noviembre 2008


La semana pasada empezaba con un delicioso Dominique Piron Brouilly 2005 junto a un simple arroz blanco con verduras. Un vino 100% Gamay que me ha entusiasmado por su franqueza y solvencia. Ya en la nariz mostraba una agradable intensidad como dijeron otras personas que probaron el vino conmigo y su aspecto primario era destacable. En la boca era cremoso pero no cansino, muy vivo y jovial lo que hizo que casi sin darnos cuenta la botella había volado.

 

Ya se ha hablado mucho de lo que hay en Beaujolais alejándonos de espectáculos y esperpentos mediáticos como pueda ser el Nouveau. Esto me recuerda una vez, creo que ya lo conté y pido perdón si me repito pero es que me ha venido a la mente, que asistí a una presentación del Beaujolais Nouveau en la tienda Lavinia de Madrid. Pues por ahí andaba el Embajador francés en España haciendo la presentación como gran acto social, había mucha de la llamada “beautiful people” y sobre todo unas bandejas que eran lo realmente interesante: quesos y bombones. El vino…no sé, algo se servía en copas pero no era realmente más que un reclamo publicitario excelentemente trabajado.

 

El segundo vino de la semana fue el Marqués de Riscal Reserva 2004 (DOCa Rioja). Con una capa media de color granate, al llevarme el vino a la nariz me acuerdo que puse un gesto extraño. No me recordaba a nada de Riscal. Demasiada madera y restos como de hongos pero nada más. ¿?. Siempre es un vino que pruebo en cada añada porque me seduce el trabajo que hacen con tanto número de botellas pero esta vez me ha defraudado un poco si unimos a que además en la boca el vino estaba demasiado duro, demasiado astringente y como falto de integración. Repetiremos más adelante a ver cómo se comporta.

La semana iba acabar en una ciudad a la que admiro. Me parece sumamente bonita y siempre digo que es un barrio residencial de Bilbao. Que me perdonen mis amigos guipuchis, que los quiero mucho y reconozco con envidia sana que San Sebastián o Donostia es una de las ciudades que me tienen enamorado. Lo del barrio ha sido una “bilbainada”

J 

El sábado a las 12.00 de la mañana (o ya mediodía) se celebraba en la Catedral del Buen Pastor Donostiarra la boda de un buen amigo y nos íbamos a juntar unos cuantos “zumbados” en lo que a esto del vino se refiere. Boda bonita, sobria, lástima del tiempo con ese aire tan frío y el típico chirimiri que se estila por el norte.

 La celebración del banquete se realizaba en el restaurante Martín Berasategui, en Lasarte. Un bonito caserío tri-estrellado por la Guía Michelín en donde Martín iba a hacer que pasáramos una jornada realmente impresionante en torno a su deliciosa mano en los fogones. No era nada fácil atender a tanta gente como éramos, pero salió redondo. No sé si merece una, dos, tres, cuatro, ninguna o treinta tres estrellas pero después de esto solamente puedo decir que he comido de maravilla.

 

Juzguen ustedes:

Entrantes:

Papa arrugada con mojo rojo.
Ostras abiertas al natural.
Brandada de bacalao con pasta de aceite de oliva.
Pan con tomate de Getaria liofilizado en casa y jamón Selección Martín.
Velouté de coliflor y nuestro curry.
Cuchara de patata confitada con pimientos del piquillo y láminas ahumadas.
Gazpacho de melocotón de viña con infusión de mejillones al txakolí.
Ajo blanco reposado en higo y pescado azul.
Txistorra de cerdo “Consorcio de Jabugo” frita.
Croqueta de jamón.
Oreja de cochinillo de la dehesa con crema de manzanas reinetas.
Arroz cremoso de txipirón de anzuelo guisado con virutas de queso Idiazábal y aceite de oliva virgen extra.
Pintxo moruno de pollo Alfonso “Esparza”.

Y luego el menú ha sido:             

Milhojas caramelizado de pescado ahumado, foie-gras, cebolleta y manzana verde.
Raviolis caseros de hongos y setas con jamón y jugo de setas.
Tako de bacalao confitado sobre crema de txangurro a la Donostiarra y pil-pil ligero.
Bogavante asado sin cáscara sobre una brandada de vieiras y jugo de calabaza con aromas de naranja.
Solomillo del país asado a la parrilla con terrina de patata y panceta, salsa perigueaux y trufa.
Tarta sorpresa de “Martín” con helado de leche de caserío.

Para beber, algo de Gosset, algo de Jacques Selosse al final con Steve en la terraza…al tinto le dimos menos en nuestra mesa. En total contabilizamos 15 botellas de Champagne entre los 12 de esa mesa…10 del primero y 5 al final del segundo. No vi la carta de vinos pero en fin, Steve sigue siendo un crack y ese detalle del final con el Selosse en petit-comité se lo agradecemos de parte de este grupito de amigos del “sector” que estábamos en la mesa.

 

 

Eran ya casi las 20.00 de la tarde-noche cuando salíamos del templo culinario de Martín. Luego, a bajar y a pasear por La Concha iluminada. Cada vez que voy a esta maravillosa ciudad, me cuesta más volverme.

Satisfacción.

A todos muchas gracias, y enhorabuena a los ya marido y mujer.

Un saludo

………………….

The Show Must Go On (Queen)

 

 

Cuando se habla de la Administración siempre aparece un atisbo de hastío o de hartazgo, no exento de razón en muchos casos, pero por una vez vamos a intentar ser positivos (si queréis darle un tono irónico a las frases también podría valer).

 

Aunque se constituyó el pasado mes de Marzo, su registro en el BOE no se ha hecho efectivo hasta hace unos días:

 

http://www.boe.es/boe/dias/2008/11/21/pdfs/A46853-46854.pdf

 

Sus objetivos están claros y pueden ser muy loables ya que me parece muy bien todo lo que venga referente a:

 

“Promover, impulsar y apoyar el conocimiento de los mercados nacional

e internacionales del vino y los productos vitivinícolas, en todos sus

ámbitos, canales, incluyendo especificidades relativas a distribución y

consumidores.

Difundir entre los operadores del sector vitivinícola español la información de mercado obtenida para su mejor aprovechamiento, la adaptación de los productos elaborados a las demandas del mercado, la mejora de sus posibilidades competitivas y la mayor eficacia de sus actividades de promoción.”

 

 

Sí me gustaría que se especificara un poco más qué medios dispone claramente para intentar cumplirlos, o qué “hoja de ruta” va a pretender seguir. Supongo que a lo largo de los próximos meses se irá informando de todo esto, si no se ha hecho ya y me ha pillado totalmente en orsay.

 

Desde Baba O´ Wines esperamos que sea un Observatorio activo y le deseamos suerte en su función.

 

Un saludo

………………………….

The Show Must Go On (Queen)

 

 

 

 

 

 

Será para el futuro 27 de Enero de 2009 pero ya se ha anunciado el nuevo disco que van a sacar: Working On A Dream.

 

Las diferentes canciones que lo integran son:

 

1. Outlaw Pete
2. My Lucky Day
3. Working on a Dream
4. Queen of the Supermarket

5. What Love Can Do
6. This Life
7. Good Eye
8. Tomorrow Never Knows
9. Life Itself
10. Kingdom of Days
11. Surprise, Surprise
12. The Last Carnival

Bonus tracks:
The Wrestler
A Night with the Jersey Devil

 

 

Parece ser que ha sido grabado durante la última gira aunque son canciones nuevas de estudio.

 

Pues aquí lo celebramos, lo escucharemos y si es posible, que salga otra vez a la carretera y se vuelva a dar una vuelta por España. Estaremos expectantes de recibir, una vez más, al “Jefe”.

 

Por cierto, se rumoreaba que iba a actuar en el acto por el cual Barack Obama se convertirá en el próximo Presidente de los Estados Unidos de América. Pues que disfruten.

 

Un saludo

…………………………………………….

The Show Must Go On (Queen)

 

 

 

 Viernes tarde y cumpleaños de una persona a la que admiro. Caían 89 años. Bien llevados en la cabeza, un poco peor llevados físicamente con achaques típicos pero todo se sobrepone con buen ánimo. Personalmente firmo llegar así, tal y como ha llegado este señor que afortunadamente los médicos le han dicho que puede seguir comiendo de todo, junto con alguna que otra pastilla y que siempre esté gustoso de tomar algún vino.

 

El porqué de mi admiración hacia esa persona es largo y sería demasiado pesado escribirlo aquí en el blog ya que tendría que resumir 32 años, es decir, mi vida. Simplemente le debo bastantes cosas y nos lo pasamos bien juntos, entre otras veces, cuando nos tomamos algún vino.

 

Unas cositas de picar y como me tocó escoger el asunto del beber, decidí hacer honor a ese número que marca el título de esta entrada: Viña Tondonia Blanco Reserva 1989 para intentar empezar la tarde.

                                                                                   

Muy rico, con esos matices oxidativos típicos de estos vinos, con una nariz madura, deliciosamente ahumada, la compota que decía el de los 89 años que le recordaba se la damos por válida. Risas, picoteo y más. Un toque de membrillo delicioso…Todo ello bajo una buena acidez que augura vidilla para este vino. Estructurado y bastante largo.

 

El caso es que luego sacaron unas carnes y había abierto una botella una hora antes porque me apetecía probarla en este día y con esta persona (entre otras). Espero que llegue a los noventa, pero por si acaso (o igual me muero yo antes)…Vieux Château Certan 1981.

 

Este Pomerol como digo se tuvo abierto una hora o así mientras íbamos machacando unos embutidos suaves y alguna que otra filigrana con el blanco Riojano. Muy floral en la nariz, con especias suaves, intenso y complejo. Aprecio más restos fruta roja que negra, chocolate fundido, restos húmedos, toques de tierra, inicio algo cerrado pero se va mostrando poco a poco…daría para más pero se bebió fácilmente y disfrutándolo. En la boca era bastante elegante, muy pulido, redondo, equilibrado. Guardaré alguna más para ver hacia dónde va tirando porque ya sabéis que es una bodega por la que siento bastante predilección y a lo mejor mi objetividad es bastante sospechosa. Bueno, pues que me acusen de ser poco objetivo.

Me decía el de 89 que si su mujer viviese ya se hubiera tomado un sorbito de este vino. Incluso cayó alguna lágrima por su ajada mejilla.

 

Aprovechando la reunión y para evitar que este hombre se viniera abajo recordando a su difunta esposa aproveché a contarle una chorrada referente a  las bondades que me había encontrado unos días antes con un Dauvissat Chablis La Forest 2000 cenándolo plácidamente junto a un pescado al horno (aprovecho para mandar un saludo a una panda de impresentables que tienen una vertical de esto el próximo mes según tengo entendido). Bueno, eso sería otro tema, pero me sirvió para centrarle de nuevo en el vino a este hombre de pelo blanco y evitar que la nostalgia de sus más de 50 años de matrimonio se apoderase de él. En cualquier caso, es un vino que os recomiendo…El de los 89 años decía que si se podría probar pero lamentablemente no le pude ofrecer lo que había sobrado y se quedó con las ganas. Aproveché todo eso para hacerle de rabiar bastante. Me lo perdona.

 

Lo malo llega cuando empieza a meterse con el Real Madrid pero al fin y al cabo nos perdonamos mutuamente.

 

Y encima, después de beber estas cosas me tiene que aguantar con otras como estas, entre muchas, cuando lo llevo en el coche:

 

http://es.youtube.com/watch?v=h2x__9vAtVI

 

http://es.youtube.com/watch?v=D2sfelvHAlU

 

http://es.youtube.com/watch?v=RgY1bRsCnv8

 

http://es.youtube.com/watch?v=gPRQors6NmU

 

http://es.youtube.com/watch?v=F4OXrmxDp44

 

¡Ah!, el de 89… es mi aitite (abuelo por ciertas zonas norteñas), y por eso, con cariño esta entrada va dedicada a él.

 

A por los 90, que lo podamos ver y celebrar juntos.

……………………………….

The Show Must Go On (Queen)

 

 

 

 

 

 

El sábado pasado estuve de boda aunque debo pedir bastante tranquilidad a todas mis admiradoras ya que no era yo el que contraía sacramento con la contrayente. Ya empezaba a notar revuelo en los corrales y por si acaso hay que aclarar las dudas…

 

Bromas aparte, el día había salido bonito. Boda austera, tranquila, pocos invitados, cómoda y sin aspavientos. Era más una comida entre conocidos que el concepto de “boda amplia”. Frío pero con sol, nubes pero sin lluvia, amigos de la infancia, recuerdos para sacarlos en las mesas, y un sin fin de tópicos y típicos que podrían añadirse a cualquier enlace o evento de este tipo. Y uno siempre va con un halo de esperanza haciéndose la pregunta ¿qué vinos pondrán en la comida? Las apuestas habían sido varias: entre los blancos abundaban las opciones hacia Sanz, Torres, Raimat…y en tintos había apuestas hacia Riscal, Cáceres, Beronia, y alguna que otra más que no consigo acordarme.

 

Ummmm, la cosa se presentaba guapa. Bien la comida y adivinen los vinos: en blancos un Raimat 2006 del Penedés y en tintos un riojano Beronia crianza 2004. Para terminar el Cava 1551 Brut Nature de Codorniu

 

Bueno, pues muy bien. El blanco no me disgustó ya que el langostino con mahonesa que apareció pichado como una banderilla sobre una tartaleta hojaldrosa lo machacó fulminante lo cual era siempre bastante deseable. El Beronia, que queréis que os diga a estas alturas de la película…hizo su papel sin decir gran cosa. Lo que se le pedía.

 

El Cava a los postres se lo pasé a la simpática muchacha que tenía detrás. No me suele sentar muy bien tomar burbujas al final si antes no llevo la comida con burbujas. Además, la chica parecía que disfrutaba con él y a mi me apetecía contribuir un poco a aumentar su estado de felicidad que pronto se convertiría en estado ebrio en plenitud.

 

Como supongo que os imagináis, todo entretenido. Más que el vino. No sé si es que el restaurante los puso por decreto o por el artículo 33 aunque comprendo a los contrayentes, ya que ellos eligieron lo que se acomodaba a su presupuesto y ya está. Sin problemas. Yo me lo pasé bien que era el único objetivo.

 

Pero bueno, tras las tertulias de rigor, las risas oportunas y el estado de absoluta sobriedad en el que me encontraba ya que sólo había ingerido una copita del Raimat y otra del Beronia, decidí que era el momento de dejar a los novios, ya fieles marido y mujer, tranquilos y se me ocurrió proponer a algunos amigos el terminar la tarde-noche en torno a unos vinos en casa. Al final se apuntaron cuatro, lo que me pareció un número idóneo para abrir tres botellas y ver qué pasaba.

 

La chica seguía feliz con su cava, y dejé a algún amigo por allí a ver si la podía ayudar en algo.

 

La primera botella fue un desastroso bordelés Château Pape-Clement 2003. Demasiado muerto, fofo, mermelada, algo empalagoso y sin brío, sin chicha ni electricidad. R.I.P.

 

Los amigos presentes parecían satisfechos por el resultado lo cual me satisface porque siempre es buena excusa para ir sacando botellas que uno desea deshacerse de ellas lo antes posible. Lo siguiente me llevó a un no menos pastoso Les Terrasses 2004 prioratino.

No piensen que es quería acabar con mis amigos. Pero es que el vino no tenía nada más que una imponente capa de color que daba paso a la serrería de mi pueblo. A ver si hay alguna boda más porque me queda alguna botella y sería buena opción para beberla…

 

Tras el desastre de parte final de día que llevaba, probé suerte a sacar un vino que esperaba que estuviera más bebible. Fue un bello PX Solera 1830 de Alvear. Es un vino que me gusta mucho, y que bebido a pequeños sorbos ofrece deliciosos momentos. Y así fue. Sirvió de colofón a un buen día de recuerdos de la infancia en donde lo que menos importaba era el vino. Al fin y al cabo…

 

¡¡Vivan los novios!!

 

Próximamente tengo otra…tampoco me caso yo.

 

Un saludo

…………………………

The Show Must Go On (Queen)

 

 

Me vais a perdonar si me entran las carcajadas mientras intento contaros lo que me hace tanta gracia pero es que veo que, y con todos mis respetos, han concedido a Rick Astley el premio MTv al mejor concierto de la historia. Vamos, algo parecido como lo de…el mejor vino del mundo, o el mejor Tempranillo de la historia o demás lindezas que uno pueda imaginarse.

 

 

 

Claro, para gustos colores pero eso también es lo que nos permite opinar  y así,  me parece tan absurdo que he decidido no acudir a ningún concierto que ofrezca (si es que sigue en activo porque no tengo ni idea ya que no es muy de mi gusto) este cantante porque oigan, es que si es lo mejor…ya no me queda nada más por ver. Y por ahí sí que no paso.

 

Me preocupa mucho más qué habrían bebido o tomado los que hicieron las nominaciones ya que el pobre Rick no tiene la culpa y seguro que cada vez que se sube a un escenario intenta darlo todo. Se me ocurren varias opciones sobre lo que ingirieron estos elementos pero prefiero seguir jugando con la imaginación, que es muy perversa, para tratar de deleitarme todavía más.

 

Y mis palabras no van hacia el cantante en sí, más bien van dirigidas a la tontería de crear semejantes categorías. Pero el business lo entiendo.

 

Y es que lo asocio, como comentaba antes, a cualquier tipo de concurso o certámen posible. Y en el vino no podían faltar categorías similares puesto que hay todo un “sistema” detrás de ferias, fiestas, presentaciones, guías, y demás que mueve tal cantidad de dinero que siempre será necesario crear tonterías como estas.

 

Bueno, pues desde aquí os recomiendo y sugiero, que no es que os aconseje porque no soy quién para hacerlo, que acudáis raudos a ver a Rick, me lo contéis, os abráis una botella de algo que haya sido nombrado como por ejemplo “el mejor Pinotage del mundo”, me lo contéis también…y así nos riamos todos juntos.

 

No sé, a mí en conciertos siempre me gustaron cosas como la siguiente, pero tampoco crearía una categoría para que fuera la mejor actuación de la historia ¿o sí?:

 

http://es.youtube.com/watch?v=hdGcX-s99Rg

 

 

Un saludo

…………………………………………….

The Show Must Go On (Queen)

Bueno, como véis he actualizado un poco el diseño del blog. Seguiremos disfrutando de estos placeres sensoriales siempre que podamos. 

Como siempre, os invito a seguir colaborando.

Un saludo

Página siguiente »