La delicadeza y finura son sustantivos que escasean bastante en el mundo actual en el que nos ha tocado vivir y más si los intentamos aplicar a las clases dirigentes mundiales. La verdad es que me llamaron la atención esos platos con los que “disfrutaron” los miembros del G-8 mientras hablaban de temas tan banales como puede ser el hambre en el mundo o la contaminación a base de emisiones de gases. Y lo mejor de todo es que el asunto se ha hecho demasiado público.

Por si acaso alguno quiere repetirlo, o si está pensando en alguna boda futura y duda si elegir entre qué carne o pescado poner en su menú nupcial, aquí dejo el corto listado de platos con el que estos dirigentes fueron agasajados:

ENTRADAS
– Maíz relleno de caviar
– Salmón ahumado y erizo de mar
– Tartaleta de cebolla
– Bulbos de azucena y ajedrea

PRIMER PLATO
– Ternera de Kyoto bañada en algas y condimentada con espárragos y salsa de sésamo
– Tacos de atún con aguacate, salsa de soja y ´shiso´ (hierba japonesa)
– Sopa de almejas
– Congrio con azucenas y vinagreta de soja
– Langostinos
– Rollitos de anguila a la plancha envueltos en bardana
– Boniatos
– Gobio frito en aceite de soja y azúcar

ENTRE PLATO
– Sopa de marisco

SEGUNDO PLATO
– Pescado del Pacífico a la plancha y con una vinagreta de pimienta

TERCER PLATO
– Cordero lechal con hierbas aromáticas, trufas negras y salsa de piñones

PRE POSTRE
– Tabla de quesos con miel de lavanda y frutos secos

POSTRES
– Degustación ´Fantasía del G-8´

CAFÉ

– Café y dulces rellenos de fruta

Supongo que las flatulencias tras la jornada serían de órdago. ¡Y luego dicen que en Japón hay terremotos…!

Anuncios