septiembre 2007


Dice la leyenda que Roma fue fundada por Rómulo y Remo que fueron acogidos en el seno de una loba que les amamantó.

Ayer la loba se trasladó al noreste italiano y parió. Cinco lobitos.

Esos cinco lobitos necesitaban ser acogidos por un grupo de “eno-zumbados” y fuimos a su abrigo. Seguro que la loba italiana no iba a ponerse celosa porque pasáramos un rato disfrutando de sus “hijos” italianos.

Estaban esperándonos en la enoteca Barolo (C/Príncipe de Vergara 211-Madrid), lugar al que siempre he tenido un especial cariño por el buen hacer que tanto Ángel como Miguel y el resto de su gente van demostrando poco a poco con el paso del tiempo. Tienen apuestas arriesgadas pero el cliente les va confirmando poco a poco que quien arriesga suele ganar. Déjense asesorar si quieren probar cosas interesantes tanto de la geografía vitícola española como extranjera. Y den tiempo a que vayan trayendo más cositas internacionales interesantes…que creo que hay varios proyectos entre manos.

El primer lobo estaba bautizado como Muri Abtei Rva 2000, procedente del Sudtirol-Alto Adige italiano. Hecho 100% a base de la uva Lagrein el vino tenía un color picota tremendamente oscuro, muy opaco. La nariz era tremendamente intensa en sus inicios, con aromas a chocolante blanco, fruta pasificada, hierbas aromáticas, especias y un toque sutil como de humedad. Impactante en el comienzo. En boca el tanino estaba bastante integrado pero encontré algo desvirtuado el equilibrio por una excesiva acidez (y mira que me gustan los vinos con buena acidez) que pedía llevarse algo rápido a la boca. Amargor final suave y elegante.
Para mi fue un vino mucho más interesante en nariz que en boca aunque con el paso de las horas se fue viniendo abajo resaltándose más los aromas de la madera de forma avainillada. Fue de más a menos en mi modesta opinión.

El siguiente lobo era de Valpolicella, un Amarone 2003 Speri Vigneto Sant´Urbano. La Corvina, Molinara y Rondinella mostraban un color rojo granate vivo, joven. Nariz de mediana intensidad con aromas de café, anisados, hierbas aromáticas y algunos aromas cetónicos un tanto elevados. En boca era tremendamente potente pero a la vez elegante, ligero dulzor, con acidez alta y un tanino por pulirse algo. Los 15 grados alcohólicos que marca no molestaban en exceso aunque como se sirva algo caliente se puede invertir esta opinión. Bastante largo. Al revés que el anterior me gustó más en boca que en la nariz.

De Valtellina Superiore llegaba el Sfursat 5 Stele 2003 de Nino Negri, aparecía con colores algo evolucionados, granates suaves y reflejos algo atejados. De media capa. La uva Chiavennasca (dicen que es la denominación de la Nebbiolo…) no se mostraba mostraba mucho en sus inicios ya que los torrefactos y especias dominan al servir la copa. El aire le viene bien al vino y aparecen aromas de fruta licorosa que me recordaban a esos dulces aragoneses que en su día compraba en una tiendecita al lado de la Basílica de El Pilar zaragozana, un deje de aromas anisados. Va cambiando por momentos. Interesante, intenso.
En boca vuelve a presentar una altísima acidez (guión existente en toda la jornada) que equilibra bien esos 15,5% vol., tanino vivo de uva, nada de excesos de maderas. Largo, profundo, para meterle una buena carne.

El cuarto lobito fue un Amarone Classico de la Valpolicella de Allegrini del año 1999. Color picota de media capa, con una nariz intensa en donde los eucalipto y matices cárnicos aparecen en una primera toma de contacto. Poco a poco, pero con timidez, aparecen frutos negros y rojos maduros, especias suaves, incluso aromas suaves infusionados. En boca es largo, con buena acidez, redondo, empezando a vivir. Diría que es un buen vino si se toma a solas pero el problema es que quedó eclipsado con lo que vino después.

Sí, el último lobo fue algo que ya conocía y que en su día tuve que decantar con unas tres horas de antelación. Aquí llevaba una hora y media decantado y estaba todavía cerrado el Tedeschi Amarone Monte Olmi 1999. En su día me pareció un vino soberbio y me lo ha vuelto a confirmar. Mucha reducción inicial, no se preocupen y sean pacientes. Aparecerá la fruta negra intensa, matices florales y minerales, trabajo fino con la madera, sin sobrepasarnos. Pan tostado, chocolate fundido, pasas e higos, un fondo ligero de café y te verde…meto la nariz al final y recuerdos de petunia blanca. En fin, quería estar más horas con el vino pero la loba nos pedía que era el momento de abandonar. En boca es elegante, potente, si se sirve algo fresco creo que el vino lo agradece, largo, con vida por delante. Empezando a mostrarse. Gran vino desde mi punto de vista. Ronda los 40 € si se preguntan el precio. (El lobo más caro fue el Sfursat que cotizaba a los 54 €)

Excelente jornada la vivida en Barolo. Muchas gracias y volveremos.

———————————————–
The Show Must Go On (Queen)
No es que me haya olvidado de ir subiendo por la plantita para ver el tallo, hojas, flores, etc tras dejar a la pobre vid en las raíces de mis post anteriores pero es que me ha venido a la cabeza una anécdota sucedida hace unas semanas y repetida en anteriores ocasiones.

Supongo que todos tenemos algo que vender en nuestra vida laboral de una u otra forma y que lo que producimos esperamos que sea adquirido por alguien y quede satisfecho. Vino, jamones, software informático, pisos o cepillos de dientes.

El tema es que siempre tengo la costumbre, buena o mala (pienso que buena), de atender a cualquier persona que viene a venderme algo (me consta que muchos comerciales han sido echados de bodegas casi a patadas). Me gusta escuchar y hablar con la gente, ver los productos y si es posible y me satisfacen comprarlos. Y por supuesto, que me expliquen bien las características de algo que, supuestamente, “debo” adquirir.

Lo curioso es cuando me visitan los encargados de vender las barricas.

Los hay buenos y malos como en todas las profesiones pero lo que más me gusta es cuando empiezo a preguntar por el producto y las respuestas son:

“Es que fulanito ha comprado bastantes, o menganito me va a comprar una partida importante” Pero si yo le estoy preguntando acerca de las características de la barrica, no sobre si son buenas porque las haya comprado tal o cual.

Y siempre respondo lo mismo: “¿Y?”

Y claro, como los fulanitos o menganitos de turno siempre son las mismas bodegas con gran nombre parece que si compran ellos tienes que comprar tú también porque eso avala la calidad esperada de la barrica. Mmmm, argumento comercial que se desmorona como el papel de fumar desde mi punto de vista.

Recuerdo uno que me quería imponer que los fondos de la barrica fueran tostados, y yo empeñado en que fueran sin tostar porque quería hacer una prueba en igualdad de condiciones con diferentes tonelerías y el vino que iba a meter no quería que fuera en barricas de fondos tostados. Pues erre que erre, que no entendía muy bien para qué quería unas barricas con los fondos sin tostar. Fuera con o sin tostar, no me ha convencido la barrica, y es de las que se venden muchas en amplias regiones vitícolas españolas.

Y lo que acaba de sorprenderme es que esos mismos que te venden barricas y te hablan sobre las bondades de las mismas frente a otros productos, también llevan en su cartera esos mismos productos que pueden sustituir de una u otra forma a las barricas. Contradicciones curiosas. ¿Se imaginan a una gran pescadería que vende el mejor pescado fresco ofreciendo también lomos de merluza congelados de la marca XXXX?

Por lo menos, a mi me choca bastante.

Cambiando de tercio….liquidé el otro día un cuarteto curioso, que no bueno, entre los que estaba un Finca Coronado 2004. Si alguien es capaz de hablarme un poco de este vino (me refiero al vino en sí, no a quien lo hace y esas cosas que eso ya me lo sé…al vino puro y duro) se lo agradecería. Es que lo probé y no entiendo absolutamente nada. Solamente comprendí el precio. Gracias de antemano.

Un saludo

——————————————————————–
The Show Must Go On (Queen)

Tras recoger el testigo de Roco&Wines (http://carlosgrm.blogspot.com/) y sus diferentes e interesantes coupages se me estaban ocurriendo diferentes posibilidades para esta 5ª edición de “Iberoamérica en Cata” pero que, dada la posible diversidad de países de procedencia de los participantes, podría dificultar la adquisición de ciertos vinos. Por eso, plantearé algo sencillo aunque un poco específico.

Dentro de esa sencillez voy a permitirme pediros no que describáis un vino, si no que sean dos con las características que a continuación os detallaré. Pero además, y para haceros trabajar un poco más (que luego me repercutirá a la hora de hacer el resumen final) habrá una tercera parte que os agradecería que se uniera a los comentarios de los vinos para conseguir que vino y cultura se fundan una vez más.

Es llegar a: White Power & Culture Fussion

Sí, vamos a ver si probamos unos vinos blancos que serán más o menos interesantes en función de la opinión de cada uno y eso lo acompañamos de algún momento cultural estelar.

En primer lugar os propongo que los primeros apuntes sean sobre un vino blanco que sea monovarietal (o con más de una variedad pero que tenga al menos un 75% de la variedad principal) y sin paso por la madera.

En segundo lugar y siguiendo con el momento “white power” os propongo la cata de otro vino blanco, de nuevo monovarietal (o con más de una variedad pero que tenga al menos un 75% de la variedad principal) pero que haya pasado por madera.

Para rizar un poco el asunto, la condición es que la variedad principal sea la misma en los dos casos y así poder ver el comportamiento de la misma en las dos propuestas, con y sin paso por la madera.

No pongo limitaciones al precio y que cada uno dé rienda suelta a su imaginación.

Y para unir vino y cultura, podéis aportar el último disco/libro (o ambos) que os haya emocionado o que recomendéis y así haré un resumen posterior de vuestras sugerencias.

Como fecha propuesta os espero el viernes 19 de Octubre, desde las 0.00 h. hasta las 24.00 h.

¡¡¡Al ataque y a disfrutar!!!

Tras las cuatro primeras ediciones y recogiendo el testigo de Roco&Wines anunciaremos en unos días la fecha y contenido de Iberoamérica en cata 5…

Pensemos…

Un saludo

——————————————————————-

The Show Must Go On (Queen)
Ha llegado la cuarta edición de Iberoamérica en cata. En esta ocasión es el amigo Carlos quien, a través de su blog Roco&Wines (http://carlosgrm.blogspot.com/), nos propone una cata de un vino que cumpla las siguientes características:

Vinos con coupage de al menos 3 variedades con un coupage formado por variedad/es autóctona/s propia/s del pais de origen de cada participante y foránea/s del mismo (si es posible).

Como ven, interesante y con todo un abanico de múltiples posibilidades.

Me dediqué un rato a ojear lo que había disponible para beber y que cumpliera de la forma más aproximada lo que Carlos nos propuso y encontré el siguiente vino:


Alcor 2004.

Es un vino cuya composición varietal indica que tiene un 53% Syrah, 15% Marcelan, 15% Cabernet Sauvignon, 17% Garnacha y Cariñena., o sea que por coupage varietal que no quede. Puede valer para esta ocasión. Igual lo de la autoctonidad de variedades no se refiere mucho a lo solicitado por Carlos pero veremos qué ofrece.

Veo que se indica que el vino ha pasado 20 meses en barrica de roble francés nuevo en un 60%. La etiqueta marca 14% alc. Vol.

Parece un proyecto ambicioso y pequeño ya que de este vino indican que solamente se embotellaron 3446 botellas y algunos mágnum. Desde aquí les deseo mucha suerte y mucho ánimo.

El vino presenta un colorazo oscuro, rojo profundo, de capa alta. En nariz me ha parecido de media intensidad, un tanto reducida inicialmente y con abundantes aromas de su paso por la madera: tostados intensos, torrefactos, cacao, especias tipo nuez moscada, clavo…y un toque avainillado suave. Buzeando en la fase olfativa aparecen aromas más primarios, fruta roja y negra madura, compota de ciruela. La aireación intensa no ayuda demasiado…En boca es un vino regio, con cuerpo, entrada potente y cálida, presenta un tanino firme, por redondearse y afinarse, acidez correcta. Persistencia media y postgusto con recuerdos a tostados, torrefactos, cacao, bombones licorosos…

En mi humilde opinión, percibo que la madera se impone ahora mismo sobre la base del vino, cosa que nunca me agrada. Pero bueno, para gustos…colores. Supongo que el gusto internacional (algo que no comprendo a no ser que me considere un extraterrestre y no sea de esta internacionalidad que se comenta) marca esos cánones.

El precio de este vino anda sobre los 22 €

No tengo más botellas para ver una posible evolución y afinamiento de este vino al que encuentro, a día de hoy, alejado un poco de mi gusto vinícola.

Un saludo

“¡Me han podado hasta la ciega!”

Esta frase me la dijo hace algunas semanas un colega de profesión quejándose del personal que había contratado a la hora de hacer la poda. Está claro que nadie da duros a peseta y que si contratas a gente que no lo ha hecho nunca, no los enseñas y les pagas cuatro reales el resultado no es el esperado. Pero estas palabras de las quejas de mano de obra se me desvían un poco de lo que quería comentar de una forma lo menos aburrida posible. Y es que supongo que muchos dirán…¿Qué es lo que este personaje llama “ciega”?

Por eso, me pareció interesante hablar un poco en diferentes entregas de la morfología de la vid porque es básica conocerla para realizar con mayor o menor éxito las operaciones en el viñedo; digamos que un buen médico debe conocer perfectamente la anatomía humana para poder realizar su trabajo con garantías. Pues aquí sucede un poco lo mismo.

Partamos de que la vid es un arbusto con dos partes diferenciadas: la subterránea (raíces) y la aérea (tronco, hojas, frutos, etc), siendo el horizonte superficial del suelo la capa que nos delimita una y otra.

Empezando por la parte subterránea, habría que decir que la vid presenta principalmente raíces de forma adventicia, es decir, no hay una raíz principal pivotante, si no que el sistema radicular está formado por un conjunto de raicillas que forma como una especie de cabellera. Creo que en la foto que adjunto a continuación se aprecia un poco lo que pretendo decir:

La verdad es que morfológicamente la raíz de la vid es bastante sencilla. Si se diera un corte aparecería más o menos lo que he pretendido dibujar:

Es decir, si vamos de fuera hacia dentro nos encontramos primero una zona cortical, en donde su capa más externa está formada por una zona caediza que suele tener tejidos muertos, le sigue una zona suberosa, la zona generatriz externa y un endodermo (parte más interna de esa capa cortical). A continuación vendría el cilindro central, compuesto por:
1) Periciclo
2) Zona liberiana con un grupo de células con paredes resistentes (fibras del líber), un grupo de células vacías o vasos liberianos también llamado floema, que es por donde descenderá la savia elaborada en las partes verdes, y un grupo de células agrupadas formando un parénquima de relleno.
3) Zona generatriz interna (cambium) que, como su nombre indica, genera líber al exterior y madera hacia el interior
4) Zona con vasos leñosos o xilema (por donde asciende la savia bruta), médula central y parénquima

Esto aparece reflejado en cualquier buen Tratado de Viticultura que se precie y es realmente fácil de exponer, pero, ¿qué funciones tienen realmente las raíces en la viña?

En primer lugar el anclaje de la planta. Esto es importante ya que la vid es una planta de crecimiento vertical y es necesario sostenerla (por eso, también el uso de tutores).

Una función esencial es absorber agua y nutrientes de las capas del suelo, es decir, va a captar alimento que luego será asimilado y transformado en otras partes vegetales. Además, las raíces también deben transportar ese alimento absorbido en sus inicios, por lo que el transporte es otra de sus funciones básicas.

Junto a la madera, también pueden almacenar sustancias de reserva para ser usadas en función de las necesidades nutritivas de la planta.

Por todos estos motivos las raíces son francamente importantes y el que desarrollen sus funciones de una u otra forma dependerá en gran medida del desarrollo radical que tenga la planta, siendo el genotipo, el suelo existente, la densidad de plantación para crear una competencia determinada entre las raíces y las técnicas culturales empleadas los principales factores determinantes de dicho desarrollo.

Digamos que por la raíz, en definitiva, empieza todo. Es el órgano donde comienza el ciclo.

Y hablando de comienzos…mi “amigo” The Boss ha elegido Madrid para iniciar su próxima gira europea tras el lanzamiento de su nuevo disco “Magic” con la E Street Band el próximo 2 de octubre. Buena noticia que Bruce se meta “on the road” con su grupo de siempre. Esperamos poder verle el próximo 25 de noviembre.

Un saludo

——————————————————————————-
The Show Must Go On (Queen)

Una de las voces más grandes de la lírica ha dejado de sonar. Desde aquí un merecido homenaje de un amante de la música y que se emociona al escuchar a “tu” Turandot

http://es.youtube.com/watch?v=VATmgtmR5o4

Un saludo

Página siguiente »