No es que me haya olvidado de ir subiendo por la plantita para ver el tallo, hojas, flores, etc tras dejar a la pobre vid en las raíces de mis post anteriores pero es que me ha venido a la cabeza una anécdota sucedida hace unas semanas y repetida en anteriores ocasiones.

Supongo que todos tenemos algo que vender en nuestra vida laboral de una u otra forma y que lo que producimos esperamos que sea adquirido por alguien y quede satisfecho. Vino, jamones, software informático, pisos o cepillos de dientes.

El tema es que siempre tengo la costumbre, buena o mala (pienso que buena), de atender a cualquier persona que viene a venderme algo (me consta que muchos comerciales han sido echados de bodegas casi a patadas). Me gusta escuchar y hablar con la gente, ver los productos y si es posible y me satisfacen comprarlos. Y por supuesto, que me expliquen bien las características de algo que, supuestamente, “debo” adquirir.

Lo curioso es cuando me visitan los encargados de vender las barricas.

Los hay buenos y malos como en todas las profesiones pero lo que más me gusta es cuando empiezo a preguntar por el producto y las respuestas son:

“Es que fulanito ha comprado bastantes, o menganito me va a comprar una partida importante” Pero si yo le estoy preguntando acerca de las características de la barrica, no sobre si son buenas porque las haya comprado tal o cual.

Y siempre respondo lo mismo: “¿Y?”

Y claro, como los fulanitos o menganitos de turno siempre son las mismas bodegas con gran nombre parece que si compran ellos tienes que comprar tú también porque eso avala la calidad esperada de la barrica. Mmmm, argumento comercial que se desmorona como el papel de fumar desde mi punto de vista.

Recuerdo uno que me quería imponer que los fondos de la barrica fueran tostados, y yo empeñado en que fueran sin tostar porque quería hacer una prueba en igualdad de condiciones con diferentes tonelerías y el vino que iba a meter no quería que fuera en barricas de fondos tostados. Pues erre que erre, que no entendía muy bien para qué quería unas barricas con los fondos sin tostar. Fuera con o sin tostar, no me ha convencido la barrica, y es de las que se venden muchas en amplias regiones vitícolas españolas.

Y lo que acaba de sorprenderme es que esos mismos que te venden barricas y te hablan sobre las bondades de las mismas frente a otros productos, también llevan en su cartera esos mismos productos que pueden sustituir de una u otra forma a las barricas. Contradicciones curiosas. ¿Se imaginan a una gran pescadería que vende el mejor pescado fresco ofreciendo también lomos de merluza congelados de la marca XXXX?

Por lo menos, a mi me choca bastante.

Cambiando de tercio….liquidé el otro día un cuarteto curioso, que no bueno, entre los que estaba un Finca Coronado 2004. Si alguien es capaz de hablarme un poco de este vino (me refiero al vino en sí, no a quien lo hace y esas cosas que eso ya me lo sé…al vino puro y duro) se lo agradecería. Es que lo probé y no entiendo absolutamente nada. Solamente comprendí el precio. Gracias de antemano.

Un saludo

——————————————————————–
The Show Must Go On (Queen)

Anuncios