La segunda sesión con los vinos de Pascal Gitton se inició con el Pouilly-Fumé “Clos Joanne D´Orion” 2007. Es un vino que procede de una parcela de 1,33 hectáreas plantadas en 1975, con exposición noroeste y con una pendiente del 20 al 35%. El patrón es el SO4 y ha permanecido este Sauvignon Blanc unos 11 meses en inox con las lías.

 

El resultado muestra un color amarillo bastante pálido. Al principio la nariz tiene algún toque de azufre pero que con cierta aireación se disipa y muestra una mediana intensidad en aromas herbáceos, florales, fruta blanca, mineral. Afortunadamente con el paso del tiempo el vino se va viniendo arriba y va mostrando muchos más matices aromáticos. En la boca la entrada es muy sabrosa, te llena enseguida las papilas de sensaciones diversas, con cierto toque graso y un final elegantemente amargoso. Bien equilibrado y de persistencia bastante larga. Me ha parecido muy interesante.

 

El Pouilly-Fumé “Les Péchignolles” 2005 es un vino que viene de cepas plantadas en 1970 sobre suelos calcáreos, en una parcela de 1,40 hectáreas con exposición suroeste y sobre una pendiente del 5%. El patrón es el 3309 y está vendimiado mecánicamente. Lías en depósito de 9 a 12 meses.

 

La verdad es que presentaba un color amarillo de bastante más intensidad que el anterior. Más maduro en nariz, más apretada, toques de ceniza, almíbar, manzana. La boca presenta interesante estructura, densidad, algo amargosa y con un postgusto un poco goloso.

 

El siguiente vino fue el Sancerre Galinot 2003. Sinceramente, no me atrevo a valorarlo puesto que pienso que no se encontraba la botella en sus mejores condiciones. Para mi los aromas que desprendía eran, al menos, extraños.

 

El Sancerre “Les Herses d´Or” 2003 resulta un vino de color algo más dorado, con una nariz que oscila entre toques amielados, leves puntas barnizadas, compota de manzana, y aromas lácticos. En boca es algo opulento, largo en su trago, pero pienso que no le vendría mal una mayor frescura. No sé si el exceso battonage que le aplica podría reducirse y ver qué pasa. Me gustaría comprobarlo J

 

El último vino fue un Sancerre tinto: Les Pommereaux 2005. Un vino de cepas de 1970 de Pinot Noir con un viñedo en exposición este y con pendiente del 10%. Plantado sobre el patrón SO4, se vendimia mecánicamente y se cría en barricas o toneles de 600 litros (no indican el tiempo).

 

El vino muestra síntomas de juventud nada más aparecer en la copa. Conserva una bonita capa de color rojizo, y pronto empiezan a surgir aromas a violetas, cerezas, toques ahumados y minerales. La verdad es que el trabajo con la madera creo que es interesante, muy bien integrada. En boca destaca su acidez, con un tanino intenso, de buena estructura y longitud. Pienso que ahora lo marca su juventud pero habrá que ver qué tal evoluciona. Espero no perdérmelo.

 

La verdad es que me gustaría agradecer a Juan Carlos Somalo y a su Universal de Vinos la preparación de estas dos jornadas en torno a un productor como Pascal Gitton. Sin duda he disfrutado bastante y encima terminamos con la presencia del vino de hielo riojano por parte de su “padre”: Miguel Ángel Ruiz. Gracias.

 

Ya sabe mi opinión dentro de las tres opciones que nos trajo ;-).

 

Tiempo.

 

Un saludo

 …………………………..

The Show Must Go On (Queen)

Anuncios