Siempre que acudía en los últimos años a la tristísima feria madrileña Iberwine la visita más divertida era la que tenía lugar en la mesita en la que Pascal Gitton ofrecía sus vinos del Loira. Dicharachero en sus explicaciones, bromista en sus apreciaciones, viticultor y vividor en su tiempo libre. Y honesto en su conjunto.

 

El hombre andaba un poco desesperado por la poca aceptación que sus vinos tenían en este país y por lo difícil que le resultaba buscar una importación y distribución de garantías y que más o menos siguiera una cierta continuidad. Bueno, suele ser lo habitual amigo Pascal.

 

Pero el placer vínico estaba ahí. Diferentes uvas, diferentes parcelas, diferentes elaboraciones.

 

Ahora de nuevo he retomado contacto con sus vinos gracias a mi amigo Juan Carlos de la Universal de Vinos. Sí, ése tarado que en Logroño trae a Landron, a Texier, a Huet y ahora, por qué no, a Gitton. ¿Difícil? Es posible, pero no por él, si no por la propia falta de interés del personal en probar cosas nuevas, en aprender, y en definitiva por la propia falta de entusiasmo en sumergirse con profundidad en la cultura del vino más allá de lo ampliamente conocido localmente.

 

En fin, ¡qué les voy a contar!

 

Decidimos hacer dos jornadas ante la cantidad de vinos que nos ofrece Pascal. En la primera abrimos 5 botellas:

 

Sancerre Les Belles Dames 2007. Un vino con inicios silíceos en el suelo, procedente de 5 hectáreas de viñedo plantadas en los años 1967-68-80, con exposición este/sureste, con pendiente que oscila del 20% al 30% y bajo patrones de diferentes clases (3309, 41B, SO4). Un Sauvignon Blanc que ha estado criado con lías 9 meses, parte en inox (1/3) y parte en fudre.

 

Me parece un vino curioso, para irte con la botella de tapa en tapa, toques ahumados, de ceniza, incluso ese toque de piedra, todo ello en mediana intensidad. Con tiempo y algo de aire se desarrolla bastante. La boca es bastante vibrante en sus inicios, de cuerpo medio y no excesivamente larga. Todo bien conjuntado con un punto tánico que no se pone agresivo en ningún momento.

 

Muy distinto me pareció el Sancerre Les Echeneaux 2007. Siendo igualmente Sauvignon Blanc, procede de un suelo con toque de silex en sus 0,79 hectáreas, con 30% de pendiente y plantado en el año 1994 sobre 3309, de exposición sur y con una altura que oscila entre los 210 y los 235 metros sobre el nivel del mar. De nuevo vendimiado mecánicamente y criado en inox y fudres al 50%.

 

Me parece de inicio un vino más denso, más mantequilloso, más láctico. En nariz parece que dice menos que el anterior ya que no apunta demasiada intensidad. Apuntan más a aromas más maduros. Pero en boca es bastante más envolvente, estructurado, igualmente un punto amargoso en su paso final, de buena longitud. Un vino menos fresco posiblemente en la nariz pero que el desarrollo en boca lo hace bastante interesante.

 

El Sancerre Les Romains Rosé 2006 nos supone una incursión en la Pinot Noir con suelo de sílex y subsuelo calcáreo. Procedente de una parcela de 1,20 hectáreas de 1965 sobre SO4 y 3309, tiene exposición oeste, con pendiente del 30% y una altura que oscila entre los 260 y los 280 metros sobre el nivel del mar. Se ha vinificado solamente en inox.

 

Curioso, raro. Pálido en su color, con un toque de verdura cocida en sus inicios aromáticos. Suelto una lindeza en la mesa y es que me recordaba al pienso alimenticio de granja. Y hasta un toque como aroma de colorete. En el momento que se airea un poco empiezan a surgir otra serie de aromas, más hacia las violetas, rosas, y un punto como de chicle de fresa. En boca la acidez es media, bien equilibrado con su alcohol y punto amargoso, un toque final en el postgusto largo como si fuera una sensación leve de cebolla. Pues que me ha gustado.

 

Sancerre L´Amiral 2005. Sobre suelo calcáreo se encuentran estas 0,50 hectáreas plantadas entre 1975 y 1985 con exposición sur y sobre SO4 y Rupestres de Lot. Tiene exposición sur y una altura entre 185 y 205 metros sobre el nivel del mar, con pendiente del 35%. En este caso la vendimia es manual y la crianza se ha hecho entre 9 y 10 meses enteramente en fudres de 2 y 3 años.

 

Color levemente dorado. Nariz intensa, madura, apunto en la hoja algo como membrillo y manzana asada, frutos secos, con inicios minerales, todo de nuevo bastante armonioso. Lo mismo sucede en la boca, de buena amplitud y recorrido, con una entrada sabrosa que enseguida te llena la cavidad a medida que va pasando por ella. Un punto graso. Buena longitud y postgusto mineral. Muy rico me ha parecido.

 

Sancerre de la Vigne du Larrey 2005. Suelo calcáreo, de una parcela de 1,70 hectáreas de 1947-49-52-56, con exposición este y pendiente entre 30 y 45%, a una altura sobre el nivel del mar entre 150 y 185 metros. Vendimiado manualmente y criado de 9 a 10 meses íntegramente en fudres.

 

Apunta bien este Sauvignon Jaune. Un vino rico, potente, intenso, con toques golosos tanto en nariz como en boca. Me recuerda más a ciertos Chenín Blanc. Algo leve de miel, cítricos, un punto de melocotón, crema. En boca hay frescura y longitud, bien amplio y con equilibrio. Francamente rico.

 

Mi primera impresión general tras esta primera sesión va hacia el equilibrio en los vinos. Pienso que se han hecho sabiendo bien sobre lo que se trabaja y el resultado es muy disfrutable. Bastante diferencia  de unos a otros y una tarde divertida.

 

Veremos la segunda tanda.

 

Para relajarse y disfrutar, mi admirado Roger Waters:

 

http://www.youtube.com/watch?v=TvUs5ugUcQk

 

Un saludo

…………………………………

The Show Must Go On (Queen)

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios