Hace relativamente poco tiempo me preguntaron acerca de mi opinión sobre si los vinos tenían que ser monovarietales o mezcla (coupage) de varias variedades. Claro, intentar dar una respuesta global es materialmente imposible por lo que la pregunta me parece absurda a no ser que se centre en alguna zona o región concreta. Es que hay tantos modelos y variedades que se adaptan mejor o peor a una cosa u otra que me resulta insólito que alguien pueda pensar en dar una respuesta general.

 

Ante mi indefinición, ya que hay modelos de coupages soberbios (modelo bordelés por ejemplo, o el clásico riojano) y modelos monovarietales igual de buenos (Borgoña sin ir más lejos), me hicieron la misma pregunta para el modelo riojano. ¿Mono o plurivarietales?.

 

Aquí mi opinión es más clara: coupages

 

La respuesta inmediata por parte del preguntador fue: “ Pues hoy en día hay un montón de vinos riojanos que son monovarietales de Tempranillo y que son soberbios”.

 

Pues sí, no le digo yo a usted que no, pero mi respuesta es que prefiero los coupages. Parece ser que no le gustó, pero entonces lo que tenía que haber hecho es no preguntarme si a lo mejor sabía que iba a darle una contestación no acorde a sus gustos o preferencias modernistas.

 

Por intentar matizar un poco mi respuesta y no dejarla al aire ahora que sopla ventisca, el modelo riojano siempre se ha basado en eso, en coupages varietales. No es nada nuevo.

 

Desde mi punto de vista, la razón es que la base fundamental de estos vinos es la variedad Tempranillo. A mi me parece noble, buena, todo lo que ustedes quieran, pero de tan noble que es no destaca especialmente en nada y pienso que se puede quedar algo neutra. Ahí entrarían los Gracianos y Mazuelos frescos como unas lechugas, variedades más rústicas, menos elegantes, pero que ayudan en esa acidez y aporte estructural al Tempranillo, la aumentan en frescura y la revitalizan en la medida que cada uno necesite. A mi, que me gustan los vinos con ese esqueleto ácido para que la botella vaya perfilándolos y no les venga un “gatillazo” temprano, considero fundamental el “coupage”.

 

Y la Garnacha, con ese toque algo dulzón que puede suavizar el postgusto de los vinos para dejarlos en otro espectro diferente.

 

Por eso, la monovarietalidad (no sólo de Tempranillo, si no que también los hay de Garnacha, Graciano y de Mazuelo) es algo relativamente novedoso en Rioja. Sus causas pueden ser diversas y pueden venir explicadas de diferentes motivos (¿Marketing? ¿Modas? ¿Ampliación de cartera de vinos?), pero a un servidor no le convencen (ojo, no se me malinterprete que no estoy diciendo que no haya buenos vinos monovarietales) y entro más en la línea de los coupages más tradicionales.

 

Cada zona ha tenido y tiene su modelo, su idiosincrasia. Veremos el futuro hacia dónde nos lleva.

 

Sí, llamadme antiguo…

 

Los lectores, ¿os decantáis por algo?

 

Me acordé de este “coupage”. Delicioso ver a los hermanos Young con Richards & Wood en esas mezclas de acordes entre traste y traste.

 

Que disfrutéis, tanto del video como de vinos mono y/o multivarietales. Que de eso se trata.

http://www.youtube.com/watch?v=Zg1VjxuJiio&feature=related

Un saludo

…………………………….

The Show Must Go On (Queen)

 

 

Anuncios