Leía hace pocas semanas una entrevista que me pareció muy grata al presidente del grupo USP, una cadena de hospitales privados distribuidos por distintas ciudades de la geografía peninsular y me llamó la atención una frase que decía y que comparto en gran medida.

 

Achacaba muchos problemas de la situación económica mundial a la aparición de financieros en el control de las empresas y a la desaparición del modelo industrial, viniendo a decir que el financiero busca el retorno económico a corto plazo mientras que el industrial aboga por dejar un legado que irá siendo repercutido económicamente en el medio-largo plazo.

Así mismo, defendía para ello que lo que hay que hacer es invertir en las personas.

 

Claro, uno lo intenta llevar (a lo mejor de una forma equivocada; pido disculpas a los economistas) a su terreno y ve como, efectivamente, el mundo del vino se ha trasladado en parte a esa vertiente que apunta este señor. Muchos financieros han entrado en él buscando un retorno o beneficio que no se produce en el corto plazo. ¿Se han equivocado? Pues es posible.

 

Entonces, ¿por qué esas inversiones tan bestiales? ¿por qué ahora hay tanto en venta como comentaba hace poco sobre la cantidad de bodegas que se han puesto a tiros de talonarios más pudientes? ¿por qué se ha desequilibrado el sistema con una oferta superior a la demanda?

 

Bueno, igual el negocio sí lo han hecho y entonces mis felicitaciones.  Porque si uno retuerce un poco la mente (ya que soy enrevesado) puede llegar a pensar que el desarrollo de una actividad que ha supuesto la creación de las mega construcciones de mega bodegas en donde lo que realmente menos importa puede ser el vino pues efectivamente ha sido un gran negocio. Pero no un negocio vitivinícola porque realmente les interese el vino o tengan pasión por ello, si no que estos financieros han conseguido lavar una serie de dinero (curiosamente, aparecido a raíz de la entrada del € en la Unión Europea) que de otra forma sería más difícil de hacerlo. Luego el negocio ya se ha hecho.

 

Enhorabuena.

 

Luego, el vino en sí…da igual, o lo que sea (tornillos, yates, pisos, jamones, o cualquier cosa que se pueda producir). Total, esa bodega puede servir para sacar pecho ante amigotes adinerados y en la cual pasar un fin de semana en sus excelsas habitaciones tras disfrutar de suculentas viandas en sus soberbios restaurantes. Y a esperar a lo que comentaba antes, a un talonario más suculento que “pique”.

 

Luego se nos queja la hostelería…jeje, a veces, con razón.

 

Pero no os preocupéis. Afortunadamente para el bien de la economía, no soy economista y estos razonamientos rayan lo absurdo. Seguramente estaré equivocado, pero me apetecía comentarlo.

 

Bueno, hoy Keith Richards de los Rolling Stones cumple 65 años…Pues eso, happy.

http://es.youtube.com/watch?v=UYegNZZ6fyA

 

Un saludo

……………………….

The Show Must Go On (Queen)

 

 

 

 

 

Anuncios