septiembre 2008


Hace poco comentaba la falta de organización que se podía observar en diferentes aspectos de la comercialización del vino, pero no cabe duda que poner de acuerdo a diferentes intereses es francamente difícil. De hecho, y ampliando el espectro a mayor escala, sucede un poco lo mismo con lo que se ha podido observar tras la reunión informal que han tenido los diferentes Ministros de Agricultura de la Unión Europea en la localidad francesa de Annecy.Aquí hay un problema grave de fondo y es el futuro de la PAC (Política Agraria Común) en los próximos años y cuál debe ser la tendencia a seguir. Muchas reformas ha tenido esta política que abarca hoy la mitad de todo el presupuesto comunitario, y por ello hay muchos intereses contrapuestos en ella.

Así, seguro que podéis adivinar cómo países en donde la agricultura no es un pilar económico y social básico en la estructura del país critican fuertemente que casi la mitad de la partida presupuestaria de la UE (Uníon Europea) se destine a estos efectos (siendo España uno de los principales beneficiarios). Es el caso, por ejemplo, de Suecia.

El Reino Unido, por ejemplo, cuestiona también tanta intervención a nivel comunitario y aboga porque sean las fuerzas del mercado las que actúen como reguladoras de la agricultura europea.

La posición española se ha basado en no abrir ahora un debate presupuestario sobre este tema y abogaba por un acuerdo anterior en la OMC (Organización Mundial del Comercio) para blindar el futuro de la PAC. Lógico, aquí no interesa que desaparezca cuando en muchos casos diversas actividades del sector agrícola se sostienen solamente gracias a las subvenciones recibidas, lo cual a mi me parece totalmente insostenible.

Como veis, muchos intereses en juego. Se esperan meses, es posible que años, apasionantes de negociaciones para definir y progresar en una materia tan fundamental como es la que debe ir definiendo y modificando el futuro de nuestra agricultura, ganadería, medio rural, etc.

Un saludo

………………………….
The Show Must Go On (Queen)
Anuncios

La historia semanal había empezado bien con el Palo Cortado V.O.R.S. de Bodegas Tradición. Una delicia ir resumiendo los días entre sorbito y sorbito de este vino.

No sé si alguna vez les he hablado que cerca de la casa familiar hay una pastelería a la que he cogido bastante cariño. De origen y especializada en dulces con carácter argentino y con amabilidad a raudales, la pastelería Atuel siempre es un referente en casa cuando se quiere algo de dulce para finalizar una comida. Otra opción, aunque algo más lejana en espacio, y que ya he comentado en este blog es la eterna presencia de los dulces existentes en el callejón de El Pozo, con la pastelería que sustenta el mismo nombre. Esas planchas de hojaldre deberían tener un monumento.

Pero antes de acudir a por algo a Atuel, bajé sin prisas a una sesión organizada a ciegas por los amigos sarmientiles. Ya saben, ese grupo de amantes del vino que nos solemos reunir bajo cualquier pretexto para disfrutar de unos vinos. No estuvo nada mal con el Riesling Von Kesselstatt Palais 1997, un Goisot Saint Bris 2006 como expresión de la Sauvignon Blanc en una zona borgognona, con el Chateau de la Tuilerie 1999 (Costíeres de Nîmes), un Baron Philippe de Rothschild Pomerol 1996 en la versión Négociant de esta casa de Pauillac y un soberbio Barbaresco Riserva Vigneti in Pora 2000 de Produttori del Barbaresco como vinos de compañía junto a boquerones en vinagre, foie, diferentes mortadelas magníficas, quesos, ahumados, etc.

La mañana del día siguiente apareció soleada y apetecía comer unas pijotas pero antes una alubiada ligera sin demasiado acompañamiento podría ser una buena opción para cerrar después con algo de Atuel.

Dicho y hecho, a la pescadería pronto, la prensa leída y las alubias en el fuego lentamente. Atuel quedaba cerca pero antes un alsaciano Zind-Humbrecht Gewurztraminer Turckheim 2002 había que ponerlo a enfriar un poco. Iba a ser el acompañamiento a las alubias, pijotas y demás.

El vino no estaba nada mal en sus primeras sensaciones. Con un color dorado brillante, la nariz se mostraba intensa, con toques iniciales un tanto amielados y de fruta madura así como restos de flores, especias y un matiz mineral. No es excesivamente compleja pero no desagrada. En boca parece un tanto corpulento, con densidad y a la vez frescura suficiente como para no agotar tras su primer sorbo. Es largo y deja una sensación en boca de leve dulzor que no me encaja nada mal con las pijotas…¿Serán chaladuras mías?
Para acabar, algo de Atuel como era normal. Ya ven que en esta ocasión había bastante fruta por medio.

Y como era un dulce agradable, les dejo con algo de musicalidad que lleva dulzura implícita.
Harrison & Clapton…¿Qué opinaría la dulce Patti?

Un saludo

……………………..

The Show Must Go On (Queen)

Leía hace poco cómo todo el sector vitivinícola francés se había puesto de acuerdo para protestar ante su Gobierno por el asunto de la publicidad del alcohol y cómo el vino debía mantenerse un poco al márgen del resto de bebidas alcohólicas. Sin entrar a valorar esta cuestión, sí que me resulta agradable ver cómo existe ese consenso ante un problema general. Y es algo que debemos imitar.

En todos los sitios cuecen habas, pero ante un problema grave, un sector importante de la economía gala se agrupa y defiende sus intereses de forma unánime. Aquí vemos siempre las “guerrillas” entre diferentes Denominaciones, entre distintas Comunidades Autónomas, entre muchos intereses creados que al final nos lleva a una situación de “hagamos la guerra por nuestra cuenta”. Y es que, señores, el “enemigo” no es mi vecino…métanselo en la cabeza.

Claro, a lo mejor el sector vitivinícola español no es tomado con tanta importancia dentro del tejido socio-económico del país como sucede por encima de los Pirineos. Malo.

Ya he comentado otras veces cómo se agrupan los franceses, italianos, alemanes, etc. en sus participaciones en Ferias en el exterior. Aquí, en España, bajo el paraguas del ICEX (Instituto de Comercio Exterior) acuden bodegas mezcladas de muchas zonas diferentes, pero luego a veces se montan stands autonómicos aparte, o de Denominaciones de Origen por otro lado…Vamos, un lío o batiburrillo para que el posible cliente que circula por la feria no sepa exactamente por dónde se mueve.

Por eso siempre me he planteado si nuestras autoridades no se podrían fijar más en lo que hacen nuestros vecinos y agrupar a todo el vino español de una forma seria y decente.

Pues eso, pequeñas reflexiones que empezaba a escribirlas mientras sonaba Van Morrison…Les dejo con algo que sabe a gloria:

http://es.youtube.com/watch?v=evNvp31DqWM

¡Qué grande me resulta siempre el león de Belfast!

Un saludo

……………………………..

The Show Must Go On (Queen)

Se ha marchado Richard Wright, miembro fundador y teclista de una de las bandas más impresionantes que he podido ver y a las que siempre he admirado: Pink Floyd.

A los 65 años un cáncer ha dejado al mundo de la música sin uno de los miembros de una de las bandas más influyentes en el mundo del rock sinfónico.

¡Cuántas tardes han sonado en mi casa mientras los apuntes universitarios iban intentando entrar en mi neurona!

Un día triste.

Prefiero recordarle en su trabajo:

http://es.youtube.com/watch?v=4-MLxgkiPNg

Un saludo

La situación había coincidido con mi aterrizaje en Madrid procedente de Hamburgo en las semanas previas a la preparación de ese momento importante para el viñedo. Como siempre, no había nada preparado de antemano salvo que íbamos a quedar para tomar unos vinos. Ese tipo de improvisaciones cada día me gustan más…

Nos juntamos seis personas en un retiro de la sierra madrileña y empezaron a aparecer una serie de quesos, salchichas alemanas, confit de pato…y unas cuantas botellas. Hubo de todo, desde el Loira al Penedés, algo de Italia, algo alemán…vamos, un buen recorrido geográfico en forma de botellas de vino. Hasta el compañero Carroquino se nos unió desde las Islas Canarias vía Nahe-Logroño.

El cónclave estaba reunido: “Habemus Vinum”.

Empezamos con un François Chidaine “Les Choisilles” 2004 de Montlouis-sur-Loire. Bonito vino del que estoy seguro que si hubieran aparecido más botellas nos las hubiéramos terminado sin problemas. Se bebe plácidamente tras aparecer con una nariz bastante fresca y mineral, tiene un leve toque como botritizado pero muy sutil, y en boca presenta un equilibrio tan delicioso que da lástima acabarte la copa. Bien estructurado, con su justo punto en todo.

La parte alemana vino representada por el Maximin Grünhäuser Abtsberg Spätlese 1997. Vino delicioso. Si alguien quiere reconocer aromas de Riesling asociados a hidrocarburos, este vino es un buen ejemplo ya que la primera toma de contacto con las fosas nasales muestra estos aromas y en buena intensidad. La aireación le viene bien, y muestra más paleta mineral, algo de almíbar y de fruta cítrica. La boca es deliciosa, nada cansina, bien equilibrado, vibrante en el final largo que posee. Una gozada que unida a alguno de los quesos presentes elevaba el disfrute a una potencia más alta. Si le faltase algo a lo que bebimos…sería que la botella hubiese sido de 3 litros.

La noche blanca había terminado en nuestro caso y todo lo que iba a descorcharse posteriormente iban a ser vinos tintos.

Empezamos con un mágnum un tanto especial. Se trataba de Can Rafols dels Caus Reserva Especial 20 Aniversario 1998. Un Cabernet que me ha parecido muy bien interpretado, algo sucio en su nariz inicial pero evoluciona favorablemente a lo largo de la noche. Pienso que todavía se encuentra en una fase ascendente, por integrarse todavía algo más (si es que lo hace) esa madera que aparece pero que no consigue molestar en exceso. Sus toques de frutas maduras y de aromas especiados me parecen elegantes, sin ser obscenos. En boca me seduce todavía más, con buena estructura, de buen cuerpo y agradable postgusto y longitud. Grata incursión.

Lástima del Château de la Gardine 1988.

Por seguir con vinos cabernet izados nos fuimos a la márgen izquierda bordelesa, hacia Saint-Julien. El Château Ducru-Beaucaillou 1975 presentaba una buena capa típica de color, y en nariz se mostraba algo tímido en sus inicios. Siempre me han parecido vinos musculosos, con nervio y con un carácter que me los sitúan como mi opción favorita en esta zona bordelesa, al menos dentro de lo que he podido probar. La nariz era un conjunto de flores secas, matices húmedos, fruta negra madura, restos de tostados, chocolate negro y moka, café, no excesivamente intensa a medida que se iba abriendo pero sí bastante compleja y elegante. En boca el vino está algo más recio y juvenil que lo que me mostraba en nariz, tiene una buena acidez y un tanino de la fruta realmente agradable. Es bastante persistente, con buena estructura y un postgusto bastante terroso y de nuevo con sensaciones de ciruela, arándanos, chocolate fundido…Me ha parecido más que interesante, prueba (una vez más) de que en añadas en teoría menores se pueden encontrar momentos muy placenteros.


El Foradori Granato 2001 se mostraba un tanto uniforme en la nariz, iba en la línea caramelizada y con toques golosos tipo mermelada. De intensidad iba muy bien pero su complejidad se veía ensombrecida si se comparaba con otras opciones bebidas anteriormente. En boca sí se mostraba alegre, bien equilibrado, con un postgusto también algo uniforme. Quizá fue la opción tinta que menos me convenció hasta ese momento.

Pero el chasco mayor llegó con el siguiente vino. Había tenido una experiencia realmente deliciosa con un Mauro Vendimia Seleccionada 1994 pero este 1998 era una opción realmente interesante para aquellos que van en busca de estanterías de madera para amueblarse una habitación. A lo mejor con más tiempo esto se integra y tenemos un ejemplo como ese 1994, pero por el momento…lo mejor era pasar a la siguiente opción de Pinot Noir.

Y la verdad es que el Drouhin Romanée St Vivant 1994 lo servimos más fresco de lo que debíamos. Que se fuera calentando en la copa.


El vino iba gustando por momentos cada vez más. Estaba empezando a ser bonito. Violetas, cerezas, algo de cacao…faltaba más intensidad. El frío del vino no permitía mucho más. Al rato olía mejor, toques de tierra, chocolate fundido, algo de fruta negra, seguían las flores. Muy bonito. En boca podría parecer que sería un vino frágil pero el vino mostraba lo contrario. Buena estructura, acidez y taninos en equilibrio agradable, se desarrolla muy bien en el paso medio. Bastante largo. Los últimos sorbos me supieron cada vez mejor…Deliciosa opción.

Terminamos con un Jean Leon Gran Reserva 1991 (que inicialmente no pensábamos abrir) de la D.O.Penedés, volviendo de nuevo a los inicios con la Cabernet mayoritariamente. No se conserva nada mal este vino, con buena intensidad aromática desde sus inicios ahumados, gama de aromas animales y especias, fruta madura y toques minerales. En boca está pleno de intensidad, acidez alta, tanino elevado también, con volumen en boca, persistencia media y postgusto especiado.

Hubo alguna cosa más riojana que salió muy disfrutable también. Eran casi las 2 de la mañana (o sin el casi) y la noche había salido redonda, fresquita con la sierra cercana pero llena de comentarios, experiencias y charlas realmente divertidas. Esto es lo que hace que estos momentos sean inolvidables.

Como todo no podía ser tan estupendo, he aquí un palo que me voy a permitir dar. Giro completamente de temática y me voy al musical, al rock duro. Concretamente me dirijo a un grupo que nunca estuvo entre mis favoritos pero que algunas canciones suyas sí me convencieron años atrás. Me refiero a Judas Priest.

Ha llegado a mis oídos alguna grabación de su último disco: “Nostradamus”. No se lo recomiendo, aunque para gustos…colores. Por favor, Mr. Rob Halford, vuelvan a lo que fueron. Me quedo con ellos en su estado más puro:

http://es.youtube.com/watch?v=RzpHmbwqHLM

Un saludo

………………………
The Show Must Go On (Queen)

La verdad es que la combinación parece que suena un tanto absurda pero no me podía resistir el comentarlo. Aterrizaje en Hamburgo, el Elba tranquilo, buen sol para ser Septiembre…hay que cenar algo una vez entrada la tarde-noche.

Callejeando por diferentes zonas de esta ciudad hanseática un compañero indica que previamente le llamó la atención un sitio en el que colgaba una bandera portuguesa. Pues vamos a este sitio llamado “Zur alten Flöte” en Koppel 6.

Aspecto de tasca, no busquen vajillas lujosas ni manteles hermosos porque no los hay. Simpatía sí, a raudales. Aparecen ensaladas de atún deliciosas, bacalao en diferentes preparaciones soberbios, carne a la portuguesa cuya ración parece hecha para un regimiento, y así van dejándose sobre la mesa una serie de platos deliciosos. Vinho verde para acompañar. Prometimos volver al día siguiente.

Arroces con frutos del mar, lenguados preparados magistralmente, pequeños calamares con salsa tipo a mahonesa…Más vinho verde por favor.

No sé si la interpretación portuguesa de esa cocina es la correcta pero me importa un carajo. Lo pasamos bien, comimos deliciosamente y solamente nos faltó un buen fado.

Eso tiene solución:

http://es.youtube.com/watch?v=OHI4BhGQv9w&feature=related

Obrigado

Un saludo

………………………………………….

The Show Must Go On (Queen)
Leía hace poco una entrevista a Gay Mercader, el más famoso promotor de conciertos en España y aquel que fue capaz de traer a The Rolling Stones cuando casi parecía que venía el mismo Satanás, en la que afirmaba el grado de saturación al que están sometiendo a la gente con la gran cantidad de festivales que suceden en verano en este país. Que si el Rock in Rio, que si el Summercase, que si el FIB, y así un largo etc.

Venía a afirmar el grado de agotamiento que los bolsillos de los fervientes festivaleros estaban sufriendo. Claro, este hombre tan pronto te trae a Springsteen como a Elton John o monta el Rock in Rio, pero era realista de que la situación del negocio estaba empezando a desbordarse.

Exceso de oferta para una demanda no tan amplia como pensaban.

¿Les suena algo de esto en el mundo del vino? Pienso que sí.

Por bajar un poco la oferta de vinos, ya les dije que iba a celebrar el lanzamiento del nuevo disco de AC/DC. Y lo he hecho consumiendo algunas cosas.

A las 21.30 horas el Gatinois básico estaba siendo descorchado para acompañar a unos chorizos a la sidra y a unos langostinos. Muy fresco y agradable, con burbuja fina, bastante cítrico y ligeramente mantequilloso. A mi el champagne es una bebida que, sentándome algo mal en las postrimerías de las comidas, me resulta tremendamente disfrutable si lo tomo de aperitivo ya desde el principio y luego aguanto toda la comida con él. Por eso, siempre que hay BBC (bodas, bautizos, comuniones) el brindis del final que se suele hacer, uno emplea restos de vino, agua, o una copa llena de Cava o Champagne que luego no será consumida. Esa mezcla de ácidos y jugos gástricos creo que no me sienta bien.

Los muslos de pato los combinamos con un Domaine de Chevalier blanc 1996. Me gusta esta bodega en Graves, tanto en su vertiente blanca como tinta, ya que suele hacer vinos tremendamente disfrutables a un precio pagable para lo que circula hoy en día por tierras bordelesas. El vino presenta un color amarillo dorado suave, bonito y bastante brillante. La nariz es intensa, un poco guarrindonga en sus comienzos. A mi me recordaba un poco a un queso azul pero con menos intensidad. Le viene bien el tiempo en la copa y la nariz muestra su complejidad, toques minerales y de hierbas aromáticas, ayudada por una rica mineralidad. Es elegante y evocadora, para evadirte un poco. En boca sucede un poco lo mismo, ya que es elegante, con cierto toque graso, buena acidez, esos 12,5 grados están bien integrados, dando un vino que me parece tremendamente interesante y con posibilidad de largo recorrido ya que no daba síntomas de agotamiento.

De aquí a los tintos.

Me volvía a encontrar con otra botella que en su primera ocasión me había producido una gran satisfacción. Un vino con 74 años a sus espaldas y cuyo descorche puede ser una lotería pero que cuando sale bueno, olé!: Viña Tondonia tinto1934

Mis sensaciones son que este vino tiene más color que los de ahora, más nariz que los de ahora, y más tralla en la boca que los de ahora. En definitiva, me parece que hay más vino que los Tondonia de ahora.
Ostras, es que hasta diría que necesita domarse un poco más. Tiene tanino ahí, marcando los pasos, con buena acidez y hasta frutilla de la España pre-franquista aparece.

Uno se acomoda en la silla, bebe, habla, come, bebe de nuevo, la copa se va vaciando y la pena invade.

Emocionante.

Para terminar con unos quesos variados desde la zona de Chablis pasando por Idiazabal y algún que otro ejemplar, decidimos finalizar la noche con un Vega Sicilia Único 1989. Mi impresión es que es un vino que actualmente se encuentra en un estado cerrado de juventud. Se nota todavía una madera noble bien presente, con buena carga primaria que la compensa en parte. Sí en boca tiene esa cierta profundidad que creo que era marca de la casa, aunque tampoco en exceso frente a otras muestras probadas con más años a sus espaldas. Tiene todavía mucha “chicha” por domar pero no resulta agresivo cual sierras mecánicas vínicas que circulan por territorios cercanos a los de esta ilustre casa. Con los quesos más curados sentaba de maravilla…pues eso, que disfrutamos mucho.

Todo en honor de AC/DC y ya ven que hay cuatro botellas menos en el mercado. Uno pone su granito de arena.

Venga, para que vean de nuevo a estos chicos en acción:

http://es.youtube.com/watch?v=MpdnV3ucOrI&feature=related

Un saludo

……………………………..
The Show Must Go On (Queen)