Tras un viaje a tierras madrileñas desde la empapada Rioja, a las 21.00 horas estábamos todos ¿todos?… (No, alguno llegó algo más tarde pero eso es norma habitual en las reuniones que solemos hacer) en casa del amigo Olaf. La inaugurábamos en cuanto a este tipo de reuniones se refiere. Se unió a la jornada Jose, ya saben que forman el duo con su excelente blog (Olaf & Jose), además de los habituales (con algunas ausencias a las que como siempre echamos de menos) y el punto de partida fue el Priorato blanco: Mas d’en Compte Blanc 2004. Un vino de color amarillo dorado algo intenso, con buena nariz, madura, mineral, ligeramente especiada y ahumada. En boca entra sabroso pero se queda a medio camino en la viveza, pudiendo resultar algo cansino por una acidez bastante mediana (servirlo un poco frío creo que puede venirle bien). Final de mediana longitud.

La siguiente parada nos transportaba a la visita que en su día nos hizo Carlos, otra persona que participa de forma activa en la enoblogsfera con la obligada lectura de su blog (Roco and Wines). Nos trajo unas botellas de Albariño Do Ferreiro Cepas Vellas 2006 (D.O.Rías Baixas) y aprovechamos para abrir una. El vino es de un color amarillo verdoso, con una nariz un tanto tímida, aromas a césped, manzana verde, algún toque mantequilloso, no demasiada expresiva. En boca en cambio el vino es francamente interesante, vivo, alegre, con una acidez alta, levemente amargoso, de buena persistencia, con vida por delante…Guardaremos alguna más para años futuros e ir viendo cómo va desarrollándose. Gracias, una vez más, Carlos. Espero que te animes pronto a juntarte de nuevo con estos zumbados. Ya sabes…

Las dos siguientes propuestas nos obligaron a salir de la Península Ibérica. La primera de ellas tomamos rumbo a Alemania, a Pfalz, de donde abrimos el Ökonomierat Rebholz Riesling Vom Buntsandstein Spätlese trocken 2004. Color dorado de cierta intensidad, nariz bastante evidente, aromas ligeramente metálicos, minerales, hidrocarburos, fruta blanca. Boca con buenísima acidez, estructurada, ligeramente grasa, buena persistencia y equilibrio. Muy rico. Se sirvió decantado y creo que fue un buen acierto. Hace muy poco que parte de los presentes (entre los que no me incluyo) hicieron una cata de Riesling´s alemanes Grand Cru 2002 y creo que fue muy interesante, a ver si nos lo cuentan…A estos chicos les apasionan estos vinos. A mi también.

En el Chateauneuf du Pape (daría para un bonito debate la evolución hacia el improperio que ha seguido esta región del Ródano), el Domaine de la Janasse blanc 2000 mostraba una nariz curiosa en aromas, melocotones, compota de manzana, ligeramente mineral, restos como de chocolate blanco. En boca a mi me resultaba algo maduro y cansino, quizá el alcohol sobresalga un poco y desvirtúe al conjunto. Acidez mediana. Buena persistencia, con postgusto de fruta madura y ciertos toques golosos.
La última propuesta blanca nos devolvía al mismo país de partida, pero en este caso a La Rioja: Marqués de Murrieta Blanco Ygay Reserva 1999 . Color amarillo no muy oscuro, nariz intensa y muy Murrietizada, con abundantes aromas de su paso por la barrica en sus comienzos. El vino necesita tiempo y aire, tiene fruta madura detrás, con aromas de orejones, ligeros frutos secos…entra en boca y está muy vivo, con gran acidez y estructura, con ligeros amargores finales nada molestos. Un chaval. ¡A por más!

En la parte tinta la primera incursión fue en la Borgoña: Roux Pére & Fils Saint Aubin L´Ebaupin 1995. Zona cercana a Chassagne-Montrachet en la Côte de Beaune y con curiosas elaboraciones comunales, nos muestra un vino de rojo ligero, con nariz intensa en anisados, flores y frutillos rojos, hojas secas, no muy compleja pero franca y directa. En boca el vino está para beberlo ya sin muchos más miramientos, de cuerpo medio, acidez correcta, y tanino bien integrado. Final no muy largo. Alguno guardó la copa y dijo que el vino se había venido abajo con demasiada rapidez. No lo sé porque me lo bebí relativamente rápido y fácil y pasé al siguiente.

El Ánima Negra 1998 mallorquín muestra una nariz como se dijo “muy española”, es decir, un tanto dominada por esos factores de la nueva ola vitivinícola, cocos, vainillas de tostados más que medios, fruta negra madura, un poco mermelada …en boca me seduce más, con cierta viveza, tanino algo agresivo todavía y final de buena persistencia. Tiene volumen y buena estructura pero carece un poco de finura y elegancia.

Para terminar la parte de tintos secos abrimos un vino que cumple ahora 30 años, concretamente de la zona de Saint-Estèphe en Burdeos: Cos D´ Estournel 1978. Tomado a ciegas costó acercarse a 30 años atrás porque el vino estaba francamente vivito y coleando. Con buena capa de color, nariz con cositas curiosas, necesitada de aireación intensa, aromas a chocolate negro, trufa, cacao, ciruelas maduras, un fondo mineral sutil, balsámicos, bastante elegante. En boca es vivo, con buena estructura y final medio, no excesivamente profundo no exento de elegancia. Tanino bien integrado, buena acidez y en general todo muy bien puesto en su sitio…para madurarlo todavía más.

Fin del viaje: Jumilla. Gracias al amigo Manolo abrimos un Olivares Dulce Monastrell 2004. Junto a unas onzas de chocolate negro el vino es denso, con aromas a mermelada de ciruela, toques de cacao, especias y aromas licorosos. Aparecen los clásicos higos, orejones y frutilla algo pasificada En boca es sedoso, con acidez media (buen acierto en la temperatura de servicio), con sensaciones de fruta madura y chocolate, buen cuerpo y ligeramente pesado.

Mención aparte merecen el excelente lomo de buey que nos preparó Olaf, así como esa Quiche de Jose, o el Foie de oca, las cocas valencianas, y los canapés, y el lomo, y los quesos, y el jamón…me está empezando a entrar hambre.

Gracias Olaf por abrirnos la puerta de tu guarida, ya sabes que otra cosa no…pero reírnos nos reímos hasta de nuestra sombra. Y mientras tanto, algún vino que otro va apareciendo.

Un saludo
……………………
The Show Must Go On (Queen)

Anuncios