mayo 2009


No sé qué opinaran pero pienso que hoy en día vivimos a base de listas que nos las muestran desde bombardeos más o menos continuos.  Algo al respecto leía el otro día y pienso que no falta razón. Uno se puede hasta cansar cuando lee esos papeles que van enseñando ya sean enumeraciones de los más ricos, de los más influyentes, los más glamourosos, los mejor vestidos, los más poderosos, los coches más vendidos…y como ya se podrán imaginar el vino no es ajeno a este afán de listarlo todo. Incluso hasta en el deporte el plus se mide en la lista de medalleros, o en el ámbito musical, o que si arquitectos, autores de best sellers, y demás. Piensen en algo y seguro que algún listado clasificatorio aparece.

 Vamos, que no se salva ni el tato.

 Así, en este mundo que nos ha tocado estar y que pienso que culturalmente aparece resgularizado todas estas listas nos crean diferentes jerarquizaciones, prestigios…y tristemente, niveles de cotización y referencia. Imagínense, por ejemplo, el día en que los Magrez no salgan en la lista de vinos, que estoy seguro que lo buscan,…buf, se tambalea el imperio.

Estar en estos listados pienso que puede llegar a ser obsesión y si no se está presente parece que se cae el mundo. Bueno, que se caiga…Es decir, parece que si no se está en la “capillita” de cada uno, en esa especie de lobby con tus iguales, no existes. ¿Qué pasa entonces? ¿Tú éxito se reduce a una lista? Joder, ¡qué triste! ¿no? Parece que la supervivencia se basa en aparecer, que el poder y éxito se consigue ahí.

 Se podrán imaginar entonces cómo alrededor de todo ello pueden aparecer diferentes mafias con sus intereses en el cotarro. Aplíquenlo a cualquier ámbito, se llame Vanity Fair o Guía Michelín.

 Pero pienso que una vez que apareces y se crea esa obsesión luego llega el más difícil todavía, esa vuelca de tuerca que puede llevar incluso a la más absurda de las desesperaciones: el mantenerse.

 Claro, uno (tonto o necio, como quieran) debe exhibir ese status alcanzado y el estar siempre presente se convierte en obligación aunque para conseguirlo sirva el “todo vale”.

 Pues así, entre listas anda el juego.

 Igual que hay un “man of the year”…habrá un “wine of the year”, o un “car of the year”. Esto parece que hoy es el éxito aunque para conseguirlo, cualquier tipo de “maquillaje” pueda resultar imprescindible.

 ¿Qué opinan? ¿Veneno? ¿Necesarias?

 Hablando de venenos…

http://www.youtube.com/watch?v=9p_4UBpFn1M

No sabe nada Mr. Cooper…

 Abran el debate e incluso déjenme sus listas.

 Un saludo

…………………

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios

No sé si se acuerdan pero hace un cierto tiempo ya de esto:

 https://iglegorburu.wordpress.com/2007/12/13/seres-extranos-%c2%bfo-no-un-pequeno-inicio/ 

Luego fui viendo morfología celular de los “bichos” y no es que me haya olvidado de seguir con todo ello, si no que por un motivo u otro no había continuado.

 Viendo los tipos de levaduras que cité, creo que sería interesante comentar cuatro cosas sobre dos especies de las apiculadas: la Kloeckera (Kloeckera apiculata) y la forma esporulante de la misma: Hanseniaspora (Hanseniaspora valbyensis).

 Son levaduras con células grandes o pequeñas, casi redondas, más ovoidales o con la forma de un limón debido a su gemación bipolar (es decir, las células hijas surgen desde los extremos opuestos de la célula madre).

 https://iglegorburu.wordpress.com/2008/01/02/reproducciones/

El motivo de comenzar con ellas no es por antojo personal si no que suelen ser las que primero actúan en la fermentación alcohólica (por eso se las suele llamar de primera fase, u oxidativas) ya que han sido a menudo identificadas como las especies dominantes en las uvas del viñedo. El asunto es que en la fermentación van desapareciendo porque no resisten muy bien la presencia del etanol que se va formando.

 Personalmente las tengo algo de miedo porque suelen aumentar la acidez volátil (por el acetato de etilo, dando olores a pegamentos, cetonas y demás), porque producen bastante etanal y disminuyen la fracción del sulfuroso libre (seguro que les suenan esos olores maderizados que luego pasan como a escabeches), por su alta capacidad de oxidación de antocianos y taninos (sobre todo de catequinas, dando esos gustos tan amargosos que a veces recuerdan a la cerveza); y también porque suelen ser unas levaduras bastante glotonas que asimilan muchos nutrientes (Nitrógeno asimilable y vitaminas principalmente) que serían útiles para otras levaduras fermentativas y además no los consiguen fermentar porque, como ya he dicho, no sobreviven al no resistir el etanol.

 Por eso, siempre la tendencia ha ido a hacer que la levadura Saccharomyces cereviseae (la de la fermentación de toda la vida) sea la que actúe desde el principio fermentativo (de ahí por ejemplo que uno de los usos del sulfuroso empleado sea para quitar las apiculadas, o que se hayan usado levaduras seleccionadas, o que se haya estudiado e incrementado la presencia mayor en la uva de la Saccharomyces cereviseae, o que antiguamente se hiciera la fermentación super 4, es decir, comenzar la fermentación con 4 grados de alcohol usando vinos de otros años para que esa ya presencia de etanol impidiese el desarrollo de las apiculadas).

 En fin, como ven, no son agradables compañeras de viaje.

 Seguiremos de vez en cuando comentando cositas de estas de una forma sencilla y, espero, entendible.

 Por cierto, en este caso el alcohol parece que sí acaba con estas levaduras…pero no puede con todo, al menos, no ha podido.  Vean y disfruten. 🙂

¡¡Grandes Keith, Charlie, Mick!!  🙂 ¿Ronnie? Va venga, también…son muchos años ya.

……………………..

The Show Must Go On (Queen)

Por cambiar un poco de tercio ahora que estamos en época taurina…Sábado en hora punta matutina. Hacía meses que no bajaba a la Gran Vía madrileña. Bullicio, consumismo (ahora dicen que menos) y mi neurona iba preparada para adquirir algunas novedades (y otras no tan nuevas) musicales. Tras desayunar y traer buenos recuerdos a la mente en la cafetería La Suiza de la céntrica Plaza Santa Ana, me dirigí a cotillear unos cuantos libros y discos que tenía pensados.

En ese pequeño tramo del Viejo Madrid se concentran opciones descomunales de almacenes en libros & discos, pero también hay pequeñas trazas donde perderse, es decir, pequeñas tiendas en donde me gusta entrar para ver qué rareza ha llegado o qué concierto perdido se nos ha escapado desde la última vez que entramos.

 Siendo sincero, uno también piensa en el posterior aperitivo ya sea en La Venencia a base de generosos y mojama, La Toja con vino de Rosal y tortilla, El Ñeru con queso de Cabrales y sidra, o un poco de bacalao en Casa Labra.

 Ya se pueden imaginar que me lo paso pipa con estas cosas…es como ir a comprar vino. Ver, mirar, charlar, debatir que si este disco era mejor que si tal otro porque la versión X de la canción Y está bordada…En fin, chaladuras de uno. Cada día comprendo más a mi madre cuando va como un maremoto por la planta de señoras de algunos almacenes (perdón mamá, un poco machista he sido pero me lo perdonas seguro).

 Ya saben los que me conocen que escucho múltiples cosas aunque los gustos preferidos vayan por The Rolling Stones, Queen, Pink Floyd, The Who, Bruce Springsteen, Dire Straits, Eric Clapton, Neil Young, Bob Dylan, AC/DC, Deep Purple, Led Zeppelin y un largo etc. Pero me sucede como en el vino, que hay momentos en que te apetecen ciertas cosas…y por eso igual puedo recibirles con algo de Wagner, de Bach, de Miles Davis o con Black Sabbath si llaman al timbre. Lo que peor llevo es el bakalao…que me suele gustar más en la cazuela que en forma de CD, vinilo o cualquier otro formato más avanzado. Claro, pero el que va sin “k”.

 Visto el desastre en Eurovisión de la participación española (entre demasiadas copas de Borgoña que hasta me hicieron ver que la ex de Marilyn Manson hizo algo demasiado light cuando un servidor esperaba un desparrame de ropa mucho más fuerte) me apetecía hablar algo de la música que recientemente he adquirido porque la verdad es que me he encontrado gran nivel  para mis gustos.

Aparte de algunas rarezas de algunos de los artistas arriba citados, sí me gustaría recomendarles (ya sé que no soy nadie para hacerlo pero es que me han excitado tanto algunas composiciones que me permito este momento) otras cositas más novedosas y que, casualmente, corresponden a artistas maduritos. Sí, de esas viejas glorias que de vez en cuando sorprenden con algunas grabaciones dignas de elogio.

 Una de las adquisiciones no es tan nueva (grabada en el año 2006) pero va para hacer un homenaje a un grupo y a una persona. Tranquilos, está vivo aún. Ya sé que en este país tendemos a hacer las alabanzas a los muertos (¡qué jodidos somos!) de las cosas que no se les ha reconocido en vida (por ejemplo, caso del recientemente fallecido Antonio Vega) pero bueno…por eso, aprovecho ahora que está vivo.

 Es un disco de José María Sanz y su grupo, es decir, Loquillo y Los Trogloditas que grabaron en directo en el BEC! (Bilbao Exhibition Centre) y que me parece demoledor. Rock español con mayúsculas. Se llama “Hermanos de Sangre” y es puro, sin adornos. Me ha encantado.

 Son 19 canciones en un CD que vienen acompañadas por un DVD de la actuación y que muestra la personalidad de este cantante por el que siempre he tenido una especial admiración. Recuerdo una vez, en el Estadio Vicente Calderón de Madrid, durante la última visita de los Stones a Madrid, actuaron ellos de primeros teloneros, por delante de los americanos Jet (y mira que me apetecía verlos en directo), y la verdad es que se los comieron y se metieron al público en el bolsillo desde los primeros instantes.

Pues eso, un disfrute con rock callejero, urbano, de garaje…¡cuidadín no me lleven al vino con este término que hay garajes en donde cabrían varios trailers!

Vean vean:

 http://www.youtube.com/watch?v=syNruT3WWdk

 http://www.youtube.com/watch?v=0suxiRCMBmg&feature=related

 La segunda opción que compré y que me ha dejado una grata impresión es el último trabajo de J.J.Cale: “Roll On”. Es un tipo raro, creo que vive medio aislado por el sur del desierto de California y que hace lo que le apetece cuando le da la gana. ¡Olé! Me suena…Es decir, va a su puñetera bola. Nunca ha sido dado a grandes giras ni a grabar muy de continuo y por eso, cada trabajo nuevo lo cojo con pasión.

 Se junta bastante últimamente con Clapton (en este trabajo también colabora) y saca discos que yo los suelo definir como “de terraza al atardecer”. Se lo explico aunque sea un poco largo.

 Mis abuelos maternos compraron hace muuuchos años una pequeña parcela en la sierra madrileña e hicieron una casita en la que han solido veranear. Allí he pasado tan buenos momentos desde que nací, que me hizo hasta poner la foto de parte del jardín como cabecera de este blog (por si alguien no sabía a qué se refería) en recuerdo y homenaje a esas dos personitas que en su día decidieron, con gran acierto, meterse a construir esa casa.

 Bueno, pues hay un porche, una terraza, en la parte delantera en la que un servidor suele descorchar algunas cosas de vez en cuando y si al “jefe” (mi aitite-abuelo) le apetecen. Allí te relajas y con un poco de buen vino y buena música, cuando el sol cae, que entra una brisita deliciosa…¡pues imagínense ustedes! Y esa música de Mr. Cale (J.J. no John, que es otro crack) me pega ahí porque crea la atmósfera que me gusta en esos momentos cuando aparece a la vez un Montlouis, un Rioja o un delicioso Volnay (por decir algo)  junto a alguna chuminada de papeo, y ves pasar las horas mientras anochece lentamente hasta que la bajada de temperatura puede obligar a coger una ligera prenda de abrigo aunque sea pleno mes de agosto, y en ese momento igual una partidita de mus se empieza a preparar para así acabar los últimos sorbos de la/las botella/as que se hayan abierto anteriormente.…En fin, el verano anda cerca y bajaremos por allí de vez en cuando.

 Pues este ‘Roll On’ es delicioso. Pienso que J.J. disfruta haciendo esto y se le nota. 13 cortes de estilo Cale, con esa mezcla entre Rock y Blues, entre Country y Jazz; en donde me gusta que no se pierdan las raíces de lo que se ha sido y se es. Como en el vino.

 http://www.youtube.com/watch?v=x914HPDPGUs&feature=related

                                              La tercera propuesta me lleva a un león que tampoco se encuentra en estado de lactancia pero que conserva una madurez realmente bien llevada musicalmente hablando. Sí, a ese de Belfast: Van Morrison. No sé si acuerdan del mítico ‘Astral Weeks’ que sacó allá por finales de los años 60. Pues tras cumplir 40 años de tan sublime obra, el gruñón de Van decidió dar un concierto en Los Ángeles, grabarlo y publicarlo en homenaje a aquél.

 

 

Teta, pero de la buena. Oir esa voz en el Sweet Thing es algo realmente sublime…Lo curioso de esta grabación es que la hizo con músicos que no los conocía de nada y a los que instruyó pocas horas antes de las grabaciones, dejando que cada uno expresara sus sentimientos. Para mí, una joya.

http://www.youtube.com/watch?v=4BYvoH2_XuA

Me encanta oír y escuchar esa música que me recuerda a taberna, con ese vozarrón que conserva bajo esas eternas gafas y su mal genio. Imprescindible.

 Si seguimos hablando de ‘chavales’ voy a concluir con un doble CD (les recomendaría también los últimos trabajos de Neil Young y Bob Dylan) de otro cantante muy peculiar: Leonard Cohen. No es nada nuevo, si no un ‘Live in London’ sacado en el 2009 que resume maravillosamente bien muchas de sus obras maestras tras un concierto en el O2 londinense el pasado 17 de julio de 2008.

 Su voz ronca y su prosa ayudan a crear de nuevo una atmósfera un tanto especial que, excentricidades mías, se combinan demasiado bien con un poco de chocolate y una copa de algo un tanto dulcecito oyendo de fondo el ruido del oleaje (por cierto, les recomiendo también un disco que en su día compré para ponerlo de música de fondo mientras estudiaba y que se basa únicamente en sonidos de olas marinas).

 http://www.youtube.com/watch?v=ttv5dyvtF4o

 

Como ven, cada día estamos peor (pero nos lo pasamos bien, que de eso se trata)

 Un saludo

…………………………

The Show Must Go On (Queen)

En la mesa de la Universal de Vinos nos habíamos juntado esa tarde cinco apasionados de esto del vino. Marino de la Sidrería San Gregorio, Basilio Izquierdo (ex alma mater de todo lo que implicaba enológicamente CVNE), Juan Carlos y María (responsables directos de lo acontecido) y el que escribe estas líneas.

Como ya he comentado en múltiples ocasiones, si antes la Universal de Vinos era la tienda de referencia en Logroño en lo que a esto del bebercio se refiere, ahora esta propuesta sigue vigente pero elevada a algún exponente positivo. Juan Carlos ha apostado por traerse cositas curiosas y eso hace que el interés por esa tienda aumente. Luego no me digan que no les avisé si alguna vez van por Logroño…

Y Brun. ¿Qué decirles de este excelente productor del Beaujolais? Sus vinos hablan por él (http://louisdressner.com/Brun/). La idea era hacer una jornada para beber diferentes elaboraciones suyas y tomar algo de perspectiva. En mi caso, la experiencia con Brun siempre se había basado en sus elaboraciones tintas en algunos Crus del Beaujolais, pero esta ocasión iba a servirme para probar por primera vez algo de lo blanco y rosado que hace. Aún estando correctos creo, y bajo mi punto de vista, que lo mejor de la tarde se encontró en los vinos tintos.

El plantel fue el siguiente:

Espumoso FRV Rosé NV

Chardonnay Classic 2008

Beaujolais Blanc 2007

Rosé d´folie 2008

Beaujolais L´Ancien 2008

Fleurie 2008

Côte de Brouilly 2008

Morgon 2008

In Extremis 2008

Tanto el Fleurie como el Côte de Brouilly me parecieron dos vinos tintos más que interesantes, pero fue el Morgon en donde encontré que se subía un escalón más. Una auténtica delicia.

 Curioso, dulzón y relativamente facilón el espumoso. Los blancos no desentonaban, siendo el primero algo más asequible y quizá más comercial en su concepción. El tinto L´Ancien me pareció algo más básico que los otros pero muy agradable para ir vaciando botellas en cálidas tardes.

Y el último vino, digamos con toque de botritis, equilibrado perfectamente entre azúcar y acidez, largo y profundo. Para mi lo mejor junto al Morgon.

 Como podrán imaginar, buenos ratos de tertulias con esos “monstruos” que estaban en la mesa. No sé, si encuentran cosas de Brun se las recomiendo, y si no las encuentran…ya saben dónde encontrarlas. 

Gracias por todo el despliegue a la Universal de Vinos.

 A seguir…he adquirido ahora bastante material musical del que les hablaré próximamente. 

Un saludo

……………………….

The Show Must Go On (Queen)

Fenavin estos días, mucho vino, gente de fuera y de dentro. Conferencias, jornadas, charlas, bebercio…Cansado pero se pasa bien. Se ve a amigos y compañeros de trabajo, se comparten opiniones y se debate sobre muchas cosas. Conocer puntos de vista muy diversos siempre es interesante e ilustrativo.

Fue gustoso encontrarme con gente como Carlos (de Pago Casa Gran), Roberto (ex de Casa Castillo y ahora rondando por Canarias y por más sitios…¡qué peligro!), excelente Ricard de Genium,  Oscar y sus Angostos, Rafa Cambra, Lorenzo Valenzuela y sus Barrancos, Don Daniel de Pago de Luna, y otros muchos más…

 Interesante montar lo de la Galería del Vino para que la gente pruebe aunque no en las mejores condiciones para los vinos. En fin, ritmo frenético.

 Curiosamente hubo dos momentos que me llamaron especialmente la atención debido a la misma petición que me hicieron dos personas. Una de ellas es archiconocida en el mundo del vino por tener una empresa (cuya misión loable es ganar dinero como cualquier otra) que se empezó a dar a conocer por la publicación de una Guía verde de vinos. Curiosamente, él lleva ahora gafas rojas…Como ven, combinación fatal. Cuestión de gusto. En fin, carece de eso.

La otra persona también participa en una S.L. como Director Comercial. Es una empresa basada en esto de la Internet y de la participación de muchos aficionados al mundo del vino, y que ha crecido abundantemente en los últimos años.

Lo que me chocó de ambos es que tras saludarme, su posterior y rápida sugerencia fue: “A ver si nos mandas muestras para catar”.

 Oiga usted… ¡páguelas! Mi respuesta en ambos casos fue tajante. O por lo menos mantenga antes cierto interés por preguntar lo que se hace y luego ya veremos.

Empiezo a estar cansado de los bebedores de gorra, de los jetas que van pidiendo muestras como supuestos creadores de opinión. ¿Opinión de qué? Mucho buitre volando alrededor de todo este tinglado. Acabemos con ellos de una vez. Se lo merecen por no respetar ni valorar el trabajo de muchas personas cuando ellos son incapaces de ceder ni un ápice. Estos chupópteros pienso que hacen daño al sector y un cierto insecticida habría que aplicarles.  

 Por el contrario, hubo un señor que llegó el segundo día al stand. Tendría unos 70 años. Era de Ciudad Real y con síntomas de que alguna enfermedad había pasado por su cuerpo. Me lo dijo, sí, me comentó que estaba enfermo pero que disfrutaba con el vino. Había salido de una sesión de quimioterapia y venía a darse una vuelta por la Feria para ver si veía algunos vinitos. Quería probar poco pero sí ver lo que había para celebrar en un futuro su última sesión de quimio con alguna botella. Hablamos de muchas cosas, incluso dijo que los Riojitas estaban buenos…A este sí, le regalé una botella porque el hombre disfrutaba como un enano y me hizo disfrutar con su conversación. Incluso hizo amagos de pagarla pero el rechazo estaba asegurado.

Hemos quedado en hablar tras su última sesión de quimioterapia…abrirá una botella para celebrarlo, y espero que simplemente el hombre tenga un momento de disfrute en torno a una copa de vino. Con eso me basta.

 Que aprendan otros…

También pienso criticar la actitud de muchas bodegas expositoras durante el último día de Feria ya que me parece algo sumamente lamentable y que demuestra la poca profesionalidad que hay.

 El asunto es el siguiente. La Feria empezaba a las 10.00 de la mañana y acababa a las 19.00 horas de la tarde,  pero durante las últimas horas del último día parece que muchas bodegas se lo toman para recoger rápidamente y marcharse porque piensan que los profesionales del sector ya se han ido y que solamente van a aparecer por el stand consumidores finales con ganas de echarse un trago pero sin buscar negocio.

¿Y? ¿Es que solamente se puede servir vino a importadores? ¿No se puede tratar igual de bien a un chaval que va a probar tu trabajo o a un señor mayor que cuenta batallitas de cuando empezó a beber vino? Yo me lo paso bomba…

Aguantamos pocos hasta el final, pero se sirvió vino, que era el objetivo…incluso algún profesional pasó.

Desde aquí, critico ampliamente esa postura de desinterés de las bodegas por acercar el vino a la gente, por esa espantada en cuanto ven que el tema “profesional” parece que se acaba, por dejar los stands como auténticos desiertos  en las tres-cuatro horas finales de Feria que abre las puertas a la gente de la calle, a simples aficionados que van a ver si les das una copa de vino. Me parece fantástico que beban, que prueben, que pregunten y que comenten. Algo les quedará.

 En fin, debo ser imbécil.

Un saludo

………………..

The Show Must Go On (Queen)