Por cambiar un poco de tercio ahora que estamos en época taurina…Sábado en hora punta matutina. Hacía meses que no bajaba a la Gran Vía madrileña. Bullicio, consumismo (ahora dicen que menos) y mi neurona iba preparada para adquirir algunas novedades (y otras no tan nuevas) musicales. Tras desayunar y traer buenos recuerdos a la mente en la cafetería La Suiza de la céntrica Plaza Santa Ana, me dirigí a cotillear unos cuantos libros y discos que tenía pensados.

En ese pequeño tramo del Viejo Madrid se concentran opciones descomunales de almacenes en libros & discos, pero también hay pequeñas trazas donde perderse, es decir, pequeñas tiendas en donde me gusta entrar para ver qué rareza ha llegado o qué concierto perdido se nos ha escapado desde la última vez que entramos.

 Siendo sincero, uno también piensa en el posterior aperitivo ya sea en La Venencia a base de generosos y mojama, La Toja con vino de Rosal y tortilla, El Ñeru con queso de Cabrales y sidra, o un poco de bacalao en Casa Labra.

 Ya se pueden imaginar que me lo paso pipa con estas cosas…es como ir a comprar vino. Ver, mirar, charlar, debatir que si este disco era mejor que si tal otro porque la versión X de la canción Y está bordada…En fin, chaladuras de uno. Cada día comprendo más a mi madre cuando va como un maremoto por la planta de señoras de algunos almacenes (perdón mamá, un poco machista he sido pero me lo perdonas seguro).

 Ya saben los que me conocen que escucho múltiples cosas aunque los gustos preferidos vayan por The Rolling Stones, Queen, Pink Floyd, The Who, Bruce Springsteen, Dire Straits, Eric Clapton, Neil Young, Bob Dylan, AC/DC, Deep Purple, Led Zeppelin y un largo etc. Pero me sucede como en el vino, que hay momentos en que te apetecen ciertas cosas…y por eso igual puedo recibirles con algo de Wagner, de Bach, de Miles Davis o con Black Sabbath si llaman al timbre. Lo que peor llevo es el bakalao…que me suele gustar más en la cazuela que en forma de CD, vinilo o cualquier otro formato más avanzado. Claro, pero el que va sin “k”.

 Visto el desastre en Eurovisión de la participación española (entre demasiadas copas de Borgoña que hasta me hicieron ver que la ex de Marilyn Manson hizo algo demasiado light cuando un servidor esperaba un desparrame de ropa mucho más fuerte) me apetecía hablar algo de la música que recientemente he adquirido porque la verdad es que me he encontrado gran nivel  para mis gustos.

Aparte de algunas rarezas de algunos de los artistas arriba citados, sí me gustaría recomendarles (ya sé que no soy nadie para hacerlo pero es que me han excitado tanto algunas composiciones que me permito este momento) otras cositas más novedosas y que, casualmente, corresponden a artistas maduritos. Sí, de esas viejas glorias que de vez en cuando sorprenden con algunas grabaciones dignas de elogio.

 Una de las adquisiciones no es tan nueva (grabada en el año 2006) pero va para hacer un homenaje a un grupo y a una persona. Tranquilos, está vivo aún. Ya sé que en este país tendemos a hacer las alabanzas a los muertos (¡qué jodidos somos!) de las cosas que no se les ha reconocido en vida (por ejemplo, caso del recientemente fallecido Antonio Vega) pero bueno…por eso, aprovecho ahora que está vivo.

 Es un disco de José María Sanz y su grupo, es decir, Loquillo y Los Trogloditas que grabaron en directo en el BEC! (Bilbao Exhibition Centre) y que me parece demoledor. Rock español con mayúsculas. Se llama “Hermanos de Sangre” y es puro, sin adornos. Me ha encantado.

 Son 19 canciones en un CD que vienen acompañadas por un DVD de la actuación y que muestra la personalidad de este cantante por el que siempre he tenido una especial admiración. Recuerdo una vez, en el Estadio Vicente Calderón de Madrid, durante la última visita de los Stones a Madrid, actuaron ellos de primeros teloneros, por delante de los americanos Jet (y mira que me apetecía verlos en directo), y la verdad es que se los comieron y se metieron al público en el bolsillo desde los primeros instantes.

Pues eso, un disfrute con rock callejero, urbano, de garaje…¡cuidadín no me lleven al vino con este término que hay garajes en donde cabrían varios trailers!

Vean vean:

 http://www.youtube.com/watch?v=syNruT3WWdk

 http://www.youtube.com/watch?v=0suxiRCMBmg&feature=related

 La segunda opción que compré y que me ha dejado una grata impresión es el último trabajo de J.J.Cale: “Roll On”. Es un tipo raro, creo que vive medio aislado por el sur del desierto de California y que hace lo que le apetece cuando le da la gana. ¡Olé! Me suena…Es decir, va a su puñetera bola. Nunca ha sido dado a grandes giras ni a grabar muy de continuo y por eso, cada trabajo nuevo lo cojo con pasión.

 Se junta bastante últimamente con Clapton (en este trabajo también colabora) y saca discos que yo los suelo definir como “de terraza al atardecer”. Se lo explico aunque sea un poco largo.

 Mis abuelos maternos compraron hace muuuchos años una pequeña parcela en la sierra madrileña e hicieron una casita en la que han solido veranear. Allí he pasado tan buenos momentos desde que nací, que me hizo hasta poner la foto de parte del jardín como cabecera de este blog (por si alguien no sabía a qué se refería) en recuerdo y homenaje a esas dos personitas que en su día decidieron, con gran acierto, meterse a construir esa casa.

 Bueno, pues hay un porche, una terraza, en la parte delantera en la que un servidor suele descorchar algunas cosas de vez en cuando y si al “jefe” (mi aitite-abuelo) le apetecen. Allí te relajas y con un poco de buen vino y buena música, cuando el sol cae, que entra una brisita deliciosa…¡pues imagínense ustedes! Y esa música de Mr. Cale (J.J. no John, que es otro crack) me pega ahí porque crea la atmósfera que me gusta en esos momentos cuando aparece a la vez un Montlouis, un Rioja o un delicioso Volnay (por decir algo)  junto a alguna chuminada de papeo, y ves pasar las horas mientras anochece lentamente hasta que la bajada de temperatura puede obligar a coger una ligera prenda de abrigo aunque sea pleno mes de agosto, y en ese momento igual una partidita de mus se empieza a preparar para así acabar los últimos sorbos de la/las botella/as que se hayan abierto anteriormente.…En fin, el verano anda cerca y bajaremos por allí de vez en cuando.

 Pues este ‘Roll On’ es delicioso. Pienso que J.J. disfruta haciendo esto y se le nota. 13 cortes de estilo Cale, con esa mezcla entre Rock y Blues, entre Country y Jazz; en donde me gusta que no se pierdan las raíces de lo que se ha sido y se es. Como en el vino.

 http://www.youtube.com/watch?v=x914HPDPGUs&feature=related

                                              La tercera propuesta me lleva a un león que tampoco se encuentra en estado de lactancia pero que conserva una madurez realmente bien llevada musicalmente hablando. Sí, a ese de Belfast: Van Morrison. No sé si acuerdan del mítico ‘Astral Weeks’ que sacó allá por finales de los años 60. Pues tras cumplir 40 años de tan sublime obra, el gruñón de Van decidió dar un concierto en Los Ángeles, grabarlo y publicarlo en homenaje a aquél.

 

 

Teta, pero de la buena. Oir esa voz en el Sweet Thing es algo realmente sublime…Lo curioso de esta grabación es que la hizo con músicos que no los conocía de nada y a los que instruyó pocas horas antes de las grabaciones, dejando que cada uno expresara sus sentimientos. Para mí, una joya.

http://www.youtube.com/watch?v=4BYvoH2_XuA

Me encanta oír y escuchar esa música que me recuerda a taberna, con ese vozarrón que conserva bajo esas eternas gafas y su mal genio. Imprescindible.

 Si seguimos hablando de ‘chavales’ voy a concluir con un doble CD (les recomendaría también los últimos trabajos de Neil Young y Bob Dylan) de otro cantante muy peculiar: Leonard Cohen. No es nada nuevo, si no un ‘Live in London’ sacado en el 2009 que resume maravillosamente bien muchas de sus obras maestras tras un concierto en el O2 londinense el pasado 17 de julio de 2008.

 Su voz ronca y su prosa ayudan a crear de nuevo una atmósfera un tanto especial que, excentricidades mías, se combinan demasiado bien con un poco de chocolate y una copa de algo un tanto dulcecito oyendo de fondo el ruido del oleaje (por cierto, les recomiendo también un disco que en su día compré para ponerlo de música de fondo mientras estudiaba y que se basa únicamente en sonidos de olas marinas).

 http://www.youtube.com/watch?v=ttv5dyvtF4o

 

Como ven, cada día estamos peor (pero nos lo pasamos bien, que de eso se trata)

 Un saludo

…………………………

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios