhibir ese status alcanzado y el estar siempre presente se convierte en obligación aunque para conseguirlo sirva el “todo vale”.

 Pues así, entre listas anda el juego.

 Igual que hay un “man of the year”…habrá un “wine of the year”, o un “car of the year”. Esto parece que hoy es el éxito aunque para conseguirlo, cualquier tipo de “maquillaje” pueda resultar imprescindible.

 ¿Qué opinan? ¿Veneno? ¿Necesarias?

 Hablando de venenos…

http://www.youtube.com/watch?v=9p_4UBpFn1M

No sabe nada Mr. Cooper…

 Abran el debate e incluso déjenme sus listas.

 Un saludo

…………………

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios