Alemanes organizados, franceses bien situados e identificables, italianos con buenos diseños y puestos por regiones que evita el que te despistes, austriacos a bloque en su hall aparte, un Hall 6 mezcla de cierto cajón desastre (España, Portugal, Chile, Argentina, Sudáfrica, USA…), una representación española cara y mal organizada…Vamos, todo sigue en orden, como siempre.

 

Me refiero a Pro-Wein 2009, macro feria vínica que ha tenido lugar en la ciudad alemana de Düsseldorf desde el pasado 29 al 31 de Marzo.

 

Desde aquí, a los señores de Wines from Spain de la Oficina Comercial de la Embajada Española en Alemania solamente decirles que se piensen muy bien hacia dónde quieren ir y en qué condiciones. Es hora de trabajar, señores míos. Pero de trabajar en serio, desde los estamentos más altos de la Administración hasta los niveles inferiores de las bodegas (por ejemplo, vi al señor Dönnhoff servir vino a todo tren, o a Bründlmayer, o a Bourée, o a Von Schubert -momento excepcional en esa mesita con él-,…pero eché de menos mayor presencia de elaboradores de bodegas españolas, representadas fielmente por preparados Directores de Exportación que hablan con excepcional desparpajo de las bondades de los vinos pero que son incapaces de distinguir cuándo un vino les sale con TCA o con un sulfhídrico de caballo a la hora de servirlo. Y claro, todo eso a pesar de que provenga de las excepcionales cepas centenarias tan habituales hoy en día y se usen las mejores tonelerías del mundo en ese tratamiento ebanístico.

 

Pues así, cual dinosaurio de movimientos lentos, pesados y fofos, y sin ningún tipo de evolución y dinamismo, me pareció la inmensa mayoría de la sección española. Unos bajo el paragüas del ICEX (por ejemplo, podías ver seguidos un stand de bodegas de  Jumilla, Rioja o Rías Baixas sin especificación alguna), otras bodegas bajo el paragüas de su Comunidad Autónoma (algunas de Castilla –León, Mallorca, Castilla-La Mancha, etc), otras a su aire en stands modulares. En fin, un magnífico despiporre.

 

Ánimo.

 

Entre lo probado, cosas curiosas y apetecibles: ese Kabinnet de Dönnhoff, el básicote delicioso de Foradori, Christmann y su vino tinto, ese Auslese de Maximin, algunos Barolos de Vietti, algo de Brocard, Drouhin, chenin de Joguet, y otras muchas que quedarán por ahí en algún punto de la retina para cuando uno se vuelva a encontrar con ellas.

 

Un saludo

………………………………

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios